Buscar este blog

miércoles, 28 de noviembre de 2007

EL ZORRO CABALGA DESPACIO



NOTA DEL EDITOR: Muchas gracias por sus comentarios (favorables o negativos) en torno a este comentario que ha sido difundido en portales, diarios y foros de todo el mundo. Nuestro blog recién ha sido creado y al igual que El Informante (cuyo nombre tomado por nosotros en el 2003, ahora "se pasea" en otras web y diarios que han tomado ese mismo nombre para sus productos en todo el mundo), esperemos también que sirva de consulta y opinión para todos ustedes que gustan de este tipo de historias. Reproducimos algo tarde este artículo de Richard Manrique que nació en El Informante y para el que no lo haya leído tenga la oportunidad de leerlo y dar su opinión al respecto. Ya “el período de prueba” de "Simplemente novelas" va llegando a su final así que pronto junto a la nueva imagen de El Informante (www.elinformanteperu.com) estaremos lanzándola oficialmente.

Lima, 21 Junio 2007, Richard Manrique / El Informante.- El Zorro cabalga todas las noches por las pantallas de televisión de varios países del mundo, no obstante su paso, hasta el momento, no ha sido del todo exitoso.

Aquí en nuestro país nos encontramos casi ya en la mitad de los episodios de “Zorro, la espada y la rosa”, una telenovela coproducida por Telemundo, RTI y Sony Picture que tiene en los roles estelares a Christian Meier y Marlene Favela además de toda una constelación de talentosos actores.

A no dudar que la historia del Zorro ha sido una de las más rentables tanto para el cine como para la televisión. Por años las antiguas y nuevas generaciones han gozado con el enmascarado negro que ayudaba a los más necesitados en aquellos tormentosos días de la colonia, allá en la California del siglo XIX colonizada por los españoles.

Hemos visto a lo largo de los años innumerables versiones donde el héroe del antifaz fue encarnado desde 1920 por la estrella hollywoodense, Douglas Fairbanks, pasando por Tyrone Power (1940), el francés Alain Delon (1975) y las más reciente y célebre, la de Antonio Banderas en el 2005. Muchos recordamos inclusive la versión televisiva que hiciera tan popular a Guy Williams que luego aumentó su popularidad formando parte de la querida serie “Perdidos en el espacio”. Pues bien, ahora toca el turno a Christian Meier quien protagoniza esta novela basada en el famoso personaje de “Diego de la Vega”.

"Zorro: La Espada y la Rosa" nos presenta las aventuras de este legendario héroe, cuyo verdadero nombre es Diego de la Vega (aceptable Christian Meier), un hombre culto, refinado y rico. Pero lo que pocos saben es que Diego también es un misterioso personaje que viste de negro y protege a los menos afortunados; un héroe a quien todos conocen como "El Zorro".

La historia se desencadena cuando Diego de la Vega, hijo del militar Alejandro de la Vega (bien Osvaldo Ríos) conoce a la encantadora Esmeralda (irregular Marlene Favela), la hija menor del peligroso y temido Fernando Sánchez de Moncada (excelente Arturo Peniche) quien no olvida su amor por María Pía (excelente Andrea Montenegro).

Esmeralda es una joven de personalidad fuerte e irreverente, que se comporta de una manera poco apropiada para una señorita de su clase. Esmeralda le robará el corazón a Diego sin, al principio, llegar a corresponderle, ya que ella se encuentra perdidamente enamorada del misterioso personaje al que conoció en extrañas condiciones y que vistiendo de negro se hace llamar "El Zorro". Lastima que su hermanastra Mariángel Sánchez de Moncada (Andrea López) y El Capitán Ricardo Montero (excelente Harry Geithner) se crucen en sus vidas en medio de un complot político que perjudicará el gran amor que se tienen.

La historia es una adaptación que pertenece a Kiko Olivieri destacado profesional colombiano de quien ya hemos observado sus buenos trabajos. La última de ellas fue “La Tormenta”.

Pues bien llegamos a una producción que derrocha buenos recursos técnicos y una ambientación acorde con el producto presentado. Es una telenovela filmada en Alta Definición que por lo demás le da ese sabor a leyenda y misterio que realza esos momentos turbulentos de conquista y poder. Eso sí el producto digital en que se filma esta historia augura un futuro mejor para este tipo de producciones. Sería bueno que uno de los socios de esta empresa televisiva, Televisa, repare en ello y produzca nuevamente "Yesenia" aquella inolvidable historia bien llevada por Fanny Cano y que años más tarde fue realizada nuevamente en forma desastrosa y estelarizada por una bisoña Adela Noriega.

La trama intenta presentar a un personaje de leyenda envuelto en una historia de amor, aquí se deja de lado las aventuras propias de este héroe enmascarado para introducirlo al mundo de las telenovelas rosas. Olivieri olvida que el Zorro está considerado como un super héroe, tan igual que otros personajes de la Marvel o la Warner, el hecho que el Zorro forme parte del pasado (siglo XIX) no quiere decir que “sus logros” y “sus proezas” no lo hayan encumbrado a la categoría que hoy ostenta.

Sin embargo Olivieri, por razones obvias, deja de lado la aventura y lo convierte en un personaje enamorado, dubitativo y hasta, por momentos, taciturno, envuelto en sus propios tormentos, sin saber que hacer ni adonde ir, pasmado e imposibilitado de actuar porque su libretista lo convierte en cualquier galancete de novela rosa y no en lo que realmente es.

Atrás quedaron las peleas a espada limpia, las audacias del enmascarado al escaparse de sus captores, la “Z” marcada a sus enemigos. Todo queda de lado simplemente porque este Zorro moderno es telenovelero.

Por ello luego de los brillos de los primeros capítulos la trama comienza a decaer, se vuelve lenta y monótona, pues muestra un Zorro impostado, deja de lado algo tan característico en él, su picardía y astucia además de esa pasión por las mujeres y el buen vino que hacían ocultar su verdadera identidad, para entregarse “embobado” ante una gitana, que para colmo imposta un amor profundo. Nuestro Zorro moderno se olvida de lo que realmente representa, “el salvador de los desposeídos”.

Claro, estamos ante una coproducción que opta por el camino más fácil, el mostrar arrumacos empalagosos que gustan a las mayorías y con ello pretenden asegurar audiencia.

No obstante si la historia tiene sus adeptos es por el elenco multiestelar que tiene y por las historias paralelas que en ella se desarrollan (en ello acierta Olivieri).

Christian Meier mantiene su estilo al actuar, no tiene que aportar más allá de lo que el guión requiere. Simplemente se recicla dentro de este tipo de personaje sin subrayar ningún acento ni rasgo étnico. Sin duda este rol es provechoso para Meier que ya encabeza el reparto protagónico. Recordemos que hasta ahora solo un actor peruano encabezó un reparto en el extranjero, ese fue Ricardo Blume en “Mundo de juguete”. Meier ya lo consiguió y a pesar que su actuación no es del todo extraordinaria, esta producción es un tremendo paso en su carrera.

En cuanto a Marlene Favela, bella y talentosa, pero en un rol que definitivamente no es para ella, aporta belleza pero nada más, no hay expresión escénica e imposta en varios pasajes lo que ocasiona que los espectadores no se compenetren con esta pareja. Marlene no está para interpretar a una gitana. Que lejos resulta observar a actrices interpretando magistralmente a gitanas como Fanny Cano y Jacqueline Andere en “Yesenia” (Tanto la versión televisiva como la que se hizo para el cine) o a Rebeca Gonzáles en la versión original de “Peregrina” en Venezuela. Aquí a pesar de los esfuerzos de Marlene, mandada al sacrificio por Televisa puesto que no cuenta con actores que saquen adelante este tipo de personajes, el papel le queda muy grande y eso se nota desde el momento en que baila como gitana y pretende mostrarse como dura e irreverente hasta cuando le toca escenificar “los tormentos por lo que tiene que vivir”. Por ello la historia central es de lo más irregular. Si no hubiera sido por la imposición de Televisa, tal vez, Paola Rey, lo hubiera hecho mejor, sino recuerden que el carácter que tiene su personaje en “Pasión de gavilanes” es parecido al personaje de Esmeralda, claro está con algunas características innatas que la actriz tiene y que hubiera sido el complemente ideal para el Zorro de Meier.

Pero en lo que si acierta Oliveri es en las historias paralelas donde se lucen Arturo Peniche y nuestra compatriota Andrea Montenegro, muy bien como María Pía de la Vega. Ahora en la plenitud de la madurez recordamos lo desperdiciada que estuvo Andrea en nuestro país victima de sus propios errores y de despistados productores que no le sacaron el jugo a esta bella actriz. Ahora Andrea demuestra que talento tiene y se luce junto a un veterano Arturo Peniche, tan bueno como galán que como cruel villano. Otras destacadas actuaciones son las de Harry Geithner como el cruel Capitán Ricardo Montero especialmente cuando se junta con Héctor Suárez Gomis como Pizarro. Noten el intercambio de miradas y la “competencia actoral” que se produce cuando ambos comparten escena.

La historia mantiene su irregularidad y sigue los mismos lineamientos, unos más otros menos, que “La Tormenta” (extremo padecimiento de la heroína hasta llegar al momento en que todas las historias se interrelacionen logrando, mediante el misterio que encierra la trama, que el espectador muestre “ese éxtasis” por saber la conclusión de la historia). Los villanos de Olivieri son esteriotipados, pretenden mostrarse como despiadados en extremos, sigue el concepto que este tipo de personajes centran la trama y deciden en el gusto de las mayorías, no obstante por la carencia de mejores efectos visuales, su historia por momentos decae.

Veremos como le va a esta producción más adelante. Eso sí, pronto observaremos a nuestro compatriota Javier Delgiudice tratando de arrebatarle el amor de María Pía a Fernando. Por lo demás “Zorro, la espada y la rosa” no pasa de ser una historia rosa de escasa consistencia. Veremos si eso cambia con el correr de los capítulos. Lástima porque el enmascarado negro merecía un mejor regreso.

lunes, 26 de noviembre de 2007

PRODUCTORA MICHELLE ALEXANDER ESPERA OBTENER AL MENOS DOS DIGITOS EN RATING CON "LA SARITA"


Lima, 14 Junio 2007, (ANDINA).- La productora de la serie ‘Por la Sarita’, Michelle Alexander manifestó que lograr más de dos dígitos en el rating obedece a una ambición natural por alcanzar el éxito, la misma que siente con respecto a la serie ‘Por la Sarita’ que se estrena el martes 19 a las nueve de la noche, por Frecuencia Latina.

"Diría que no hay que pecar de ambiciosos y decir: quiero el primer lugar, pero una cuestión natural ambicionar una cifra de dos dígitos en el rating", indicó Alexander.

Agregó que no le teme a la competencia porque ya tienen un público cautivado por las miniseries que produce y por eso han invertido en el área de producción y en el elenco de actores porque están apostando por mayores éxtitos.

