martes, 22 de enero de 2008

MARINA: UNA HISTORIA TANTAS VECES CONTADA



Lima, 21 Diciembre 2007 (Por: Richard Manrique Torralva - El Informante Perú).- Marina, es una telenovela irregular, no obstante cautiva y atrapa por ese truculento guión, una historia tantas veces contada, que puede ser empalagosa, irrisoria, sosa y hasta fantasiosa; pero tiene esa “curiosidad” que cautiva, por ello la historia tiene más de un adepto en nuestro medio; a pesar que en varios países fue un rotundo fracaso.

UNA HISTORIA MUY CONOCIDA

La telenovela está basada en una radionovela original de la escritora cubana Inés Rodena que fue realizada por primera vez en Venezuela para la telenovela “Raquel” (Venevisión-1973). En México fue escrita y adaptada por María Zarattini Dan en su primera etapa para “Los ricos también lloran” (Televisa-1979). Tras el apabullante éxito de rating de dicha telenovela, su productor Valentín Pimstein decide alargar la historia. Zarattini se rehúsa a estirar la trama, aduciendo que ésta no da para más, y presenta su renuncia. En su reemplazo, Pimstein convoca al escritor venezolano nacionalizado mexicano Carlos Romero, quien le propone una audaz e insólita idea: empalmar a la historia original de Rodena otro argumento de la misma autora, para así asegurar un alargue con más sucesos, y mantener el interés del público (luego del final feliz entre los protagonistas, Mariana sufre una “locura temporal” y regala a su hijo).

Es así que por primera vez una telenovela mexicana se convierte en un "doble remake", práctica que, con el tiempo y hasta la actualidad, se hará habitual en las producciones dramáticas de Televisa. En el año 1995 se estrenó un remake de la telenovela llamado María la del Barrio protagonizado por la cantante Thalia, Fernando Colunga e Itati Cantoral. Fue producida por Angeli Nesma Medina. El remake batió todos los records de audiencia.

Romero en todas sus novelas conserva los nombres del primer escritor ya sea alargues, ampliaciones o lo que sea que haga, siempre el nombre de la autora que empieza es la que se queda. En “Maria la del barrio”, por ejemplo no puso el nombre de la autora que escribió la parte del regreso de Soraya sino que se conservo el nombre de Inés Rodena como autora general a pesar que ya sabemos que tiene otras fuentes; como la entrada a la cárcel de la protagonista y su perdida de memoria. Sólo en “Inocente de ti” se le dio crédito a la autora del empalme respectivo.

En Venezuela por ejemplo, se adaptó esta historia de Inés Rodena como “colchón” de alargue para la historia de la alumna que se enamora de su profesor ¿Recuerdan Carmín?. Es que la novela peruana se pasó en dicho país con buena sintonía, a tal punto que el tema principal interpretado por Roxana Valdivieso fue cambiado ya que su voz grabado en mono y no en sonido stereo, como ya se utilizaba, casi ni se escuchaba y la popular canción del “chino” Figueroa entonces fue interpretada por la juvenil cantante venezolana Karina, que tuvo “su cuarto de hora de fama” en dicho país.

Por ello los venezolanos adaptaron su propia historia (Abigail-RCTV), no obstante como la historia era muy corta pues la empalmaron con la versión de Inés Rodena y le agregaron también “más problemas” a la trama con lo que mantuvo la audiencia deseada (en el Perú fue un éxito, incluso se pasó en México con buena sintonía y ello derivo que Fernando Carrillo, uno de sus protagonistas, fuera contratado en el país azteca).

Y precisamente todo este tipo de alargues telenoveleros lo vemos ahora en “Marina”, un argumento de Inés Rodena que tiene mucho de “Abigail” más que de sus otras “hermanas gemelas” (la novela es una adaptación de “Los ricos también lloran”, “Maria la del Barrio”, “Abigail” y “Raquel”) pues la trama presenta un triangulo dramático bien definido, los protagonistas y la villana cruel quien en algún momento pasa a ser la protagonista principal de la historia (sobretodo cuando mata a la hermana gemela y recibe su merecido en su atractivo final).

