Buscar este blog

viernes, 20 de julio de 2007

BESOS ROBADOS: FINALES, SIMPLES FINALES


Lima, 14 Noviembre 2004.- Se acabó "Besos Robados" y la verdad que Iguana Producciones sigue con ese letargo que le es tan característico en muchas de sus producciones.

Aquí tuvimos un final soso y sin una pizca de interés. Una carencia de emoción encontramos en dicha producción que lamentablemente no marchó como debiera y con historias paralelas tan intrascendentes como las que envolvió a los protagonistas que finalmente "sellaron su amor" con un beso tan fingido como sus actuaciones.

A la que no le fue bien fue a Stephanie Cayo a quien le falta mucho estudio para poder encumbrarse como actriz, la dicción y lo sobreactuada que lucía en algunos capítulos hizo que sucumbiera, en parte, por los pésimos libretos.

En verdad que hace mucho tiempo no veíamos un final tan malo como este, los actores venezolanos lucieron tan mal, ni siquiera Verónica Schneider era creíble en su rol de mala y para colmo la convierten en buena al final, uniéndola con el chofer que de buenas a primera se vuelve millonario y que, valgan verdades, tenía una mejor historia, la misma que nunca fue bien explotada.

Ni que decir de las actuaciones, ya que estas dejaron mucho que desear, donde como siempre, fiel a su estilo, Iguana coloca modelitos y gente "fashion" de Miraflores y San Isidro que poco ó nada aportan a la producción, simplemente caritas bonitas y nada más.

Con todo, esta nueva versión de la alumna que se enamora de su profesor, no pasó de regularona para abajo, lástima porque empezó bien. Para nuestro gusto sigue siendo imprescindible "El adorable profesor Aldao" versión original con un Julio Alemán, que ni siquiera se acuerda que estuvo por Perú protagonizando esta novela (según lo que le comentó a una repotera de Panamericana que fue a buscarlo a México para entrevistarlo), y aunque las nuevas generaciones recuerden más "Carmín", esta, si bien tuvo éxito, los mismos productores la echaron a perder al querer alargarla indebidamente, a tal punto que ni siquiera, al igual que su "clon" Besos robados", tuvo un decoroso final. Sí gustó fue por la espontaneidad que le puso Patricia Pereyra que fue finalmente contratada a México para trabajar en más telenovelas.

jueves, 19 de julio de 2007

"BESOS ROBADOS" Y EL REENCUENTRO CON LAS PRODUCCIONES NACIONALES


Lima, 14 Septiembre 2004.- Besos robados es la esperada secuela de Carmín (Panamericana Televisión-Iguana Producciones-1985) que fue a su vez remake de la clásica novela El adorable profesor Aldao (Panamericana Televisión-1973) y que nos vuelve a reencontrar con el género juvenil que tantos éxitos obtuvo no solo en nuestro medio sino en otros mercados internacionales.

Y aunque la gran mayoría solo recuerde a Carmín, el clásico guión basado en el amor de una alumna con su profesor ha servido para adaptar innumerables historias que han tenido más o mejor éxito en la pantalla chica. Merced no sólo a las historias paralelas sino al buen manejo actoral, tanto en el Perú como en el extranjero. Una de esas telenovelas fue, por ejemplo la producción venezolana Abigail (RCTV-1987).

Por ello el rol principal (la alumna traviesa y engreída) recaía en una actriz experimentada con más años del que requería el guión (15 a 17 años), por ello no hubo problema en los casos de Regina Alcover en la versión nacional y la propia Catherine Fullop en la versión venezolana. También se recuerda el caso de Adela Noriega en México que contando con más de 20 años protagonizó la primera versión de Quinceañera donde obviamente la protagonista debía tener no más de 16 años.

Por ello fue mérito de Luis Llosa acertar con la elección de Patricia Pereyra, aquella inquieta muchacha que impactó a la teleaudiencia allá por los ochenta. Tan acertada estuvo su actuación que Valentín Pimstein, gran productor mexicano, la lleva a México y fue considerada una revelación su actuación en Vivir un Poco (Televisa-1986).

Hoy después de 19 años Iguana nos devuelve aquel mismo guión, pero mejor estructurado aunque con notorias diferencias en las actuaciones individuales de cada uno de los actores.