La serie cuenta en sus 25 capítulos, la vida de Sarita Colonia Zambrano, una mujer provinciana, creyente en Dios, que viaja a Lima a los 10 años para buscar trabajo y mantener a su familia, donde se dedica a ayudar a los más pobres.

A los 26 años muere a causa del paludismo, iniciándose desde este momento un fervor por esta mujer, hasta convertirse en la santa de los más pobres, olvidados y emergentes.

Además de la vida de la santa, cuenta la historia de cinco familias, a las que ‘La Sarita’ les concede un milagro.

La Sarita es interpretada por Mayella Lloclla; además, participan José Luis Ruíz como Pío, Oscar López Arias (Pandora), Christian Thorsen (Franco), Tula Rodríguez (Valentina) y Carlos Gassols como Don Angel.

EL PROFE: AGRADABLE SORPRESA EN EL HORARIO ESTELAR


Lima, 11 Junio 2007, Por: Richard Manrique Torralva / El Informante.- Llega a nuestras pantallas la nueva producción nacional llamada “El Profe” que intenta en algo sacar la cara por las producciones nacionales emitidas a las nueve de la noche, tan venida a menos, últimamente merced a propuestas tan poco atractivas.

Ahora tenemos en pantallas la producción de Susana Bamonde para su productora IMIZU la misma que nos presenta la historia de Gonzalo (muy bien Sergio Galliani), un hombre quien envuelto en el mundo del despilfarro y con una vida acomodada cometerá una grave negligencia que lo llevará a toparse con la adversidad al atropellar a un humilde deportista quien producto de ello queda inválido. Luego de muchas pesquisas judiciales, la jueza encargada del caso, (breve, pero consistente Amparo Brambilla), lo sentencia a dictar cursos como profesor en la humilde escuela del Naranjito (lugar donde proviene el accidentado). Sin embargo, producto de la convivencia diaria, el destino lo llevará a conocer el valor, humildad, inocencia y amor de un grupo de niños que le cambiarán la vida además que convivirá con personajes envueltos entre problemas y alegrías sin embargo conocerá a Lucía Rojas (sólida Tatiana Astengo) la hermana del agraviado quien al inicio detestará al joven profesor, pero con el tiempo sentirá una fuerte atracción hacia él, a pesar que la bella del lugar, Mona Sánchez, (Maricarmen Marín) también siente atracción hacia el joven maestro aunque su mafioso padre, Loko Dos Sánchez, (bien Gilberto Torres) no desea que nadie ronde a su atractiva hija.

Sin duda “El Profe” marca el estilo de la productora en mostrar temas populares y románticos que atrapen a la teleaudiencia. Aquí no existen ni héroes de papel ni mucho menos personajes de leyenda. Tan solo muestra el medio rural de una pequeña zona, de las muchas que existen en la gran Lima, donde la miseria, el vicio y el dolor son parte diaria de la vida. Aquí tenemos a un hombre, mujeriego, despilfarrador y despreocupado que lo tiene todo, pero que producto de sus propios errores cae en una zona donde la vida le cambia por completo. Sin duda un rol para Sergio Galliani quien confirma lo buen actor que es. Tan convincente como villano que como dubitativo profesor. Lo malo que el look inicial le caía perfecto para el personaje de la serie, pero aprovechando “la golpiza” que sufrió su personaje se rapó el pelo (suponemos que era por el personaje que filmaba para “La gran sangre”) con lo que la imagen de maduro galán que le caía a la perfección cambio totalmente y lo desvío simplemente como uno más del reparto sin mezquinar su gran trabajo con dicho personaje.

Es que el guión interesa por el peso actoral de Galliani y por varios integrantes del elenco que sacan adelante una trama a pesar de algunos altibajos, sin embargo una de las mejores sorpresas la constituyen aquel grupo de niños que no desentonan para nada, unos más otros menos, en cada uno de los personajes que les toca personificar. Viéndolos actuar pensamos que le dan “la lección de su vida” al pequeño “chacaloncito” Johan Mendoza, alzado hasta la saciedad, inexplicablemente pues al niño aún le falta mayor preparación.

Cosa contraria sucede con estos pequeños que en varios parlamentos actúan con naturalidad y desenvolvimiento haciendo agradable la historia, en especial la pequeña Maricielo Ledesma como Jessica y “chamba” (Roberto Castillo). Los pequeños merecen figurar como protagonistas en alguna otra serie infantil.

Sin duda la trama "tremendamente localista" es la que mejor resultado les da a las productoras locales en su afán por obtener sintonía. Claro está se opta por lo más rentable, se observó en el extranjero con “Por estas calles” en Venezuela o con “El Rafa” en Argentina con buenos logros. Por ello, sin mucha pretensión esta serie local por lo menos parece mejor que sus predecesoras aunque hay letanía en algunas escenas por falta mayormente a realizar una historia con mayor audacia. Gilberto Torres “saca la cara” por los maleantes dentro de una trama simple, condesada y sin ninguna pretensión demás.

"El Profe", inicialmente llamada "los Petisos", constituye un "alegre respiro” dentro de la programación. Más allá de todo, esta temporada augura grandes producciones locales que alegran porque nuestra televisión merece estar balanceada tanto por la producción extranjera como por la nacional. Enhorabuena, por ello.

jueves, 22 de noviembre de 2007

MI PROBLEMA CON LAS MUJERES: PSICOANALISIS TELEVISIVO


Lima, 02 Mayo 2007, Richard Manrique Torralva / El Informante Perú.- Se viene emitiendo la primera propuesta televisiva de Frank Pérez Garland titulada “Mi problema con las mujeres”, la misma que motiva más de un comentario, no solo por su produccción, sino también por la escasa sintonía que obtiene y por los inapropiados comentarios de algunos integrantes del elenco, todo porque la sintonía le es esquiva y el público prefiere ver a Magaly Medina o alguna otra propuesta más atrayente que observar esta comedia que tiene algunos ingredientes más para cine que para ser una miniserie de 21 capítulos que intenta competir con los otros canales y encima en horario estelar. Veamos porque:

La historia nos presenta a José (irregular Giovanni Ciccia) un soltero joven, de posición económica solvente y enemigo de la rutina, que acepta someterse a una terapia recomendada por su psicólogo para poder superarlas. (Demasiado estático y encima totalmente desperdiciado el maestro Alberto Isola). A partir de entonces, cada una de las sesiones se convierte para José en una catarsis reflexiva acerca de su complicada vida afectiva.

De esta manera la productora JC Films plantea una historia a partir de las vivencias de José con Pamela (Irregular Vanesa Saba), Caro (solvente Gianella Neyra) y Sol (dulce Rossana Fernández Maldonado) presentándonos interrogantes, inquietudes, incertidumbres y dudas alrededor de su inquietante vida de la cual también participa, su compañera de trabajo, Adriana (irregular Melania Urbina) y su mejor amigo Ernesto (muy bien Paul Vega).

Tenemos entonces al grupo emblema del director, un conjunto de buenos actores, todos con telenovelas, series y películas en su haber, los mismos que pueden llevar adelante cualquier producción sin ningún problema, sobretodo en un guión muy difícil como este. Ya que debemos empezar este análisis partiendo de la premisa de lo difícil que significa llevar adelante este tipo de comedias pues se debe complementar las situaciones jocosas y los conflictos existentes dentro de una historia que debe tratar en lo posible de no mostrarse tan ficticia ni irreal.

Y ese es el problema de la serie pues las situaciones del personaje principal en la cual gira toda la trama, a duras penas, provoca una sonrisa ni mucho menos nos sentimos atraídos por una historia demasiada impostada y para colmo con varias escenas totalmente previsibles.

Y es que “José” pretende a través de una especie de “psicoanálisis televisivo” mostrar que es una persona con mucha suerte con las mujeres, pero que tiene un problema que le impide mantener una situación estable con alguna de ellas. El problema es que la historia se enreda sola y vuelve sobre lo mismo y ni siquiera da alguna pista sobre que es lo que realmente le sucede a este “pobre personaje” que, para colmo, no tiene alguna característica peculiar que lo haga atrayente para la teleaudiencia.

Recordamos muy pocos personajes parecidos que hayan salido airosos en series o novelas. Solamente se nos ocurre recordar, por ejemplo la producción mexicana “Mi rival” (producida en 1973, pero emitida en la televisión peruana en 1978) que marcó el primer estelar de Saby Kamalich en México, luego de “Simplemente María”, allí muy aparte de la historia que se divide en dos etapas, nos interesó el personaje de “Jorge Layos” interpretado brillantemente por Enrique Álvarez Félix, que encarnaba a un mujeriego empedernido y al que el actor le otorgó características importantes como la manera de caminar, su estilo al peinarse y la forma de seducir a la pareja de turno, vale decir esos estilos “propios y personales” que buscan que el público saque su conclusión en torno al personaje y lo considere atractivo dentro de la trama.

Aquí “José” es un tipo sin una característica definida, desabrido, poco atractivo y sin ninguna “cualidad especifica” que le permita mostrar esa relación tan peculiar con las mujeres, sin contar que un personaje con treinta años para arriba resulta poco interesante, sobretodo para el sector femenino, que es a la larga la que decide si se cambia o no de canal.

Por eso algunos se atreven a decir que estamos ante una serie totalmente elitista y ¿porqué ello? Sencillamente porque las situaciones de “José” dentro de una oficina de San Isidro o Miraflores, tomando un pisco sour o algún trago exótico y desconocido para las mayorías, bailando en una discoteca de Larco Mar, teniendo problemas solo consigo mismo y en situaciones irrisorias y tontas, con dejos y tic al estilo “osea, pues”, hacen que más de uno piense que esta producción es solo para “un grupito y no para las mayorías” provocando el enojo de algunos actores que piensan que se les ve como “pitucos en busca de fama” y todo eso es porque la historia gira en torno a un pequeño grupo con características tan intrascendentes que provocan que uno se pare y cambie de canal para observar mejores historias como las que presenta Magaly Medina, por ejemplo, que muestra los problemas que pasa la cantante criolla Lucia de la Cruz en torno a la situación con la “amiga” de su pareja que está embarazada. Pues estos temas como diría “Nino” son “las cosas simples de la vida” y eso es lo que busca el gran público algo que siquiera lo identifique y no tener que ver a un “patita” enredándose consigo mismo y para colmo contando una historia que muchos debemos "tratar de decifrar".

Cuanta razón tenían algunos productores cuando nos comentaban que el problema con las miniseries es que se filman tan rápido y en tan corto tiempo que no hay lugar a enmendar algunas cosas. Recordamos cuando en los noventa Humberto Polar producía “Canela” y tenía al frente a Michel Gómez y algunas de sus novelas símbolo. La sintonía decaía, en parte por la torpeza de la producción en no incluir un villano que atrape a la audiencia, Polar enmienda la plana y cambia toda la historia (debido a que solamente tenía “un colchón” y los capítulos por filmar todavía eran muchos) y nos presenta una historia más interesante aunque la sintonía jamás fue la misma. Lástima que aquí ya no hay forma de enmendar nada, por ello es que la hora en que dura la producción resulta interminable en parte por la secuencia de las consultas de “José” ante un seco y estático psicólogo cuyos diálogos son de lo más aburridos y hasta insoportables (¿Qué hace allí, maestro Isola?).