Marina es la telenovela de Telemundo que se filmó en Acapulco - México a cargo de la productora mexicana Argos, que combina elementos de varias tramas clásicas del género además de marcar el lanzamiento de la joven actriz mexicana Sandra Echeverría en su primer papel protagónico y cuenta en su elenco con actores como Mauricio Ochmann quien luego fue reemplazado por Manolo Cardona, Humberto Zurita y Susana Dosamantes y la despampanante actriz cubana Aylín Mujica, quien interpreta a las dos hermanas gemelas (una buena y otra mala) en la historia.

Para este papel Aylín dejó TV Azteca, televisora donde fungía como presentadora del programa matutino Tempranito. Los directivos del canal no vieron con buenos ojos esta salida y calificaron a la actriz de desleal.

LA HISTORIA

Marina es la historia de una dulce y valiente muchacha (irregular Sandra Echeverría) que se gana la vida como lanchera en Acapulco. Su mundo se derrumba cuando su madre muere inesperadamente y Marina entra a vivir a la fastuosa mansión de Los Alarcón Morales; familia de alto abolengo donde la humilde muchacha no será bien recibida por todos.

En aquella casa, Marina se encuentra frente a frente con la maldad y el desprecio, pero también con la dulce protección de Don Guillermo (Humberto Zurita); quién en verdad es su tío. Ella sin saberlo, es tan dueña como los demás miembros de esa familia de todo aquel lujo que la rodea.

Y será precisamente allí donde Marina encontrará el amor de la mano de Ricardo Alarcón (irregulares Mauricio Ochmann y posteriormente su reemplazo Manolo Cardona); un apuesto joven cuya única profesión en la vida es gastar el dinero de la familia, y quién a la vez, vive un tormentoso matrimonio con su histérica esposa Adriana.

El propio Ricardo queda prendado de la sencillez de Marina y ambos terminan irremediablemente enamorados. Muchas de las personas que los rodean, lucharán por separarlos.

La vida cambia inesperadamente para la joven lanchera, cuando finalmente logra alcanzar su sueño de amor y se casa con Ricardo, pero nuevamente una mano enemiga truncará la felicidad de la muchacha, pues su hijo; fruto de su amor con Ricardo le es robado.

Desde éste momento, la vida de Marina cambia bruscamente y su alegría se transforma en tristeza, sus risas en lágrimas y sus alocadas ocurrencias, en un calvario de dolor y desesperación por encontrar aquel hijo robado.

TELENOVELA IRREGULAR

“Marina” a pesar de su historia carece de emotividad y adolece de un buen reparto protagónico. A los actores les queda muy grande este tremendo paso en su carrera. Sandra Echevarria no tiene el encanto de Verónica Castro, la dulzura de Thalia, la simpatía de Catherine Fulop ni mucho menos el talento de la gran Doris Wells.

Sandra carece de movimiento escénico para mostrar mayor desenvoltura a su papel, por ello se queda en muchas ocasiones en forma estática sin ningún desenvolvimiento dramático que nos haga compenetrarnos con su papel. Ni que decir de su contraparte, pues los actores, Mauricio Ochmann y posteriormente su reemplazo Manolo Cardona, lucen de lo más acartonados fingiendo una falsa historia de amor.

Sin duda a los protagonistas les falta mayor experiencia en este tipo de producciones, sino veamos, por ejemplo, como en “Tierra de pasiones”, los protagonistas masculinos son de lo más inexpresivos y hasta acartonados en algunas escenas, pero se desenvuelven bien gracias a su cautivante guión y al buen complemento actoral que tienen a su lado.

Todo lo contrario sucede aquí, pues el casting es de lo más irregular, Susana Dosamantes, en lo suyo, solo aportando lo que guión le indica y Humberto Zurita, totalmente desaprovechado y en un personaje que no está como para él.