Esta producción nos trae el debut protagónico de la menor de las hermanas Cayo, Stephanie quien llega con un enorme curriculum merced a su intervención en anteriores producciones y del venezolano Juan Carlos García que cautiva al público femenino, además de Verónica Schneider, quien impresiona mejor por su belleza que por su actuación.

Como se observa Llosa vuelve a recurrir a las actrices adolescentes y apela a Stephanie que se ha preparado bien para su papel a pesar que en algunos momentos luzca sobreactuada. eso sí, lo que no encaja aún es que a pesar de contar ya con un buen número de capítulos emitidos todavía no se sienta esa "atracción interna" propia de las parejas noveleras, tal vez debido a la falta de besos entre los protagonistas. No se siente aún la química entre la pareja. Mejor está la historia de Orlando, el chofer de Paloma, enamorado de su Tía y cuyo sentimiento hacia su jefa se siente más que la de la propia protagonista hacia su profesor.

Por ello Cusi Barrios, recurre a las travesuras e historias paralelas de las amigas de Paloma, por ejemplo, para salvar esa falencia. Ya Iguana tuvo el mismo problema, del cual salió aquella vez airoso, en Carmín con la Pereyra quien en toda la novela solamente se dio un beso con su protagonista Roberto Moll.

Sin embargo aunque muchos busquen diferencias entre una y otra novela, se nota que Iguana mejora cada vez con sus producciones y su sociedad con Venevisión le permite una mejor continuidad en sus producciones lo que a la larga le sirve para adquirir experiencia.

Hay un semillero de actores jóvenes a quienes habrá que observarlos mejor, la sintonía les favorece y esperemos que con la Cayo trabajen mejor porque bien preparada puede servirle en futuras producciones que esperamos sean muchas más, por el bien de nuestra televisión nacional.

lunes, 9 de julio de 2007

NIÑA AMADA MIA: UN EJEMPLO DE COMO SE REALIZAN NOVELAS CON EXITO

El Informante, Lima, 20 Agosto 2003.- La programación de nuestra televisión nacional en materia de novelas extranjeras no ha variado. Luego del cierto auge que tuvo la brasileña El Clon, canal 9 ATV difunde la versión mexicana de Amazonas, titulada Niña Amada Mía y que muchos recordamos ya que la versión original procedente de Venezuela tuvo mucho éxito en nuestro país, a tal punto, que en una de las teletones, no las de Ricardo Belmont, por cierto, sino la creada por la antigua Fundación por los Niños del Perú que presidía en ese entonces Pilar Nores de García, primera dama de la nación, causo tal revuelo y expectativa la presencia de los actores que trabajaron en dicha novela que se llevó el aplauso y la simpatía del público. El tema principal de dicha telenovela interpretada por Jorge Rigó, titulada Sola, fue coreado en los estudios de televisión por todos los asistentes junto a Hilda Carrero y Eduardo Serrano, presentes en dicho evento.

Pues bien luego de un fenecido y aburrido remake realizado por los propios venezolanos en las que dieron el papel principal a nuestra conocida Fedra López (la hija del rumbero Juan Carlos) la novela original de César Miguel Rondón fue comprada por Televisa que con ello abre sus fronteras y comienza, peligrosamente, a comprar todas las adaptaciones de éxito. Recordemos que Simplemente María, original de Celia Alcántara, también es de propiedad del consorcio mexicano que lo tiene en exclusivo por años, no permitiendo que nadie más la adapte. Ocurre lo mismo con las obras de Delia Fiallo. En otras palabras si queremos ver nuevas versiones tienen que ser producto del consorcio mexicano sino nada.

En fín, pero sorprende esta nueva versión que atrapa de arranque al televidente por su ágil argumento que muy poco difiere del original, destacando Sergio Goyri y Karyme Lozano, buen descubrimiento mexicano pero a la que esperamos en nuevas producciones para ver su evolución actoral. Valgan verdades hasta ahora no salen actrices mexicanas de la talla de Verónica Castro, Lucía Mendez, Jacqueline Andere y Angélica María, ello tal vez originado por la torpe decisión mexicanista, de dar oportunidad a, como diría la periodista peruana Magaly Medina, calabacitas y no actrices de verdad, porque salvo Thalía las demás son conocidas y exitosas en su país y en las sucursales que tiene Televisa alrededor del mundo pero sin el arraigo y la popularidad de las antecesoras. Karyme Lozano va por buen camino pero aguardemos un poco más.