La cinta pretende ser un calco de alguna serie norteamericana, pero en verdad el escaso argumento y la poca inclusión de historias paralelas (las pocas que existen son tan desabridas como la del protagonista) pues resultan poco atrayentes para un público masivo, compuesta en su mayoría (no hablemos de clases sociales para que no se molesten) por personas que desean relajarse un poco, entretenerse y no tener que pensar mucho en lo que la historia le muestra, desean simplemente observar una historia mejor narrada y con personajes cuyos problemas se muestren “interesantes” a los ojos del televidente. Por eso, es que muchos se entretienen con los chismes que muestra Magaly Medina (su más dura competidora), porque los golpes y entredichos entre la farándula, hacen que, a la larga, el público se identifique con ellos, hay infidelidad, ambición, golpes, penas, tristezas, odios y todo ello protagonizado por dos personas que defienden su verdad teniendo al chisme como el eje principal y en medio de situaciones que hasta resultan jocosas. Vale decir toda una “novela real” que gusta y hasta entretiene. Por eso también fue éxito las series de Dina Paucar, Chacalón y la Gran Sangre, ya que mostraron historias simples y extraídas de la vida misma.

Pero volvamos a la serie, las actuaciones son muy dispares, encima hay algunos que están mal seleccionados en los personajes que les corresponde como Vanesa Saba en el rol de “Pamela”. Los únicos que salen airosos son Gianella Neyra, fresca y espontánea en un rol intrascendente, pero que la actriz sabe sacar adelante (sin duda la experiencia de trabajar en comedias de este tipo en Argentina, le ha servido bastante) y eso es por demás meritorio, lo mismo que Paul Vega muy bien como “Ernesto” siendo él mismo y no emulando a ningún personaje de alguna serie enlatada.

Es hora que nuestros productores comprendan que las historias, mal que les pese, deben ser más novedosas. Aquí está en juego el profesionalismo de aquellos que producen este tipo de series. Las palabras están demás. Por ello “Capitán Pérez” apabulló a Magaly con un producto novedoso y atractivo. Aquí nadie “va inventar la pólvora”, todos sabemos lo que las mayorías desean ver. No podemos despotricar de nuestro público por el hecho de que nos es esquiva la sintonía, ni criticar a las encuestas, a pesar de su serio cuestionamiento. Tal vez esta historia hubiera ido mejor si hubiera sido llevada al cine, pues mejor condensada sería una atractiva propuesta que mostrarla aquí en televisión donde sus competidoras se las llevan de encuentro y eso obliga a todos los productores por igual a esforzarse más, pues el horario estelar de las nueve de la noche en Frecuencia Latina destinado a las producciones nacionales peligra, debido a que las últimas producciones no han tenido los resultados que se esperaba y eso por más que digan lo contrario es sinónimo de “replantear estrategias o mostrar otras propuestas" como series o enlatados extranjeros, por ello "pónganse las pilas" amigos productores y directores, talento hay, falta ingenio y mucha imaginación, pues el horario estelar se vuelve cada más competitivo.

TELENOVELA BRASILEÑA TIENE EXITO MOSTRANDO VIOLENCIA EN RIO


RIO DE JANEIRO, 16 Abril 2007, (Reuters).- Las ampliamente populares telenovelas de Brasil usualmente tratan de romances regados con lágrimas. Pero la violencia delictiva que atenaza al país acabó teniendo éxito en la pantalla chica contando una historia de tiroteos, narcotráfico y policías corruptos.

"Vidas Opostas" (Vidas Opuestas) tiene una gran audiencia, especialmente en Río de Janeiro, donde transcurre la trama, a pesar de que muchos creen de que las personas están cansadas de ver derramamiento de sangre en la vida real y en los informativos.

"Estamos mostrando las cosas como son en Río, favelas, narcotraficantes, policías corruptos, políticos deshonestos, y las personas en medio de todo eso," dijo el director Alexandre Avancini.

La telenovela de horario estelar de la Rede Récord, parcialmente filmada en favelas reales, ha batido a la red líder Globo en las marcas de audiencia varias veces en jornadas de transmisión de fútbol, en una señal innegable de popularidad en Brasil.

"Estamos felices de incentivar esa discusión sobre la violencia. La dramaturgia de la TV brasileña demora mucho en absorber la realidad," afirmó Avancini.

Pero no falta el romance. "Vidas Opostas" cuenta la historia de un joven heredero de una fortuna enamorado de una muchacha que vive en una favela.

El barrio pobre es controlado por un grupo de narcotraficantes que disputa el poder con una banda rival, un escenario típico en algunas de las 600 favelas de Río.

Muchas escenas son tomadas de la vida real, como un tiroteo en un túnel repleto de automóviles, con conductores abandonando sus vehículos en medio del pánico para buscar protección.

En otra, una banda invade una favela en una caravana de vehículos, disparando sus fusiles y ametralladoras en todas direcciones, lo que hace que los vecinos se arrojen al piso en sus viviendas. En una subsiguiente incursión policial, un agente mata de un balazo a un hombre inocente y pone un arma en la mano del muerto.

"Creo que recrear esa realidad en la TV puede ayudar a hacer que se produzca un debate saludable sobre la violencia, ayudar a que la gente entienda cómo viven y sufren los residentes de las favelas. Este realismo es mejor que asistir a un filme de acción cualquiera de Hollywood," dijo el sociólogo Ignacio Cano, especialista en violencia.

El director Avancini dijo que la reacción del público mostró que una gran mayoría de los telespectadores era favorable a una representación realista de la vida en Río de Janeiro.

La novela, que tendrá 210 capítulos y se extenderá hasta julio, atrae a muchos hombres porque no es "tan melodramática," agregó.

"La reacción general es de que los brasileños están dispuestos a encarar la realidad y a discutirla, que la audiencia maduró," dijo Avancini.

El director negó que que la emisora esté explotando el tema para aumentar la audiencia, y rechazó las críticas de que se está exaltando la criminalidad.

"Son crónicas, cosas que ocurren, radiografías de la vida cotidiana. La intención es mostrar, no explotar. Y estamos teniendo mucho cuidado en mostrar que los narcotraficantes son los villanos y que las personas sufren por su causa," afirmó.

En un intento por hacer frente al éxito de su competidor, Globo está usando episodios de la vida real como tema para sus propias telenovelas, como una escena en que un personaje muere dentro de un autobús incendiado por una banda delictiva.

En un incidente real, en diciembre, nueve personas murieron carbonizados dentro de un ómnibus.




GOLPE A GOLPE: K.O. A LA FALTA DE CREATIVIDAD


Lima, 12 Abril 2007, Richard Manrique Torralva / El Informante.- Cuando comentábamos los inicios de “La gran sangre” y alabábamos la creatividad e ingenio por ofrecer nuevas propuestas también decíamos que temíamos que la productora Capitán Pérez se dejara llevar por la mala costumbre, propio de nuestros productores, de volver y volver con los mismos estilos y propuestas en sus futuras producciones.

Lamentablemente esto ha ocurrido. Cierto es que han dejado “descansando” a sus estrellas de su serie "simbolo" (salvo aquella aparición en el primer capitulo de esta historia, que no tenia pies ni cabeza, y que solo era para levantar su producción, un viejo estilo propio de ineficientes productoras, pero no para estos muchachos que demostraron algo tan inexistente en nuestra televisión como es la creatividad), sin embargo desempolvó un personaje popular de su miniserie “Misterio” (“el nene”, que si bien caía simpático no era un personaje súper popular como para que volviera a “resucitar”).

Pero vayamos al inicio, tenemos otra producción de Capitán Pérez que relata la vida de dos boxeadores que, pese a su diferencia económica, les une su pasión por el box y su interés por lograr su ascenso en este deporte.

Freddy “La Raza” Chávez (Haysen Percovich), noqueador por excelencia y promesa del box nacional, proviene de una familia humilde y de pocos recursos. Huérfano de madre, trabaja junto a su padre en una fábrica. Todo su tiempo libre lo dedica a prepararse en el gimnasio de una antigua y olvidada leyenda del box: el entrenador Meléndez (Ramón García).

En el extremo opuesto de la ciudad, Mateo “Tanque Blanco” Brazzi (desastroso Rodrigo Jonquera), tiene todo el dinero que necesita, y es considerado uno de los mejores boxeadores técnicos del medio. Pero su talón de aquiles es su familia. Atrapado entre el alcoholismo de su madre y la ausencia de su padre (desaprovechados Ivonne Frayssinet y Hernán Romero), Mateo tiene que superar sus propios conflictos para continuar sólo en la lucha por lo que quiere.

En medio de todo esto, una joven llamada Belén (esplendida Karina Jordán), hija del entrenador, siente una gran atracción hacia Freddy hasta que aparecerá en su vida Mateo para complicarlo todo y confundir sus sentimientos.

Capitán Pérez intenta involucrarnos en una historia de amor tras los cuadriláteros sin embargo según su promocionales parecía que estábamos ante una posible “pelea del siglo” entre los protagonistas, no obstante luego de haber transcurrido gran parte de los veinticinco capítulos producidos no es más que una historia floja y sin ningún matiz de interés.

Porque Jorge Carmona y Aldo Miyashiro (responsables de la producción) nos vuelven a contar, con igual estilo, la misma historia de siempre, propio de todas sus producciones como es la miseria urbana, el homosexualismo, “el palomilla y chamullador” del grupo además de ese mismo swing rapero que no lo cambian por nada.

En esta historia encontraras todos los elemento conjugados en “Lobos de mar”, “Misterio” y hasta de “La gran sangre” (sus anteriores producciones) que convierte el producto en monótono, soso y aburrido, que ni por asomo logra el interés de la platea.

Aquí no hay un villano que derroche maldad, todos son personajes callejeros con ambiciones mundanas que no provocan entusiasmo, como "el Charles" (que bueno que le han dado trabajo al buen Fernando del Aguila) quien es solo un enanito timador aspirante a gangster callejero y ni que decir de los dos homosexuales (Luis Cáceres y Paul Gástelo), que parecerían figurar de relleno en la trama.

La falta de mayor agilidad en esta historia se nota desde el hecho de desperdiciar a auténticos maestros de la actuación como Ivonne Frayssinet y Hernán Romero hasta en retroceder en interminables minutos los recuerdos de los personajes con escenas de anteriores capítulos, propio para telenovelas que tienen más de 60 capítulos, más no en miniseries de corta duración.