Pero el guión atrae porque como decíamos líneas arriba, la historia se asemeja más a “Abigail” por ello se centra en las maldades de la villana de turno. Un complemento bien estructurado en base a las gemelas, una especie femenina de Caín y Abel, que fue bien llevado por Hilda Abrahams en “Abigail”, pero que aquí Aylín Mujica, sin estar a la altura de la venezolana, saca provecho del mismo, gracias a la inquietante historia y a su exuberante cuerpo de “hembra maléfica” y allí la trama levanta en algo, esta producción regularona, pero con adeptos.

Eso sí, a pesar de que su argumento sea de lo más banal e irrisorio, logra algunos aciertos como en la belleza de sus locaciones, la buena escenografía y, los que gustan de las ropas, su buen vestuario.

Con todo, “Marina” no fue un buen producto, merced al empeño de Telemundo de copiar el éxito de otros. Falta todavía ese final de lo más truculento que sólo gustará por el final de la malvada “Verónica”. Aunque si usted vio las anteriores novelas de éxito, ya mencionadas por este redactor, no tendrá que adivinar lo que sucederá aquí.

Ahora que Telemundo ya adquirió su estudio para producir sus telenovelas en México, se espera que las producciones que vendrán sean superiores porque copiar no siempre es sinónimo de éxito asegurado. Recuerden que ya son vistos cautelosamente por Azteca y la principal televisora mexicana, Televisa, por ello la competencia será atroz, pero triunfará el que brinde mejores productos que gusten a esa gran masa de televidentes que gozan con este tipo de producciones. Veremos como les va.





ALEXANDRA GRAÑA Y LORENA CARAVEDO ACOMPAÑARAN A MARISOL AGUIRRE EN LA NUEVA TELENOVELA "LA PRE"


Lima, 21 Diciembre 2007, (ANDINA).- Las actrices Alexandra Graña, Mariloli López y Lorena Caravedo acompañarían a Marisol Aguirre en la telenovela “La Pre”, en la que se contará como protagonista al líder de la agrupación Néctar, Deyvis Orozco, adelantó el productor Michel Gómez.

También se ha convocado a los actores Carlos Mesta, José Luis Ruiz y Carlos Cano, anotó.

“Quisiera contar con estos actores, les he propuesto contar con ellos en esta producción por lo que espero se llegue a concretar”, declaró Gómez a la agencia Andina.

Marisol Aguirre, separada del actor Christian Meier, hará el papel de la madre del personaje que interpretará Dayvis Orozco.

Agregó que la historia narra las vivencias de muchachos que están en una academia preuniversitaria, y recordó que lo que antes iba a ser una miniserie se convertirá en una telenovela.

“No he realizado miniseries, por lo que he decidido hacer una telenovela de esta historia”, explicó.

Además indicó que tiene dos proyectos para el próximo año, entre los que destaca un largometraje.

"ESTA SOCIEDAD II" SE TRANSMITIRA EL 2008 A LA MEDIANOCHE



Lima, 21 Diciembre 2007, (ANDINA).- El productor Aldo Pinasco anunció que la producción nacional ‘Esta sociedad II' se encuentra en proceso de post producción y que será transmitido en el horario de la medianoche debido a que abordará temas de sexo y drogas. “Ya estamos terminando el trabajo de post producción y tomaremos unas pequeñas vacaciones para iniciar el próximo año con dos proyectos que tenemos en mente”, indicó Pinasco a la agencia Andina.

Agregó que el horario para la transmisión se debe a que el temática de la serie es fuerte en comparación de la anterior.

“La temática de la trama es más fuerte, hay temas de drogas y sexo, que no es apto para el público en general, por eso es mejor que se transmita a la medianoche”, refirió.

En torno a los proyectos en agenda, Pinasco anotó que uno de ellos es de corte policial que viene preparando hace algunos meses y el otro es una comedia, cuyo rodaje se realizaría en mayo del 2008.

“La comedia es la historia de un hombre, podríamos decir no el galán al estilo Christian Meier, pero tiene un encanto natural para conquistar a las mujeres”, explicó.