Lo que sí el desbalance actoral es característica de esta producción, no vemos bien al buen actor Erick del Castillo, su rol del machista y pérfido padre Clemente Soriano, dista mucho del toque actoral que le dio el actor venezolano José Oliva como Emilio Lizárraga en la versión original. En igual situación están los co-galanes del mismo. Eso sí Antonio Medellín y Otto Sirgo demuestran que son duchos en estos oficios y sientan precedente en dicha producción.

Veremos como continúa la telenovela aunque no tiene tantos adeptos en nuestro país constituye una buena alternativa en las noches para los que esperan fielmente el programa de Magaly Medina. ¿O no?.

domingo, 8 de julio de 2007

LA CANCELACION DE 1,000 OFICIOS: OTRA PERLA DE NUESTRA ALICAIDA TELEVISION


El Informante, Lima, 31 Mayo 2004.- Eran los inicios del nuevo siglo y la administración de Ernesto Shutlz ya había hecho un intento con "Taxista ra rá", de regular aceptación, teniendo en el protagónico a Adolfo Chuiman quien siempre había dado resultado en este tipo de comedias desde los primero años de Risas y Salsa y anteriormente con su experiencia en los dramas (los cuarentones recordarán las teleseries de Elvira Travesí llamado "Tres Mujeres Tres Vidas" donde Adolfo comenzaba a actuar en este tipo de dramas). Lucho Llosa con buen ojo le da una nueva oportunidad de demostrar su vena histriónica en la telenovela "La Noche" de Iguana Producciones donde compartió pareja con Aurora Aranda.

Precisamente la buena química mostrada por ambos, tanto en programas cómicos como en telenovelas, hacen que PANTEL intente apostar por una nueva producción llamada "1,000 oficios" que fue el espaldarazo definitivo para muchos, entre ellos, Efraín Aguilar quien consiguió estar a la par con Guillermo Guille, tal vez, los productores con más éxitos en nuestra televisión por los altos índice de sintonía que registraban sus producciones.

Es así que "1,000 oficios" llega a nuestras pantallas teniendo en los roles estelares a Adolfo y Aurora y con un buen guión de Gigio Aranda, integrante de "Los Leopoldos", sin exagerar, los mejores productos salidos de nuestra tele ingratamente desperdiciados, por las "cabezas gris" llámense ejecutivos.

Pasaron cuatro años en los que duró la serie con cerca de 273 capítulos emitidos y logrando en varios momentos cerca de 35 a 40 puntos en el rating. Las historias simples y cotidianas, de la vida misma, lograron que el público se sienta atraído. La mejor historia, a nuestro entender fue la protagonizada por "Normita" (Mónica Torres) y el personaje de Christian Thorsen, un amor atípico que termino atrapando al público.

Sin embargo los problemas internos de la televisora motivaron el alejamiento de varios actores. Posteriormente el corazón de la producción sufrió una gran baja, tanto el guionista como el productor se alejaron de la serie y es allí donde la baja calidad de los libretos unido al envejecimiento de la trama llevaron al calamitoso fin de la serie saliendo inmerecidamente "sin pena ni gloria" pues prácticamente ya no daba para más, pero como es costumbre entre "las cabezas gris" de las televisoras, un día dicen "no va más" y ni siquiera se toman la delicadeza de darle un final digno, simplemente dicen "chao" y sin mostrar respeto al público lo sacan del aire, sin ton ni son.

¿Quiénes son los culpables?, Genaro, Chuiman, el rating. Ahora se dirá de todo, incumplimiento en los pagos, falsas promesas, pocas facilidades, en fin, fue de todo un poco. Aunque una vez más queda confirmado que una serie no puede durar tanto tiempo sin que no cuente con el total del elenco original. Además si la producción tenía tanto éxito porque no se le brindo el apoyo necesario. Estirar hasta el cansancio era un tedio para una serie que merecía, siquiera un final. Pero finalmente el tonto pensamiento de los ejecutivos de nuestros canales de pensar que solo el canal es la estrella y no los actores y productores motivaron el alejamiento de Aguilar y Aranda, verdaderos motores de la producción.

"1,000 oficios" es un ejemplo de la forma como es conducida nuestra televisión, por ello nunca las producciones nacionales siquiera podrán tener el despegue necesario que signifique su exportación. Los guiones localistas y facilones sirven sólo para el público local. No hay despegue de productores ni libretistas, se recurre al facilismo que de réditos al canal y nada más. Nos acordamos cuando el éxito mareaba a sus ejecutivos y se dijo falsamente que la serie "1,000 oficios" interesaba a Telemundo. ¡Por favor! con esquemas propios de los sesenta jamás se podrá tener éxito. QEPD... "1,000 oficios".