Seguramente esto se debería a que ni Carmona y Miyashiro participan mucho en esta producción (están en pleno proceso del debut cinematográfico de "La gran sangre") y dan paso a “nuevos talentos” como Lita Boluarte que podrá ser buena actriz y esposa del productor, pero le falta mucho como guionista pues la historia dice mucho y no cuenta nada por eso el entusiasmo se perdió desde los primeros capítulos. Es que por lo mostrado hasta ahora es importante que Capitán Pérez comprenda que tienen la difícil misión de seguir mostrando ese ingenio para las historias y explorar nuevos estilos (cuentan con la venía del canal) porque si seguimos mostrando más de lo mismo simplemente optamos por cambiar de canal y ver los chisme de Magaly Medina o “Mundo de fieras” que, a pesar de ser muy irregular, por lo menos atrapa y captura televidentes y no los aleja.

El reparto cumple en la medida de lo que el guión les pide que hagan, por ello ni Haysen Percovich y todo el grupo de actores aportan más de lo que ya sabemos que rinden, mientras Rodrigo Jonquera parece emular a Silvester Stallone, no por imitarlo en su estilo, sino por la desastrosa dicción que tiene y que con ello contribuye a la irregularidad reinante. Eso si, todo una revelación lo constituye Karina Jordán que luce espléndida en cada toma.

Karina junto a Mayela Lloclla son dos buenos talentos que pueden dar más si hubiera mejor criterio en la selección de actores. Ellas están para mejores historias y si hubiera continuidad en las producciones peruanas las tendríamos estelarizando producciones juveniles que ni por asomo se producen en nuestro país salvo una que otra producción en donde se contrata a modelitos de San Isidro y Miraflores, sin gracia ni talento.

Lo mejor de la historia es el gran apoyo técnico y visual del que Capitán Pérez fue pionero en nuestro país, y cuyo grupo de buenos profesionales fueron "los culpables" de ese auge de miniseries, muchas de ellas producidas solo por ganar algunos billetes, pero del que los televidentes ni por asomo recordamos con agrado. Esperamos más de Capitán Pérez del que estamos seguros mostrarán mejores propuestas y nuevas innovaciones en un futuro próximo. Dejémoslo trabajar en el debut cinematográfico de "La gran sangre" cuyo estreno será en estas fiestas patrias. Eso si, esperamos mejores cosas de ellos, la deuda con los televidentes está pendiente.

RITA Y YO: ¿SECUELA DE ASI ES LA VIDA?


Lima, 06 Abril 2007, Richard Manrique Torralva / El Informante.- A no dudarlo que no le ha ido nada mal a las miniseries de América Televisión, a decir de los números, a pesar de ello lo principal es que ha dado trabajo a varios actores, guionistas, técnicos y productores en un mercado local, cada vez más difícil, donde las imposiciones, envidias y poca creatividad están a la orden del día.

Tenemos ya en sus capítulos finales la ultima de este tipo de producciones llamada “Rita y yo”, sin duda la más esperada de las tres por el misterio que encerraba ver a César Ritter vestido de mujer.

La trama se centra en la difícil situación que enfrentará “Nicolás” (Ritter) al verse con muchas deudas por lo que se ve obligado a vestirse como “Rita” y pasar muchas peripecias con el propósito de cancelar una deuda con un usurero llamado “el turco” (Gustavo Bueno), desprenderse del acoso del dueño de la agencia donde labora (Jorge Chiarella) y por conseguir el amor de la hija de este, “Kiara”, (preciosa Jimena Lindo).

Sin duda dos de los actores más populares con características tan innatas para el cambio y la gesticulación de personajes cómicos o de barrio son Luís Cáceres (de quien hablaremos cuando comentemos “Golpe a Golpe”) y César Ritter quien es el que mayor provecho le ha sacado a esos personajes (para este columnista su mejor interpretación fue el de “memo” en “mil oficios”). Por ello nos aventuramos a pensar que desde que se preparaba esta historia ya se pensaba en Ritter para el protagónico por las características tan propias en él.

Por ello César Aranda (productor de la serie) aparte de tomar “prestado” la historia basada en “Tootsie” (la película de Sidney Pollack con Dustin Hoffman como protagonista) también era obvio que el indicado era Ritter por eso se preparó todo un misterio el observar como sería ese cambio tan promocionado hasta la saciedad.

Eso sin duda rindió sus frutos pues a la historia no le va nada mal a pesar que de “Tootsie” solo tiene el nombre y más bien cada capítulo emitido lo acerca más a su hermana mayor llamada “Así es la vida”, no por algo su productor ha salido de las canteras de la escuela liderada por Efraín Aguilar.

Es que la historia a pesar de querer centrar su idea en la necesidad que tiene el personaje (Nicolás) por vestirse de mujer para cancelar una deuda se pierde en el intento pues el guión tiene personajes secundarios que no sostienen la trama sino más bien se pierden con ideas de lo más absurdas como colocar un par de enanos como meros delincuentes, un bufón y torpe oficinista, además del mayor ridículo de todos, el personaje de Gustavo Bueno (“el turco”) que comienza bien, pero luego lo convierten en un personaje de "sketch” para poder subir más puntitos en el rating.

El guión tiene momentos ridículos con personajes exageradamente fantasiosos y la historia se convierte en una secuela de “Así es la vida” aunque ahí también hay diferencias pues la producción de Efraín Aguilar es una serie que con los años se ha convertido en una producción infantil y los productores no ocultan ello por eso allí se permiten toda clase de hechos propios de niños y adolescentes.

Pero en la comedia de Aranda que quiere que el personaje de Ritter haga todo con tal de lograr la ansiada felicidad, todo ello se ve demasiado forzado. Casi la relación de “Kiara” y “Nicolás” se aleja cada vez más de la trama, pues todos en lugar de esperar un acercamiento de la pareja, más nos esforzamos por sonreír de las tonterías de Kike Suero, Oscar Beltrán o Laslo Kovacs (que para colmo repite los mismos dejos y tics que en su personaje de “Así es la vida”).

Ritter no está mal, pero el guión lo convierte en un personaje insoportable, un “bobo enamorado”, y así gusta a un público cautivo, pero no a la mayorías y eso deben entenderlo nuestros creativos. Los guionistas deben reparar en dos personajes claves que se nos ocurren dentro de las producciones locales. Regina Alcover insuperable en “Me llaman Gorrión” que producto de su simpatía y talento, tan propio en ella, levantó la historia de Abel Santa Cruz, cosa que ni Ana María Piccio en su versión argentina ni Marisol Aguirre en la segunda versión peruana pudieron hacerlo, aunque fue superada con creces por Verónica Castro (seamos hidalgo en reconocerlo). Y Adolfo Chuiman en su personaje de “Renato” en “mil oficios” que conmovió a todos en su atrapante primer capítulo cuando lo despiden del trabajo y se dedica “a recursearse” en lo que sea para subsistir (sin duda esta producción es el referente mayor para “Así es la vida”). Ahí está el detalle señores, pues para que un personaje se comporte como bobo o tonto no solo es porque lo sea sino porque tiene una meta definida y en eso sus creativos sería bueno que encuadren sus objetivos, repasen algunos film o producciones locales y brinden unas propuestas mejores, pues si bien gozamos con nuestro talento cómico también es cierto que toda copia lo convierte en irregular e insoportable. Y así no es la cosa.

sábado, 17 de noviembre de 2007

MICHEL GOMEZ REUNE A ACTORES RENATO ROSSINI Y ROSSANA FERNANDEZ MALDONADO EN LA NUEVA TELENOVELA "MI DUEÑO"


Lima, 05 Abril 2007, (ANDINA).- La nueva producción peruana dirigida por Michel Gómez reúne a los actores Renato Rossini y Rossana Fernández, en la telenovela "Mi dueño", que será grabada íntegramente en escenarios de nuestro país.

De acuerdo a la trama Federico (Renato Rossini) encarnará a un exitoso empresario, criado por su madre soltera, al ser repudiada esta última por la familia su padre, de quién Federico buscará vengarse, hecho que quedará consumado al momento en que este compra la deuda de su padre.

Renato Rossini tuvo un grato paso por Colombia donde participó en varias novelas alcanzando amplia popularidad en tierras cafetaleras.

El productor Michel Gómez, recibirá la asesoría de Arnaldo Limansky, ejecutivo de Telemundo.

También participarán, Yvonne Frayssinet, María Angélica Vega, Hernán Romero, Carlos Mesta, Flor Castillo y Katerina D’Onofrio.

CHRISTIAN MEIER DE PASO POR LIMA


Lima, 18 Marzo 2007, Mirian Castillo / El Informante.- Christian Meier llegó a Lima por breves horas para prestar su voz al personaje de la película animada "Valentino, el can del clan" la nueva producción de alpamayo y comentó algunos entretelones de la telenovela "El Zorro, la espada y la rosa" que graba en Colombia (que se estrena la próxima semana en el Perú) además de hablar de algunos otros temas con la prensa en su breve estadía por nuestra ciudad capital.

“Llegue el viernes por la madrugada y apenas grabe la voz de Valentino, vuelvo a Bogotá para seguir grabando durante 4 ó 5 meses la novela, por eso no planeo nada inmediato pues mi compromiso es primero con Telemundo”, sostuvo el actor

EL ZORRO

Christian se mostró complacido con la producción de "El Zorro, la espada y la rosa" que graba en Colombia. “Yo creo que es un héroe que en el Perú gusta mucho, en todo caso, es una opción diferente. El Perú tiene la decisión, y si no tiene rating eso no quiere decir que el programa sea malo".

Sobre los bajos indices de sintonía Meier declaró, "Yo espero que le vaya bien, esta es la mejor producción que he hecho, no es mi objetivo ganarle al rating que hizo Laura Bozzo en Telemundo, pero sí demostrar que el Perú es más que carritos sangucheros, gente como Jaime Bayly, Mario Vargas Llosa y yo queremos sacar cara por nuestro país. En cuanto al rating, no manejo los números, pero si la telenovela hace más de 9 puntos en Telemundo, eso es un fenómeno, no se puede comparar a esta cadena con Univisión. Yo no manejo el rating. En Colombia competimos con una novela que tiene 9 meses ya de estrenada, pero lo que es importante es que la gente que esté viendo a la competencia se cambié a ver a 'El Zorro: la espada y la rosa", indicó.

SOBRE BAYLY

Christian descartó ser el primer invitado para el programa inaugural de "El Francotirador" que conduce Jaime Bayly en su segunda temporada en la televisión peruana ya que compromisos contraídos en Colombia solo le permitirán estar de paso por Lima. Sin embargo, en cuanto a su promesa de barrer las calles del distrito de San Isidro con su padre, hoy alcalde del distrito, y el conductor de televisión; manifestó que ella sigue en pie, "pero cuando termine de grabar la producción de Telemundo" sostuvo.

VACACIONES

Meier expresó sus deseos de volver a Lima y ser parte de alguna producción peruana, “Sé del éxito de las miniseries nacionales y me gustaría participar en alguna de ellas, tengo ganas de trabajar en el Perú, pero el trabajo me lo impide, tengo una casa nueva que apenas conozco”, afirmó sonriente y dejando notar un claro acento español.