A MEDIADOS DEL 2008 SE GRABARA LA SEGUNDA PARTE DE LA SERIE "MI PROBLEMA CON LAS MUJERES"

Lima, 14 Diciembre 2007, (ANDINA).- La segunda parte de la producción ‘Mi problema con las mujeres’ se grabará a mediados del próximo año, confirmó el productor de JC film, Jaime Carbajal.

Esta miniserie dirigida por Frank Pérez Garland, cuenta la historia de José, quien acepta someterse a una terapia para superar la dificultad que tiene para entablar una relación sentimental estable.

En esta primera parte se contaba con la participación de los actores Alberto Isola, Giovanni Ciccia, Paul Vega, Gianella Neyra, Vanessa Saba, Rossana Fernández Maldonado y Melania Urbina.

La primera entrega era una secuencia de 24 capítulos televisivos, cada uno de 60 minutos de duración.

En la secuela del segundo sitcom (serie cómica), el productor de Jc films manifestó que no contará con la participación de Gianella Neyra y Rossana Fernández Maldonado, cuyos personajes serán reemplazados por dos actrices mexicanas.

SE LANZA LA NUEVA PRODUCCION DE TELEMUNDO "VICTORIA" CON ACTORES PERUANOS EN EL REPARTO


Lima, 03 Diciembre 2007, El Informante Perú.- Finalmente esta noche en el horario estelar Telemundo presenta su nueva producción llamada "Victoria" que esta importante cadena estrenará dentro de su programación, en el lugar de "la Esclava Isaura", en el llamado Prime Time.

La novela presenta a Victoria Ruffo, Arturo Peniche y Mauricio Ochmann en los estelares. Junto a ellos Geraldine Bazan, Laura Perico y los peruanos Javier Delgiudice y Diana Quijano, quienes figuran dentro del reparto de esta telenovela que ha causado expectativa.

"Victoria" no es otra cosa que el remake de la serie "Señora Isabel" que tanto éxito tuvo en la televisión colombiana. Aunque dejemos claro que dicha serie y todos sus demás remakes tampoco fueron boom de sintonía en la mayoría de países donde se transmitió, como por ejemplo el Perú.

LA HISTORIA

Señora Isabel, fue una serie escrita por el desaparecido director y libretista colombiano, Bernardo Romero Pereiro que relataba la historia de una mujer de 50 años que se enamora de un hombre más joven después de sufrir de un desdichado matrimonio que la había alejado de creer de nuevo en el amor.

Esta serie cosechó éxitos en su país (Colombia) y también en algunos otros países. Señora Isabel, fue escrita por Romero para que fuera protagonizada por su esposa Judy Henríquez y por el actor Luís Mesa. Su impecable trama unido al excelente nivel de actuación y producción fueron la clave del éxito de esta recordada producción.

Romero Pereiro fue el creador de éxitos colombianos que traspasaron las fronteras colombianas como “Las Juanas”, “La Potra Zaina” (llevada a México con el título de "Apuesta por un amor", entre otras, al igual que su última creación “Lorena”, estelarizada por Coraima Torres y que tuvo buena sintonía en Colombia).

El éxito arrollador de la serie “Señora Isabel” en toda Latinoamérica hizo que en el año 1998, TV Azteca de México y la Productora Argos contrataran a Romero Pereiro para escribir la versión en telenovela de dicha serie que se llamó “Mirada de Mujer” que lo escribió junto con su hija, Jimena Romero Henríquez, la novela, protagonizada por Angélica Aragón y Ari Telch, se convirtió en un éxito de la televisión mexicana, y fue distribuida por cientos de canales en todo el mundo.

La novela que tuvo buenos comentarios y un reparto de primera. Angélica Aragón, Fernando Luján, Ari Telch y una promisoria Bárbara Mori dentro del reparto, la convirtieron en una de las favoritas en el país azteca. Gracias a ello, Bernardo Romero Pereiro, estuvo un tiempo en México y escribió "Amar querer con alevosía" que estelarizaron Christian Meier y Bárbara Mori, así como la versión mexicana de "La juanas".