PASION DE GAVILANES: PRIMER EXITO DE LA TELEVISION COLOMBIANA EN EL PERU



Lima, 13 Agosto 2004.- Colombia ya había dado muestras que sus producciones eran de calidad y sobretodo de éxito en mercados internacionales. "Café con aroma de mujer" fue la producción que les abrió las puertas a México y otros países, le siguió "Betty la fea" de gran pegada en varios países. Sin embargo en nuestro país a pesar de toda la ayuda publicitaria que estas y otras producciones tuvieron, no pasó de regular para abajo su aceptación entre nuestro público.

Por eso llama la atención lo que sucede ahora con esta producción que tuvo solamente una sobria publicidad (Ni siquiera sus protagonistas llegaron a nuestro país a pesar que se dijo que Laura Bozzo los iba a entrevistar para su programa en Telemundo). Eso sí, en canal 9 le dieron la responsabilidad de ser la producción que iba a suceder a las producciones de Televisa que luego de su breve paso por ATV finalmente volvieron al lado de sus engreídos de América Televisión.

Y la sorpresa ha sido grata ya que la novela escrita por Julio Jiménez y protagonizada por Mario Cimarro, Danna García, Juan Alfonso Baptista, Paola Rey, Michell Browm, Natasha Klaus y Jorge Cao, es una producción dramática llena de intriga, romance y venganza con asombrosos resultados. Una mezcla de sentimientos encontrados producto de un apasionante libreto.

Pasión de Gavilanes relata la historia de los hermanos Reyes - Juan, Oscar y Franco - tres hombres honrados y de buen corazón, hasta el día que una chocante y marcada tragedia les motiva a lanzarse en busca de venganza. Pero sus planes toman otro rumbo cuando se topan con las hermanas Elizondo - Norma, Jimena y Sarita - tres hermosas mujeres hijas de un poderoso industrial y hacendado. Aunque su objetivo es seducir a las tres hermanas para lograr su venganza, Juan (inexpresivo Mario Cimarro) cae en su propia trampa al enamorarse perdidamente de Norma (Danna García), una mujer que se ha endurecido al amor ya que fue víctima de una violación y obligada por su madre a casarse con un joven a quien ella no ama y rechaza. Los sentimientos y pasiones de esta romántica empedernida afloran al conocer a Juan, quien irrumpe en su vida sacándola del aislamiento en que ha estado sumergida.

Muchas veces hemos pensado que las novelas deben encontrar el equilibrio perfecto entre la intriga y el romance, y esta producción sabe equilibrar muy bien estos conceptos y nos presenta una historia para adultos que logra esa unidad en base a las logradas actuaciones, especialmente de Jorge Cao, gran actor que nos recuerda mucho a Alberto Isola, capaz de lograr las más logradas caracterizaciones en base a su buena experiencia actoral.

Los productores saben muy bien equilibrar la historia contando con tres perfectos galanes (tan seductores como musculosos) que a pesar de algunas carencias actorales se permiten algunas "licencias" que son facilmente escondidas cuando se sacan la camisa o se prodigan apasionados besos con sus respectivas féminas. Es que la novela centra su atractivo en la trama y el soporte lo constituye esos portes varoniles y esas bellezas retratadas como "muchachas de campo" que permiten que el interés por continuar con esta historia.

A pesar de ser una coproducción con Telemundo, sí, es el mismo acuerdo que hizo esta corporación con otros países, incluído el nuestro, tratando de quitar audiencia a su competencia y de paso conquistar este importante mercado. Lamentablemente no lo ha logrado hasta ahora, recuerden que aquí en el Perú "Estrellita" fue un fracaso rotundo y que sirvió para que Pancho Lombardi no quiera saber nada de novelas y en Brasil "Vale Todo" no pasó de ser una experiencia más, incluso las actuaciones de sus protagonistas dejaron mucho que desear. No se salvó ni Diego Bertie, por cierto.

Veremos como le va ahora con esta producción en otros países, pero eso sí, aquí le salvo la vida a ATV porque en dicho horario (8 de la noche) se pelea con "Así es la Vida" dejando muchos días en la lona al buen Betito Aguilar (productor de esta teleserie nacional).