ESTRENAN EN MEXICO "BAJO LAS RIENDAS DEL AMOR"


Miami, 10 Marzo 2007, especial para El Informante Perú.- Mientras aquí en Miami continuan las grabaciones de la telenovela "Bajo las riendas del amor" (inicialmente se iba a llamar "Quiero contigo"), nueva producción de Ignacio Sada y Alfredo Schwarz en coproducción con Televisa y Fonovideo, se anuncia que está novela de corte juvenil se emitirá desde este lunes 12 de marzo por el Canal de las Estrellas (aquí en el Perú la podremos ver a través del cable).

Esta será la cuarta telenovela que Televisa realiza con productores independientes en México-Miami y no es otra cosa que la nueva versión de "Cuando llega el amor", producción en la que actuara Lucero, Nailea Norvind, y Omar Fierro allá por los años 80 (de mucho éxito en México, pero con regulares resultados en el extranjero).

La telenovela tiene por protagonistas a los primeros actores Adriana Fonseca y a nuestro conocido Gabriel Soto y marca el regreso de Adamari López, quien reaparece después de recuperarse del cáncer al seno que la alejó temporalmente de las telenovelas.

Ella será la villana de la trama. La actriz ha declarado que prefirió quedarse en Miami al lado de su esposo, el cantante Luis Fonsi, por ello la veremos en esta nueva producción de Fonovideo que es la empresa que trabaja en Estados Unidos con Televisa.

Adamari junto a la actriz Geraldine Bazán que interpretará a "Veronica Orozco", serán las villanas de la historia.

Geraldine vuelve nuevamente a la pantalla chica en este, su cuarto proyecto desde que radica en los Estados Unidos. La bella actriz mexicana regresa a los set en Miami encarnando a "Verónica". Ella radica en Miami y realiza su cuarta telenovela fuera de su país, que dicho sea de paso es el núcleo de las televisoras en español en Estados Unidos, actualmente.

La historia relata la vida de "Montserrat" (Adriana Fonseca), una joven de buena posición económica, apasionada de la equitación, quien por azares del destino, y aún teniendo pareja, se enamora de su vecino (Gabriel Soto).

Este amor se ve turbado por la aparición de su prima "Ingrid" (Adamari López), quien odia y envidia rotundamente a Montserrat, llegando hasta el punto de casarse con el amor de su vida.

"Bajo las riendas del amor" es una historia original del desaparecido gran actor René Muñoz y cuenta con las actuaciones de Víctor Cámara, Toño Mauri, Ariel López Padilla, Alma Delfina, Julieta Rossen, Victor Gonzalez, Elluz Peraza, Abraham Ramos, Adamari López y Geraldine Bazan.

"Bajo la rienda del amor" se transmitirá a partir del lunes 12 de Marzo, de lunes a viernes a las 17:00 horas tiempo de México, 20:00 horas de Argentina y a las 19:00 horas de Venezuela.

miércoles, 14 de noviembre de 2007

BAILA REGGAETON: MINISERIE DE EQUILIBRIO


Lima, 09 Marzo 2007, Por: Richard Manrique Torralva / El Informante.- Tomando la posta a la irregular “Perú campeón”, Eduardo Adrianzén nos presenta su nueva producción llamada “Baila Reggaeton” una serie algo balanceada que mantiene el equilibrio entre lo atrayente (el baile, las canciones y la parodia a una conductora de televisión) y lo interesante (un guión muy bien estructurado) suficiente para mantenernos ante la pantalla de televisión y observar las buenas actuaciones del elenco y aplaudir la consagración de algunos talentos juveniles.

"Baila Reggaeton" relata la creación, desarrollo y costumbre de "La Gente", grupo peruano, líder del ritmo de moda: el reggaeton. Al inicio, será un conjunto de baile conformado por Cachita (destacada Sandra Arana), Pamela (bella y promisoria Sandra Vergara) y Tino (excelente Franklin Dávalos). Ambos, conocerán al problemático pero talentoso CJ (Muy bien Carlos Barraza) quien los animará a convertirse en una agrupación musical. A partir de ese momento, tendrán éxito; aunque vivirán los problemas que éste traerá consigo.

En su camino sé cruzará Leyla Rebosio (irregular Patricia de la Fuente), conductora de un escabroso Talk-show de fama mundial; así como su novio Christhoper Llerena (impostado Renzo Monzante), quien quiere ser estrella, pero no tiene talento. Por revancha y luego de un gran escándalo, ambos buscarán acabar con ellos.

Adrianzén esta vez utiliza lo que es propio en sus historias, recurrir a personajes de la vida real y adaptarlos al guión. Sin embargo toma nuevamente a la conductora de un talk show nefasto, pero con éxito, para incluirlo en su historia. Ya la tuvo en “Que buena raza” y también en “Todo se compra, todo se vende” (ya sea interpretado por otra actriz o solo mencionándola de manera sutil). Lo cierto es que Adrianzén no oculta su antipatía por el personaje y cuando tiene oportunidad (sea por rating o por retratarla en pantalla) pues la incluye en sus historias.

Pero Adrianzén olvida que “la defensora de los pobres”, mal que nos pese, tiene sus adeptos y en un país cambiante como el nuestro, su personaje la puede ayudar mucho para su integre a la televisión.

Pero vayamos a lo nuestro, la historia se centra en las desventuras de los muchachos reggetoneros que luego de tener cierta simpatía entre la juventud se les cruza en su camino, para su desgracia, la conductora de televisión más popular del medio.

Sin duda Eduardo Adrianzén es un profesional que ha tomado su carrera de guionista muy seriamente y es uno de los pocos que cuenta con prestigio dentro de las producciones locales. Pero al que ya se le debe olvidar su “novela emblema”, su carta de presentación que fue “Los de arriba y los de abajo” novela localista de tremendo éxito que abrió un nuevo género, pero al que el autor le sigue tomando una y otra vez referencia, algunos con éxitos, otros con irregulares resultados, pero al que Adrianzén debería guardar en el archivo y explorar nueva ideas.

Seguramente pensando en el fracaso que constituyó “Procura Amarme más” (que pese al desastre fue una formula que exploró sin éxito) y volcando su producto dentro del eterno pensamiento de “explotar lo que le gusta a la gente”, es que volvemos a tener a la conductora de televisión en una historia en la que no tiene porque estar, pues la trama tranquilamente podría ser contada de otra manera y no apelando al eterno formulismo de que polémica más debate igual sintonía.

Aquí la elegida para dar vida a la conductora del talk show “más exitoso de la televisión” es Patricia de la Fuente, que para nuestro gusto, no está tan mal, pero que merced a un guión muy forzado, la comienza a “desfigurar” y a la que pretende mostrar, mediante esta historia, “el futuro que le espera”, vale decir una hipótesis más para quien constituye un persona polémica de carne y hueso y con ello Adrianzén resbala pues una historia juvenil, dentro de un tiempo moderno con un personaje con más detractores que adeptos no merece ser llevado al terreno de “lo que posiblemente sucederá”. Es como si lleváramos al cine o a la televisión la vida de alguien famoso al terreno de las especulaciones sobre lo que le sucederá en el futuro, merced a la antipatía que tenemos por esa persona. Vale decir, se toma partido de algo que puede gustar o no al público y encima formando parte de una historia que, ni por asomo, no le pertenece.

Pero Adrianzén acierta en algo que es medular dentro de la serie y eso, sin duda contribuye a levantar su historia, es el casting, pues la historia no sólo interesa por la habilidad del autor de entrelazar la vida de cada uno de los personajes sino por escoger a un grupo de actores que no desentonan en lo más mínimo.

Y es que lo mejor de “Baila Reggaeton” son sus protagonistas quienes conforman un cuarteto muy equilibrado con una estrella en ascenso como lo es Franklin Dávalos (Felizmente para él, ya no lo toman en cuenta solo para papeles de homosexual sino con personajes que dejan ver su habilidad actoral), una revelación en Sandra Vergara (bien manejada puede segur ascendiendo en producciones locales), además de la destacada participación de Sandra Arana quien se luce en sus escenas junto a un sorprendente Carlos Barraza (Otro que solo servía para papeles de gángster y malandrín).

Pero no solo sus protagonista están muy bien sino también sus estrellas del reparto tienen destacada actuación sobresaliendo Gustavo Mayer, Cécica Bernasconi. Flor Castillo y las juveniles Karina Jordán y Marisol Ramos cuyas interpretaciones dentro de la vida de “tino” (Franklin Dávalos) mejor trabajada pudo incluso ganar más adeptos porque los tres están perfectos dentro de ese trío de personajes conflictivos.

Adrianzén aprovecha el auge del reggaeton y nos presenta historias bien balanceadas con música bien escogida que agrada, incluso para el que no gusta de este tipo de música, quizás le falto más audacia en mostrar más detalles de aquel convulsionado mundo. Por ejemplo Brenda (Stephanie Orúe) y Luigi (Juan Carlos Pastor) se reencuentran en una de esas fiestas y producto del alcohol y del baile, terminan en la alcoba. La secuencia está bien estructurada, sin embargo en ningún momento se resalta los bailes de la pareja cuando todos sabemos que el desenfreno y el acercamiento, que son tan característicos en estos bailes provocan una mayor atracción sexual. Sin embargo Adrianzén omite estos detalles que sí están dentro del contexto de la historia y no la tan mentada Leyla Rebosio.

Con todo Adrianzén enmienda la plana luego de la irregular “Perú campeón” y nos invita a seguir con una trama que entretiene y demuestra que el continuismo permite perfeccionar las producciones locales y demostrar que nuestros creativos locales sí pueden agradar a las mayorías. Veremos como le va a Adrianzén con la última entrega para América Televisión y esperar más producciones locales que logren algún día superar a las producciones extranjeras. Sin duda este auge de las miniseries permite cada día apreciar más producciones peruanas y eso, por lo menos, es más que meritorio aunque los resultados sean totalmente dispares.

YURU, LA PRINCESA AMAZONICA


Lima, 26 febrero 2007, Richard Manrique Torralva / El Informante.- Las miniseries han dado un gran giro a lo que son las producciones nacionales en general, ya que debido a lo económico y productivo que resulta, existen otras productoras que comienzan a seguir el camino trazado con lo que, ya nuestra pantalla comienza a poblarse de series nacionales que incluso intentan no competir en el mismo horario para intentar posicionarse de espacios que antes eran copados por telenovelas o programas extranjeros.

Por ello, esta temporada no es casualidad que dos canales tengan miniseries nacionales por más que uno de ellos sirva de relleno para llenar las vacaciones de una serie nacional.

Pero en esta oportunidad comentaremos la producción de Frecuencia Latina llamada “Yuru la princesa amazónica” una miniserie a cargo de la productora de Michelle Alexander que sigue en el mismo horario estelar que le ha deparado buenas satisfacciones, una más otras menos, al canal de la avenida San Felipe (Frecuencia Latina).