DETALLES DE ESTA PRODUCCION

- Esta producción marca el debut de Victoria Ruffo en telenovelas internacionales fuera de México. La actriz nunca traspasó fronteras, por lo que ahora veremos como le va fuera de su tierra.

- La juvenil actriz Geraldine Bazan será Paula Mendoza, una destacada Abogada, hija de Victoria Ruffo y Arturo Peniche. A Geraldine quien ahora lucirá pelo oscuro, los peruanos la vemos actuando en "Tierra de pasiones" telenovela que goza de buena sintonía a pesar de lo horroroso que canta Gabriela Spanic (pronto estaremos comentando esta producción).

- Un detalle que no debemos pasar es que el titulo de esta producción, seguramente para homenajear y sentir bien a su estrella. Ya fue tomado anteriormente por Televisa en otra producción que tuvo regular sintonía en México y en nuestro país también. Esa telenovela también se llamó "Victoria" (1987-Televisa) y la actriz mexicana compartió el estelar con Juan Ferrara. Ambos actores salieron peleando y la Ruffo salió hablando cosas ofensivas contra el actor. Inicialmente dicha novela producida por Ernesto Alonso iba marcar el debut en México del actor venezolano Carlos Matta, luego del éxito de “Topacio” en tierras aztecas y de los buenos comentarios de “Cristal” (producción, que a pesar de tener su remake mexicano llamado “El Privilegio de amar” nunca fue emitida en tierras aztecas). Finamente Carlos desistió de ir a México y para mala suerte de Victoria compartió roles con Ferrara.

- Arturo Peniche es un actor que ya ha trabajado en otros países. Antes que "Zorro, la espada y la rosa", Peniche en los ochenta tuvo un pequeño paso por Venevisión estelarizando "María María" (de gran éxito en el Perú y otros países) junto a Alba Roversi y un pequeño papel en "Emperatriz" (una de mis telenovelas favoritas), posteriormente hizo una telenovela, prestado por Televisa, en los Estados Unidos para José Enrique Crousillat llamada "Morelia" de gran éxito en nuestro país.

- Nuevamente el talento peruano está bien representado pues los actores Javier Delgiudice y Diana Quijano, figuran dentro del reparto de esta novela. Ambos son talentosos por lo que esperemos que les vaya bien en esta nueva aventura televisiva.

Veremos como le va esta vez a Telemundo con esta nueva producción. Aunque, este redactor tiene sus reparos con Mauricio Ochmann que ya lo hemos visto en "Marina" que se pasa por Perú con regular sintonía (en breve estaremos comentando esta producción) y la verdad que no convence como galán y está lejos de Ari Telch (que tuvo un buen protagónico en el remake mexicano de esta historia llamada “Mirada de mujer”), pero hay que darle el beneficio de la duda. Así que esperemos el debut para dar una mejor opinión al respecto.

sábado, 19 de enero de 2008

ENZO VIENA: EL ETERNO NINO


Lima, 27 Noviembre 2007, (Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- A primeras horas del día, la noticia sobre su sensible fallecimiento comenzaba a rebotar en todas las redacciones periodísticas.

Ha partido Enzo Viena. El destacado actor argentino que participó en varias producciones de cine, teatro y televisión de su país. Lamentablemente no pudo recuperarse del derrame cerebral que sufrió por un accidente automovilístico. Viena, murió el domingo a los 74 años al cabo de tres meses en agonía. Estaba conectado a un respirador artificial bajo un coma farmacológico.

SU TRAYECTORIA EN ARGENTINA

Felipe Enzo Viena, su nombre completo, participó en muchas producciones en su país, fue intérprete de películas tales como "El diablo metió la pata" y "El derecho a la felicidad", también participó en series y telenovelas.

Nacido en Santa Fe, debutó en 1950 y continuó su carrera en el Teatro Artes, donde actuó durante cinco temporadas en la compañía de Esther Parodi.