MARIANA DE LA NOCHE: OTRO EXITO DE TELEVISA EN EL PERU


Lima 04 Julio 2004.- A no dudarlo que la telenovela de América Televisión capta adeptos día a día. Ya es famosa no sólo por su buen guión sino por haber dejado de lado a Magaly Medina en el horario de las nueve de la noche.

La novela producida por Televisa no sólo tiene el respaldo de un excelente y cautivante guión sino cuenta con un mérito especial, como es el de haber logrado tener éxito prácticamente contando con actores desconocidos por estos lares. Ya que tanto Alejandra Barros como Jorge Salinas no cuentan con un gran cartel que digamos, pero sin embargo el soporte de una buena dirección unida al guión que te atrapa noche a noche (la acción no decae por ningún momento) echa al tacho el concepto que se tiene aquí (escuchen Lucho Llosa, Jimmy Arteaga y Michel Gómez) de que los actores con cartel internacional levantan una producción. La experiencia de Liliana Abud (recordada actriz mexicana hoy convertida en guionista) en adaptar una vieja historia de Delia Fiallo demuestra que con profesionalismo el éxito está alcanzado.

La historia de este pequeño pueblo minero donde corre el rumor de que sobre Mariana Montenegro pesa una maldición, ya que todos los hombres que se enamoran de ella sufren, tarde o temprano, un accidente fatal atrapa por su inquietante guión, además de contar con una gran actuación de villanos sólidamente definidos y que hacen que el público se identifique con ellos. Merecidos elogios al gran actor mexicano César Evora (Atilio Montenegro) y Angélica Rivera (Marcia) a quien los peruanos recordamos por su incursión en el desaparecido grupo "Muñecos de papel" al lado de Ricky Martín y Bibi Gaytán y que cuyo nivel actoral sigue en ascenso.

El guión cuenta la historia de Mariana (irregular Alejandra Montenegro) una joven romántica y soñadora que vive con su padre, Atilio (excelente César Evora ), y es huérfana de madre. Atilio es el dueño de la mina, un hombre poderoso y de recio carácter que llega a la crueldad cuando alguien se opone a su voluntad, y que guarda un secreto que le corroe el alma: Mariana no es su hija y lo que siente por ella dista mucho de ser cariño paternal.

Atilio tiene dos hermanas. Isabel, la mayor, es una mujer buena y cariñosa que ha criado a Mariana y la quiere como si fuera su propia hija. Marcia (excelente Angélica Rivera), la menor, es arrogante y vanidosa, dura con los mineros y con un corazón frío que nunca ha conocido el amor, hasta que aparece en el pueblo Ignacio Lugo (irregular Jorge Salinas), un joven y atractivo periodista que ha llegado al lugar bajo un nombre falso, en busca de sus raíces.

Al conocer a Mariana, Ignacio sabe que nunca podrá amar a otra mujer, y Mariana también se entrega a él en cuerpo y alma. Pero Marcia se enamora apasionadamente de Ignacio y los celos la consumen cuando descubre que él y Mariana se han casado en secreto. Furiosa y despechada, Marcia entera a su hermano del matrimonio, y Atilio está decidido a mandar matar a Ignacio sin saber que está sentenciando a muerte a su propio hijo, producto de un amorío con Lucrecia, la dueña del restaurante del pueblo.

Sin embargo, el destino salva la vida de Ignacio cuando ocurre un accidente en la mina y Atilio queda malherido. Mariana se entera de que Atilio no es su padre y se horroriza al saber que está enamorado de ella. Desesperada y creyendo que en realidad está maldita, Mariana huye del pueblo llevando en su vientre al hijo de Ignacio. Marcia aprovecha la situación para casarse con un hombre a quien no ama y embarazarse, pero después de un aborto, se las ingenia para seducir a Ignacio y robarse al hijo de Mariana, al que hace pasar como propio para obligar a Ignacio a casarse con ella.

Noche a noche observamos que cada capítulo es más impactante que el otro y que hace que el nivel de televidentes suba. ¿Cuándo los peruanos podremos hacer una producción de este tipo y no contentarnos con los enlatados de afuera? Falta mucho estudio y dejarse de improvisados que fracasan en el intento. Por lo pronto disfrutemos de esta leyenda de la bella mujer que siempre viste de negro porque sobre ella pesa una terrible maldición: Mariana de la Noche.