La historia se centra en Yuru (debut de la niña Mayra Goñi), una adolescente de 14 años que vive en el caserío de GenGen, a orillas del río Amazonas, en Iquitos. Como toda niña de su edad, Yuru es alegre y traviesa, pero sobretodo es una gran amante de la naturaleza y protectora de los animales. Vive con su abuelo Wari (Ubaldo Huamán), un anciano sabio muy respetado y con su madre Nuna (por enésima vez repite su papel de selvática, Norka Ramírez). La niña tiene una mascota llamada Tarzán a quien cuida y quiere mucho.

Sin embargo dos torpes pero inescrupulosos cazadores de animales llamados Tunche y Culebra (Luís Cáceres y Christian Islas) gracias a una jugosa recompensa que ofrece una ambiciosa doctora (Jenny Hurtado) logran raptar al animal para cobrar la cuantiosa suma.

Viendo esta miniserie recordamos las palabras del “francesito” Michel Gómez cuando cada cierto tiempo aparece en los medios declarando que fue uno de los pioneros de las miniseries y que muchas de sus creaciones son copiadas simplemente. Más allá de estas declaraciones, no deja de tener razón en algunos temas. Pues en esta miniserie se continúan apelando a los actores que han personificado hasta la saciedad el mismo personaje desde los tiempos de Gómez, ya que los personajes de José Luís Ruiz y Norka Ramírez aparecieron primero en “Que buena raza” e incluso la de Norka volvió a tomarse en cuenta en forma parcial en “Misterio”. Sin duda lo hacen bien, pero queda claro que detalles como estos parecen ser la base de la hipótesis que estas miniseries, en su mayoría, son hechas al libre albedrío.

Y no debería ser así porque nuestros creativos deberían aprovechar este breve “auge” en aportar y no copiar. Talento existe pero solo con un buen producto se logrará éxitos que gusten a las mayorías.

Aquí se vuelve a aprovechar del talento de Luís Cáceres en lo único en que se ha especializado, ser “el patán de barrio” y salvo algunas diferencias actorales al final el personaje que le dan siempre es el mismo, en parte, a lo bien que se desempeña en base a las características personales que tiene.

Pero el acierto de Alexander radica en que lo ubica junto a Christian Islas que logra una buena perfección de su personaje (un tipo torpe y bonachón) y juntos dan vida al Tunche y al Culebra, unos torpes cazadores, con cara de malos y cuyas aventuras dan cierta agilidad a la trama.

Y es que Cáceres lo hace muy bien y esta vez gracias al apoyo actoral de su compañero vuelve a mostrarnos su capacidad para plasmar personajes de este tipo.

La niña no lo hace mal, por lo menos le da cierto respiro y tiene mayor desenvoltura escénica que el pequeño “chacaloncito”. Mientras Diego Bertie se luce en sus escenas, no tiene que aportar nada ni esforzarse mucho ya que la serie es una trama infantil sin mayores pretensiones que la de mostrar entretenimiento durante una hora.

Paloma Yerovi es otro fresco ingreso. La joven da para más y esperamos verla más seguido en este tipo de producciones. Por algo la continua producción de estas miniseries permite conocer mejores talentos que pueden ser útiles en futuras producciones.

El guión ha ido de menos a más, es una cinta infantil llena de fantasía que comenzó muy floja, pero ha ido creciendo, merced al buen desempeño de la dupla del Tunche y el Culebra, pero las pretensiones quedan ahí pues el equipo de Alexander no arriesga más, tiene el concepto que la historia debe girar en base a la niña, por lo que con situaciones empalagosas y un poco de fantasía, la trama gira y gira en lo mismo (un pretendido mensaje ecologista), hasta llegar a su conclusión final.

Esperemos mejores cosas tanto de Michelle Alexander como de Susana Bamonde, porque si bien ha habido bodrios como “Pide un milagro” e irregulares producciones como las historias de “Paquete y Camote”, sin embargo la mayor continuación de producción de miniseries puede ayudar a lograr que el producto sea cada día mejor. Sin ser un gran producto, Yuru… funciona por la ayuda actoral de ciertos personajes, pero eso no debe ser todo. Veremos que nos depara las próximas producciones de estas productoras nacionales.

"LA FEA MAS BELLA" VENCE AL OSCAR EN MEXICO

NOTA DEL EDITOR: Siempre hemos pensado que la competencia es saludable pues obliga no solo a mejorar nuestros productos sino, en base a campañas estratégicas, tratar de posicionarnos del liderazgo y cuando eso sucede, pues simplemente no podemos menos que elogiar el trabajo realizado por el equipo ganador.

Fuera de la competencia que se avecinaba en México, aquí en nuestras oficinas en Lima, la noche del domingo, nos habíamos reunido frente a los televisores conectados en las cuatro cadenas que transmitían los Oscar (Fox, y Enterteinment en la antesala, además de Frecuencia Latina y TNT en la transmisión), pero habíamos separado una para grabar los capítulos finales de "La fea más bella" por el canal de las estrellas, entre el refunfuño y las protestas de los que monitoreaban las noticias en ese momento, pues la noche del domingo también nosotros estábamos pendientes de lo que sucedía en torno a esta novela que felizmente llegó a su final. No la hemos visto aún (la hemos guardado para verla cuando tengamos tiempo), pero sin duda el gran trabajo de Televisa merece ser elogiado. Todo vale por el rating y cuando las estrategias son buenas pues no queda más que aplaudir al ganador. ¡Viva la competencia, caray! Que diferente es todo ahora, a diferencia de la época cuando Televisa, en México, reinaba sin que nadie le haga sombra en plena época del PRI, ahora tiene que luchar para ganar sintonía y eso bajo todo punto de vista es positivo. Veamos que dice el despacho al respecto: (Richard Manrique- el Informante).

MEXICO DF, 26 Feb. 2006, (Reuters).- El último capítulo de una popular telenovela de Televisa le dio a la cadena mexicana su mayor nivel de audiencia en siete años para derrotar a su rival TV Azteca, cuya transmisión de la ceremonia de los Oscar no logró atraer una gran cantidad de televidentes.
El domingo fue un día inusual para la televisión mexicana, con las dos cadenas programando sus shows más fuertes para casi la misma hora, en un año en que se espera caiga el gasto de anunciantes ante la falta de eventos políticos o deportivos.

"La fea más bella" de Televisa, un cuento moderno del patito feo, registró una medición promedio nacional de 43 puntos durante sus tres horas al aire en horario estelar, dijo el lunes una fuente de la industria a Reuters, citando cifras de un estudio de IBOPE.

De toda la audiencia que miraba la televisión abierta en el momento de la medición, 63 por ciento vio el final de la telenovela de Televisa, dijo la fuente. Televisa y TV Azteca tienen dos canales de alcance nacional cada una.

IBOPE, donde no hubo nadie inmediatamente disponible para hacer comentarios, suministra mediciones de 'rating' a las dos cadenas mexicanas privadas.

La noche de los Oscar de TV Azteca, que se esperaba atrajera mucha teleaudiencia por el inusual número de cineastas mexicanos nominados este año, promedió 9.5 puntos durante las casi cuatro horas de transmisión, agregó la fuente.

El canal TNT, que es llevado a los hogares mexicanos por el servicio de televisión satelital Sky de Televisa y su operadora de cable Cablevisión, también pusieron en el aire la ceremonia de los Oscar en vivo la noche del domingo.

"La fea más bella" es una de las producciones más exitosas de Televisa de los últimos años. Es una nueva versión del éxito colombiano "Yo soy Betty la Fea," que trata de una inteligente y torpe muchacha con bigotes que trepa en el mundo corporativo y conquista el amor de un importante ejecutivo.

El récord previo de audiencia de Televisa fue en 1999 con un partido de fútbol entre México y Brasil. El encuentro duró unos 90 minutos, frente a las tres horas del último capítulo de la telenovela.

Los ratings, que miden la cantidad de personas que miran ciertos programas en horas específicas, son el pan de cada día para las cadenas televisivas, que lo usan como un anzuelo de ventas para conquistar nuevos anunciantes.

Sin elecciones ni grandes eventos deportivos en el horizonte, la televisión mexicana dependerá mucho de las producciones propias para mantener las fuertes ventas publicitarias en el 2007.

De acuerdo con analistas, la elección presidencial de México y la transmisión del Mundial de fútbol representaron ingresos adicionales de 100 millones de dólares para cada una de las dos cadenas el año pasado.

martes, 13 de noviembre de 2007

MUNDO DE FIERAS: UNA HISTORIA DENTRO Y FUERA DEL SET


Lima, 08 Febrero 2007, Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú.- Las vacaciones de inicios de año nos posibilitaban, siquiera tener un poco más de tiempo para ver televisión y por ello nos dedicamos a observar lo que el cable nos brinda, y aunque ya habíamos visto sus primeros capítulos, el descanso de fin de año nos brindó la oportunidad de observar detenidamente esta producción mexicana llamada “Mundo de fieras” (llevada antes a la pantalla por la televisión venezolana, pero nunca difundida en la televisión peruana).

Esta producción de Salvador Mejía para Televisa relata la historia de Gabriel y Demián (Como siempre, buena actuación de César Evora), gemelos idénticos que fueron separados al nacer y cuyas vidas siguieron rumbos muy diferentes. Gabriel creció rodeados de lujos y querido entrañablemente por sus padres adoptivos; mientas que Demián padeció carencias y abandono.

Tanto sufrimiento acabó por envenenarle el alma y convertirlo en un delincuente. En un accidente que tuvo huyendo de la justicia, perdió una pierna. Al enterarse de la existencia de Gabriel, despertó en Demián un odio incontrolable y volcó en su gemelo toda su furia y resentimiento.

Pero la vida de Gabriel dista mucho de ser un jardín de rosas. Sufrió un accidente automovilístico en el que su segunda mujer, Joselyn (desabrida Edith Gonzáles), perdió al bebé que esperaba. Desde entonces, Joselyn no ha dejado de reprochárselo a Gabriel, a quien también cela obsesivamente, alejándolo cada día más de ella. A su casa llega Mariángela (irregular Gaby Espino), que será el inicio de cambios insospechados en la vida de todos, pero sobre todo... en el corazón de Gabriel.

Demián, por su parte, aprovechó el amor no realizado de Regina (correcta Laura Flores) para conquistarla con engaños. Regina es una mujer tímida y sumisa que estaba enamorada de Gabriel, pero los padres de ella evitaron que se lograra este amor.

Sin duda los creativos mexicanos generalmente la aciertan con la combinación perfecta, una historia que atrape y un elenco multiestelar. Así no había pierde. Sin embargo no contaron que la trama de la novela quedara un tanto relegada pues más interesante era seguir la historia entre bambalinas, ya que todo se trasladó a “la vida real” merced a algo tan común, dentro del ambiente artístico, especialmente el mexicano, como es el de “defender su fuero nacionalista” y no permitir que ningún “extranjero” opaque a las primeras figuras, vale decir el clásico egoísmo actoral y la lucha por mantener la supremacía dentro del elenco.