Ya en los 50 formó pareja con Gilda Lousek, con quien estaba casado, en “Una cita con la vida” y “He nacido en Buenos Aires”, que tuvo su secuela teatral en “Mi Buenos Aires Querido”. Entre su filmografía figuran también “Bettina” y “La sentencia”.

Su debut en televisión fue con “Amor en sí bemol”. Más tarde, continuó con Gilda Lousek en el legendario ciclo humorístico “Matrimonios y algo más”. En los inicios de los 90, se destacó como el padre de Carlos Calvo, en “Amigos son los amigos”, otra telecomedia que lo haría un personaje querido por todos en Buenos Aires.

Nosotros lo recordamos también cuando en los años ochenta participó junto a Andrea del Boca, en "Señorita Andrea" (todavía recordamos aquella hermosa partitura musical que se escuchaba en dicha telenovela a cargo de Mari Cruz Soriano). Viena hizo de padre de Andrea quien personificaba a una adolescente condenada a muerte.

NINO: SU MEJOR TELENOVELA

Pero sin duda la telenovela que lo marcó para siempre y la que lo hizo conocido en toda latinoamérica fue "Nino" aquella inolvidable producción que tuvo después una versión cinematográfica y otra teatral, posteriores al éxito televisivo de 1971.

En ella Viena encarnaba a un carnicero italiano que llega siendo muy niño a la Argentina a vivir con su tío Ángelo (Roberto Escalada) y que termina enamorado de la soberbia y ambiciosa Natalia (esplendida María Aurelia Bisutti), hermana de la dulce Blanca (excelente Gloria María Ureta) quien en silencio sufre su atracción hacia el bondadoso carnicero. No obstante Natalia es una mujer arribista con grandes aspiraciones de conseguir dinero y poder que le permita salir de ese humilde barrio que tanto aborrece, por ello se propone conquistar a su jefe (Oswaldo Cattone), dueño de la joyería donde ella trabaja.

Esta coproducción de Panamericana Televisión con SACI ARGENTINA (Sociedad Anónima Comercial e Industrial) fue escrita por autores brasileños (Geraldo Vietri y Walter Negrao). En ella se mostraba a un barrio porteño que semejaba, por los problemas de sus habitantes, con cualquier barrio del mundo entero, lo que hacía que todos los vecinos fueran, de alguna manera, protagonistas de aquella inolvidable historia.

En “Nino” cada vecino tenía un problema tan propio como el que hasta ahora muchos tienen en la vida y eso lo hacia grande ante los espectadores que vieron reflejados en la historia sus propias vidas. La trama mostraba por primera vez, en esta parte del continente, a un protagonista masculino como el personaje en el que giran las vidas de cada uno de los pintorescos personajes de aquel inolvidable barrio.

Recordemos que si bien México ya había sido el primero en colocar un personaje masculino como protagonista principal (ese fue "Gutierritos" personificado por Rafael Banquells), "Nino" tuvo mayor preferencia y popularidad en muchos países donde se transmitió. No así la producción mexicana que, a pesar de su calidad, no se transmitió a tantos países como la telenovela de Enzo Viena.

Inolvidable resulta, por ejemplo, recordar al simpático don Max (Maurice Jouvet) enamorado de la gordita Leonor (siempre recordada e inolvidable Noemí del Castillo), aquella dulce pero chismosa mujer a la que nadie deseaba por su obesidad, cuya madre, doña Nena (interpretada por la inolvidable Pepita Muñoz) eran las chismosas del barrio y las dueñas del único teléfono disponible con el que contaban los vecinos para comunicarse.

"Nino" cuenta sus penas de amor a doña Santa (inolvidable Elvira Travesí, que volvía a interpretar un personaje parecido a Doña Pierina de Simplemente María) y a su mejor amiga, Blanca, (Nino con ese dejo italiano cautivaba a todos cuando la nombraba casi entre susurros, “...mi dulce Bianca”), quien era una hermosa joven lisiada de la que el bondadoso personaje termina, al fin enamorándose. Natalia consigue finalmente su objetivo y se casa con su jefe, pero pasado un tiempo descubre que su único amor fue y será siempre Nino, y vuelve para buscarlo pero ya es demasiado tarde: Nino está muy enamorado de Blanca y es maravillosamente correspondido. Blanca que es una joven de hermosos sentimientos se sacrifica y da otra oportunidad a Natalia intentando unirlos, pero Nino ha decidido firmemente que la madre de sus hijos debe ser Blanca y se queda finalmente con ella.

"Nino" fue un boom de sintonía. Este redactor jamás olvidará el capítulo en que Nino y Blanca llegan al tan ansiado beso en aquella fiesta de la vecindad y que posibilitaba que el bondadoso carnicero al fin se diera cuenta que Blanca era la mujer de su vida. Ese beso fue tan apasionado y duradero que originó que al día siguiente se repitiera el capítulo a pedido de muchos de los seguidores que posibilitaban (¡que tiempos aquellos...!) que las calles de Lima permanezcan vacías cuando la telenovela empezaba en el horario estelar de las nueve de la noche. Además que "Nino" fue la primera telenovela de éxito en dicho horario.

Sin duda, Viena le dio a "Nino" ese rostro y alma de un hombre bonachón y bondadoso que ayudaba a los otros sin importar recibir nada a cambio. Todo aquel vecino que tenía un problema acudía al buen "Nino" quien lo ayudaba de algún modo a solucionar sus problemas.

La telenovela rompió corazones en el Perú y en muchos países de latinoamérica. Fue la primera de las pocas telenovelas realizadas en la Argentina (porque a pesar de ser coproducción primaba el talento argentino) que tuvieron éxito en nuestro país. Tiempo después vinieron "Papá corazón", "Rolando Rivas taxista", "Pobre diabla", "Carmiña" y algunos títulos más hasta llegar a "Amándote" a inicios de los noventa que contaron con buena sintonía en el Perú.

Ha partido Enzo Viena, pero cuando se haga un recuento de los grandes talentos extranjeros que vinieron al Perú y triunfaron su nombre será recordado por las antiguas y nuevas generaciones que también lo vieron personificando a don Pietro en la serie "Mil oficios".

De Enzo Viena en su país se dijeron muchas cosas. Pero como todo actor con talento, tiene sus altas y bajas, las mismas que no vale la pena recordar. Todavía recordamos su retorno al Perú cuando salió un día en un reportaje de Frecuencia Latina en torno a los actores extranjeros que triunfaron en el Perú. Y grande fue la sorpresa cuando el reportero lo encontró solo y sin trabajo porque la edad "pesaba" y ya nadie se acordaba de él. Tiempo después Panamericana de la administración Schultz lo trajo a Lima y de alguna manera al darle trabajo en una de sus producciones le tributó el homenaje que se merecía por ser el protagonista de una de las telenovelas más entrañables en la historia de las producciones peruanas. Nuevamente un barrio lo cobijaba, y allí Enzo Viena nos brindó su talento y su arte.

En su carrera actoral Enzo intervino en más de 40 películas, protagonizó un sin fin de novelas. Su último trabajo fue en la obra teatral “La novia era él” junto a su entrañable amigo Oswaldo Cattone (otro gran argentino que cobijó el Perú).

Hoy miles de seguidores lamentan la pérdida de uno de los actores más recordados de Latinoamérica, que logró marcar a varias generaciones con la interpretación de ese gran personaje que permanecerá indeleble en la memoria de muchos televidentes. Siempre lo recordaremos manejando aquella camioneta carcomida por lo años y a través del “glorioso blanco y negro” paseando por las calles porteñas tarareando la bella e inmortal canción de Horacio Malviccini..."Las cosas simples de la vida, nos dan siempre alegría....”.

TELEMUNDO INICIA LA GRABACION DE "EL ENGAÑO"


Lima, 23 Noviembre 2007, (Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- ¿Se acuerdan de aquella clásica historia de un joven que seduce y enamora a una muchacha para vengar la muerte de su hermano quién se suicidó por el engaño de una mujer que lo dejó plantado y en la quiebra?