Pues bien, hace ya un par de meses atrás advertimos de ello y en nuestra critica del pasado ocho de diciembre en un artículo sobre el auge de las novelas colombianas decíamos “...En Mundo de fieras contratan a Gaby Espino para el estelar, sin embargo su actuación deja mucho que desear por el guión que la relega muy asolapadamente mientras se resalta a la villana de turno (la actriz mexicana Edith Gonzáles)…”

Efectivamente pues pese a que la historia comenzó muy bien merced al gran talento actoral reunido, advertíamos como en las presentaciones estelares de la novela siempre se resaltaba a Edith Gonzáles como la gran figura. Como no podíamos hacer un análisis más global del hecho, pues la novela recién empezaba, lo primero que pensamos, retrocediendo el tiempo y volviendo a finales de los ochenta, era rememorar el éxito que tuvo “Rosa Salvaje” la exitosa novela producida por el maestro Valentín Pimstein que tuvo la gran idea de contar en el estelar a la gran Verónica Castro junto a sus “dos hijos” de “Los ricos también lloran”, Guillermo Capetillo y la propia Edith, que ya tenía un nombre en el mundo artístico mexicano. Sin embargo, de la noche a la mañana, la rubia actriz abandonó el foro donde se grababa la novela siendo reemplazada por Felicia Mercado dentro del más absoluto hermetismo posible y la cosa no pasó a mayores. ¿Por qué Edith abandonó dicha novela? Muchos especularon de ciertos roces con la Vero y otros decían que no aguantó no tener mayor presencia estelar y se retiró aduciendo otros problemas. El asunto quedó ahí pues la novela fue todo un boom y nadie reparó en la ausencia de Edith, a pesar que Felicia Mercado no le dio ese matiz característico que tenia la cruel “Leonela” en dicha trama.

Recordando aquello es que establezco una explicación coherente al hecho del porque se resaltaba tanto a Edith dentro de las presentaciones, seguramente el productor deseaba tener una actriz de su talento (que sí lo tiene) y por ello accedió a darle una mayor presencia en la trama, algo que no tenía pies ni cabeza, pues no estamos ante una historia tipo “Rubí” donde la villana es la protagonista estelar. Aquí la historia gira en torno a Mariangela, pero inexplicablemente ese personaje es relegado y con ello la historia comienza a decaer, a la par que Gaby Espino tampoco encajaba en dicho rol.

Por eso es que muchos televidentes ya no mostraban tanto interés como en sus inicios y ya comenzaban a ver “otros defectos” como que la Espino era muy joven para Evora o que las historias secundarias no tenían atractivo suficiente como para seguir completa la novela. En fin, de todo se especuló, sin embargo Edith no redondeaba una caracterización lineal a su personaje, lucía por momentos fingida, sobreactuaba en varios pasajes y sus “asesinatos” aparte de inverosímiles no lograban que siquiera la “odiáramos” por hacer tantas “maldades” y eso que sus acompañantes (Helena Rojo y Michelle Vieth) lucían perfectas dentro de este “trío de víboras”.

El asunto es que las historias tras bambalinas mataron una novela que lamentablemente se prestó a los caprichos actorales, lo que perjudicó ostensiblemente la trama. Porque más allá de la actuación, buena o mala, de la Espino, sin duda debe ser complicado para un actor extranjero trabajar en un mercado tan difícil como México. Claro, no todos la pasan así, ahí tenemos el caso de muchos galanes que todavía siguen laborando sin problemas. Pero en el caso de las actrices extranjeras es donde vemos que los problemas subsisten. Recordemos los pataleos que se produjo cuando Gabriela Spanic protagonizó una novela y las declaraciones de Verónica Castro al respecto, la misma actriz peruana Patricia Pereyra (¿la recuerdan en "Vivir un poco", primera versión mexicana de la irregular producción "La Madrastra"?) que según decían tuvo "sus encontrones" por pretender un papel importante y "luchar" con una actriz llamada Daniela Castro que “tuvo su cuarto de hora” en su país.

Lo que sucede también, es que muchas actrices no aceptan que el tiempo pasa y ya no están para un estelar por lo que para “evitar malos ratos” las relegan al rol de “villanas de lujo”, no aceptan que el hecho de no ser “estelares” no les quitará jamás toda la trayectoria que tuvieron y que la han hecho toda una primera figura. En parte las comprendemos y hasta las elogiamos, por eso México es como es, pues para ellos sus estrellas son lo primero y después los otros. Con dicho respaldo los actores saben defender su fuero y no desean perder "su status" ante un extranjero que, lamentablemente, no todos conocen, dado que la programación de las televisoras mexicanas dan preferencia en un 90 por ciento a lo suyo ante un escaso espacio destinado para los programas o telenovelas de otros países. Por eso el que consigue triunfar en México tiene un doble logro.

Pero si elogiamos eso, también las estrellas deben dar un paso al costado y ser más sencillas tanto dentro como fuera del set. Sin ir muy lejos, Christian Meier, con toda una trayectoria internacional, viene a su querido Perú y se integra al elenco de una película animada de Alpamayo no importando si se le resalta o no, total su trayectoria no será desconocida por el hecho de no figurar en un estelar. Lo mismo puede decirse de Diego Bertie, tres veces protagonista de telenovelas internacionales, pero llega a Lima y de inmediato se integra al reparto (ojo no protagonista) de una serie nacional.

Y así los ejemplos pueden seguir. En todo caso lo mejor de “Mundo de fieras” aparte de César Evora, lo constituye Ernesto Laguardia, con poco pelo y hasta distante a su pinta de galán, pero que se consolida sin mucho esfuerzo como el mejor, no necesita de tantas poses, simplemente es como es y le da un aire fresco a la trama y sobretodo con un gran sentido de interpretación. Sin duda un gran actor que no necesita de peinados ni ropa a la moda para mostrar ante las cámaras lo que es. Un actor para todo tipo de interpretación.

Dentro de las féminas, un grato “respiro” lo constituye Sara Maldonado que opaca a muchas integrantes del elenco por su gran feeling ante cámaras. Esperemos verla en otras producciones porque puede lograr un buen ascenso actoral a pesar de su mediana estatura.

Seguramente pronto el gran público peruano (que no lo puede ver por el cable) tendrá la oportunidad de ver esta producción por el canal más charro del Perú (no se necesita ser adivino para saber, que nos referimos a América Televisión) que muy posiblemente transmitirá pronto esta novela y veremos como le va en señal abierta a esta producción que dejo muy buenos temas para comentar, tanto dentro como fuera de la ficción.

FICHA TECNICA
Título: Mundo de fieras
País: México
Año: 2006.
Reparto: César Evora, Edith González, Gaby Espino, Ernesto Laguardia, Helena Rojo, Laura Flores, René Casados, Sebastián Rulli, Sara Maldonado, Michelle Vieth, Claudio Báez, Juan Peláez, Lupita Lara, Dulce, Carmen Salinas.
Historia Original: Ligia Lezama, Marissa Garrido, Alberto Migré y Liliana Abud
Adaptación: Julián Aguilar y Mauricio Aridjis
Productor Ejecutivo: Salvador Mejía.
Emisión: Canal 10 de Cable Mágico.

miércoles, 7 de noviembre de 2007

PERU CAMPEON: VOLVER A LOS SETENTA A TODO COLOR

Lima, 30 Enero 2007, Por: Richard Manrique Torralva / El Informante.- Se viene emitiendo la primera miniserie del 2007 llamada “Perú Campeón” a través de América Televisión quien aprovecha las vacaciones de “Así es la vida”, su serie más exitosa y rentable, para emitir las tres producciones que ha adquirido con productoras independientes para “tentar suerte” y llenar el vacío dejado por la producción de Efraín Aguilar para ver que tal les va con esta nueva corriente que ha dado satisfacciones a algunas productoras y que, por ser más rentable además que no hay pierde, se producen no importando, muchas veces, que el resultado sea irregular o deficiente, total todo vale, en este medio que lucha por sobrevivir ante la escasez de buenos profesionales que sean capaces de hacer algo mejor y no copiarse de otros que con mejor criterio empezaron un camino que algunos copian alegremente solamente por ganar rating y dinero.

Tenemos ahora “Perú Campeón” que intenta recrear en algo la época gloriosa de nuestro fútbol nacional con algunas realidades de lo que sucede actualmente, pero basado mayormente en la vida de tres futbolistas que luchan por alcanzar la gloria y superar sus problemas, tanto en el hogar como contra aquellas vicisitudes que la fama le ha dado y que puede “marear” a muchos deportistas que de la noche a la mañana lo tienen todo gracias al buen juego que muestran en la cancha.

La historia transcurre entre 1968 y 1982: catorce años en los cuales el fútbol peruano cosechó los últimos grandes triunfos que hasta hoy se recuerdan con nostalgia. Son Tres jóvenes amigos que viven en la Unidad Vecinal No. 3, cuyo máximo objetivo es ser jugadores profesionales de fútbol, la trama nos llevara a lo que significó para su generación, el mundial México 70, la Copa América 75, y finalmente el mundial España 82.
Teobaldo (Julio César Baluarte) es un joven mulato que posee un don, el fútbol, siendo su especialidad el mediocampo. Él vive con su madre, Lucha (Tatiana Espinoza), una bella mujer que fue abandonada con su hijo, muy joven. Andrés (Edwin Vásquez) es un mestizo que vive con su madre y sus dos hermanos. Andrés es el sostén de su familia. Sin embargo, su padre es un sujeto lumpen (Julio Marcone) que los maltrata y les quita el dinero. A pesar de los problemas al joven le gusta jugar al fútbol con gran fuerza.

Jorge o Pocho (Juan Carlos Pastor) es el "blanquito" del barrio vive con sus abuelos quienes le recuerdan constantemente su pasado en la alta sociedad, en especial su abuela. Pocho ha aprendido a tener calle. Trabaja vendiendo de puerta en puerta, pero su pasión es el fútbol y quiere ser el mejor arquero.

Los tres son los mejores amigos del mundo, pero no logran tener disciplina en el fútbol ya que debido a la falta de una figura paterna deben trabajar todo el día. Pero aparece en sus vidas Fabio (Carlos Mesta), un ex profesor de educación física desempleado por problemas en su "salud mental". Él se ofrece a entrenarlos llegándose a convertir en el "padre" de estos jóvenes. Fabio los motiva, les enseña autoestima y a ser mejores cada vez. Curiosamente, su transtorno mental es hasta útil para generar euforia entre sus pupilos.

La historia gira en base al guión de Eduardo Adrianzén que trata de mostrar la vida de los jugadores de fútbol con sus virtudes y defectos mostrando tres historias paralelas que tienen que ver con el mundo del fútbol.
Aunque muchos crean ver en la historia, la vida de algunos grandes ídolos de aquella época, ello es totalmente lejano pues Adrianzén le da a cada personaje varias diferencias sustanciales. Sin embargo dentro de los problemas que tienen los protagonistas de la historia, el guionista le inyecta más dosis de la realidad actual que la de aquella época para de algún modo atrapar a la audiencia con algo que es vox populi dentro del chismorreo popular, como por ejemplo la relación existente entre las vedettes y los futbolistas.

Y con ello no queremos decir que en aquellos años nuestros futbolistas eran “santos”, pero hay mejores historias que se pudieron extraer de lo que sucedía en aquella época que lo que ahora acontece y que merced al periodismo de espectáculos ya todos conocemos.

Por lo demás Adrianzén no satisface del todo con la historia de Andrés "Flecha" Jiménez y su relación con las mujeres, pues esas dos “vedetuchas” no le llegan a los talones a nuestras vedettes nacionales. Aparte de una mediocre actuación, las jóvenes no convencen en su rol de “vividoras que van tras la billetera gorda”, en parte a que la historia es de lo más simplona. Se nos ocurre que las Tula, Mariella, y hasta las Maribel la pudieron hacer mejor e incluso, como algunas actrices lo hacen, interpretarse a si mismas. Porque la verdad, las dos actrices que fungen de “vedettes” dejan mal parado al gremio.

Adrianzén nos lleva a los setenta, pero no obstante su esfuerzo (la música del Dúo Dinámico, Camilo Sesto, entre otros, le da un grato complemento a la historia, así como mostrar las bolsas de compras de Scala Gigante o Monterrey), hay detalles que no deberían haberse escapado, como presentar continuamente ese “frente a frente” de Jeannette como canción sesentera cuando la versión de Manuel Alejandro y Ana Magdalena pertenece a los años ochenta, además de que en la fallida actuación de las "actrices vividoras" utilizan temas de fondo que no pertenecen a la época que intentan mostrar, por si fuera poco, el término "vedettes", no se utilizó a fines de los 70; tampoco se les podría llamar "cabareteras" ni "copetineras", porque a decir verdad, lucen demasiada ropa.

Adrianzén desperdicia una buena oportunidad en mostrar un mayor realismo a la trama, quizás, ¿porque no?, emulando a otros directores, podría haber mostrado la historia en blanco y negro, porque las gratas imágenes de los comerciales y los partidos de fútbol de la época (sensacional las imágenes del Perú-Bolivia en Lima, que jamás hemos observado en televisión ni siquiera cuando el canal, por aniversario, nos muestra “su archivo dorado”) simplemente estas imágenes pasan desapercibidas porque al volver a nuestra pantalla colorizada, esta no ayuda a una mejor visualización de la trama (Esa Unidad Vecinal pudo “disfrazarse” mejor si la historia no era a color). Ahora comprendemos a Steven Spielberg cuando nos muestra la “lista de Schindler” en blanco y negro o a Robert Rodríguez mostrando su época de violencia en “Sin City”. Aquí Adrianzén debió arriesgar con estos toques visuales que le pudo haber dado mayor atractivo al guión.

Por otro lado no hay una historia dentro de la trama misma que se imponga por sobre las demás. Todas están parejas y por ello las actuaciones simplemente son equitativas. La mejor historia es la de Jorge o Pocho quien con su contradictorio idilio con la hippie Alma (Marisol Ramos) por lo menos atrae. Quien sabe si dentro del reparto la que mejor desempeño tiene es Cécica Bernasconi quien se acopla bien en su rol de Carmen, una bella mujer, madre de un niño y casada con nada menos que un Coronel del ejército, que se involucra en una tormentosa relación con Teobaldo. Ella comenzó algo dubitativa parecía, por las escenas mostradas, que no quería darle ese beso apasionado a “su amante”, sin embargo se soltó de a pocos y cumple destacada labor.
Otro que crece es Franklin Dávalos, quien interpreta a Néstor por las variaciones que tiene en su rol de periodista deportivo que, parecen, tratar de emular al “maestro” Roberto Salinas que por lo demás, asesora a la producción en lo referente a la parte de investigación deportiva.

“Perú Campeón” es un regreso a una época de triunfos y de glorias, ha comenzado con buen pie en un horario sumamente competitivo, aunque seguimos pensando que el resultado pudo ser mejor.

IMPORTANTES ACTORES INTEGRAN LA NUEVA PRODUCCIÓN "QUIERO CONTIGO" QUE YA COMIENZA A GRABARSE EN MIAMI

Miami, 23 Enero 2007, Especial para El Informante Perú.- A partir de hoy en Miami arrancan las grabaciones de la nueva producción de Ignacio Sada y Alfredo Schwarz para una nueva coproducción de Televisa y Fonovideo, llamada tentativamente “Quiero Contigo” en donde figuran en sus estelares Adriana Fonseca, Gabriel Soto y Victor Gonzalez, además de importantes actores como Elluz Peraza, Víctor Cámara, Julieta Rosen, Adamari López y Geraldine Bazan.

EL REGRESO DE ADAMARI LOPEZ

La novela tiene como novedad el regreso de Adamari López quien reaparece después de recuperarse del cáncer al seno que la alejó temporalmente de las telenovelas. Ella será la villana de la trama. La actriz ha declarado que prefirió quedarse en Miami al lado de su esposo, el cantante Luis Fonsi por ello estará en la nueva producción de Fonovideo que es la empresa que trabaja en Estados Unidos con Televisa.

GERALDINE BAZAN VUELVE A LA PANTALLA CHICA

"Quiero contigo" es una melodrama juvenil que se transmitiría este año por Univisión y tal como es el estilo de los productores nos trae un gran grupo de talentosos actores. Entre ellos tenemos a la bella actriz mexicana Geraldine Bazan que vuelve nuevamente a la pantalla chica en este, su cuarto proyecto desde que radica en los Estados Unidos.

La actriz mexicana regresa a los set en Miami encarnando a Verónica. Ella radica en Miami, realizando su cuarta telenovela fuera de su país, que dicho sea de paso es el núcleo de las televisoras en español en Estados Unidos, actualmente.

Geraldine quien pronto celebrará su cumpleaños llegó a Miami hace un par de años y en base a esfuerzo y talento firmó con Venevision-Univision para integrarse a la Telenovela “Soñar no cuesta”. Un año mas tarde, en el 2005 con Televisa-Fonovideo interviene en la telenovela “El amor no tiene precio”, luego a principios de este 2006 con NBC Telemundo participa en la exitosa telenovela “Tierra de Pasiones”.

PAQUETE Y CAMOTE, AVENTURAS DE NAVIDAD: PUNTO FINAL A LAS MINISERIES DEL 2006

Lima, 3 Enero 2007, Por: Richard Manrique Torralva / El Informante.- Llegó a su final la miniserie “Camote y Paquete: Aventuras de navidad” la misma que concluye, por el momento, con el ciclo de miniserie producidas en el 2006.

Esta vez Daniel más conocido como “Camote” (Johan Mendoza), un pequeño niño de once años luego de quedarse a vivir con su abuelita (Haydeé Cáceres) sufre por el repentino fallecimiento de ella, lo que obliga al niño a buscar a su antiguo amigo Emilio conocido como “Paquete” (Ramón García) ya que un inescrupuloso “familiar” (Miguel Iza) busca quedarse con la custodia del niño por la herencia que éste heredaría.

Esta nueva producción pertenece a Susana Bamonde quien crea su propia productora IMIZU SAC y bajo la dirección de Aldo Salvini llevan adelante esta historia sacada, más que nada, aprovechando las fiestas navideñas.

Aunque diremos que por la poca creatividad del guión, parecería que la historia es solamente emitida para cumplir, por la simpleza de sus diálogos y la escasa dirección artística.

No nos cansaremos en seguir insistiendo que Johan Mendoza es un niño con talento y cierta proyección, pero sin previa preparación (algo muy común en el país) no se puede darle un estelar para que haga lo mismo de siempre. Porque el pequeño actor es el que lleva el peso de la serie, pero siendo siempre el mismo, con similar caracterización desde que participó en la miniserie sobre la vida de “Chacalón”, sin ninguna diferencia actoral, con las mismas limitaciones, los mismos gestos y peor aún, cuando nos entregan una historia contada tantas veces, por otros, que ya suena trillado.

¿Y porque se hace eso? Simplemente por “exprimir” al máximo la cierta popularidad del niño y con ello sacar adelante una producción al que por lo visto sólo le interesan captar dividendos. Pero ¿y la historia? Bien gracias.

La historia es simplista e inverosímil. Como siempre decía el maestro Alfred Hitchcock, el villano es la verdadera estrella del guión, sin él no hay interés en la trama pues, poco podrán realizar los demás actores aunque el argumento fuera “una maravilla”. Aquí la historia infantil intenta llevar el melodrama hacia una parábola que peremnice "el amor, la bondad y la unión" ante la ausencia de un auténtico villano que les haga la vida imposible.

Lástima nomás que como Johan es el eje central de la trama, sus “vivezas y sentimientos” no llegan a compenetrarse con el televidente (¿será por eso que la sintonía no le fue favorable?) pues la historia es de los más insulsa.

Los actores sólo cumplen con las indicaciones del guión por ello Tatiana Espinoza y Marcelo Oxenford realizan una función casi estática. La irregularidad imperante, tal vez, tenga alguna diferencia en Amparo Brambilla quien convence como la persona encargada de llevar a “Camote” al orfelinato.

Esperemos que el padre de Johan Mendoza (su manager) lo haga estudiar actuación y no se maree con la popularidad que hoy ostenta. Pues la televisión lo “exprimirá” a más no poder, para cuando pase al olvido, le diga adiós ya que, lamentablemente ciertos productores, sólo esperan este tipo de oportunidades para buscar notoriedad y un mejor presupuesto. Lo demás, poco importa.
Termina el 2006 y se cierra este ciclo de miniseries, algunas con más sintonía que otras, pero lo importante es que el actor peruano ha podido encontrar otra oportunidad para mostrar su talento.

En este año 2007 ya anuncian otras interesantes historias y proyectos que ya están en la mente de los productores. Enhorabuena porque la producción nacional debe crecer y si es así esperemos que también las remuneraciones de nuestros actores sean tan equitativas como su talento. Este año ha habido más de una protesta por los bajos sueldos que estos perciben. Los productores deben recordar el papel fundamental que juegan los actores en estas miniseries. Por ello esperemos que las cosas mejoren este año. Hace un tiempo atrás una amiga, representante de actrices internacionales, nos comentaba su sorpresa por los bajos sueldos en el Perú, pues a una de sus actrices querían contratarla para una telenovela, pero lo descartó de plano pues los sueldos eran tremendamente ínfimos. Si así fuera esto, entonces ¿Cómo serán los sueldos para nuestro intelecto peruano?. Indudablemente, las cosas deben mejorar, en ese sentido.