Pues bien, aquella historia inmortalizada dos veces como telenovela y una vez como película llegará nuevamente a las pantallas de todo el mundo a través de la poderosa cadena Telemundo con el que inaugura sus flamantes estudios en México con el propósito de abrir nuevos mercados expansivos.

LA HISTORIA

"El engaño" no es otra cosa que una nueva versión de aquella clásica historia de Caridad Bravo Adams llamada "La mentira" que fue un éxito cinematográfico interpretado por Marga López y Jorge Mistral. En telenovela también logró ser un suceso en México y en varios países latinoamericanos. La novela fue producida por Ernesto Alonso allá por 1964 y fue estelarizada por cuatro grandes actores: Julissa (bella y talentosa), Enrique Lizalde (el galán de moda en aquellos años 60), Enrique Rocha (quien debutaba en telenovela) y la impactante y sensual Fanny Cano que ya comenzaba a empinarse en el mundo artístico mexicano.

De vez en cuando, acudimos al DVD para revisar la edición especial de esta telenovela original editada por Laguna Films en Miami y recordar aquella inolvidable historia.

"La mentira" fue un éxito de sintonía gracias a su cautivante guión y al talento actoral ahí reunido. Dicha telenovela también pasó a la historia por ser la primera producción en la que se incluía un tema musical, cuyo single "Se te olvida" compuesto por Álvaro Carrillo y cantado por Pepe Jara también cosechó aplausos.

Posteriormente a inicios de los ochenta el propio Ernesto Alonso hizo un remake llamado "El amor nunca muere", en la que encargo para el papel estelar a la bella Christian Bach junto al actor portorriqueño Frank Moro y Silvia Pasquel como la hermana conflictiva, que tuvo regular sintonía en México, pero que camino muy bien en el Perú.

Ya a finales de los noventa, se graba nuevamente "La mentira" en México producida por Carlos Sotomayor en 1998 para Televisa. Con el debut protagónico de Kate del Castillo y Guy Ecker quien fue contratado por Televisa luego que su novela símbolo "Café con aroma de mujer" fuera un éxito indiscutible en tierras aztecas. La novela camino bien y tuvo buena sintonía aunque nunca hubo otra historia mejor que el original interpretado por Julissa con una villana notable como Fanny Cano y dos galanes en ascenso como Enrique Lizalde y Enrique Rocha. Eso sí, otra vez el tema principal de esta nueva producción cautivó a todos pues "Me voy a quitar de en medio" interpretado por Vicente Fernández gustó a las mayorías.

NUEVA PRODUCCION DE TELEMUNDO

Ahora esta inolvidable historia llega producida por los Estudios Mexicanos Telemundo, con un elenco multiestelar que incluye en los protagónicos a Fernando Carrillo y Gaby Espino junto a Susana Dosamantes, Héctor Bonilla, Dominika Paleta, Salvador Pineda, Héctor Suárez Gomís, Tina Romero y Harry Geithner.

Recordemos que en el verano del año pasado, Telemundo grabó su primera novela en México, llamada "Marina" (transmitida en nuestro país por Andina de Televisión, Canal 9 y del cual pronto comentaremos), y que hasta la fecha no se ha transmitido en México. También grabó los primeros capítulos de Quinceañera, un "reality show" que luego tuvo que mudarse a Miami por un pleito legal presentado por TV Azteca contra el animador del programa, Alan Tacher.

"El engaño" será la primera novela original producida en México por los nuevos Estudios Mexicanos Telemundo y será transmitida por la cadena Telemundo en EEUU a principios del 2008.

Asimismo esta importante cadena anunció que Fernando Carrillo y Gaby Espino firmaron acuerdos de exclusividad a partir de este proyecto.

La historia ya conocida por muchos relata la vida de Santiago de Landeros (Fernando Carrillo) quien seduce y enamora a Andrea Robles Conde (Gaby Espino) para vengar la muerte de su hermano Diego Platas (Harry Geithner) quién se suicidó por el engaño de una mujer que lo dejó plantado y en la quiebra. Santiago, por una serie de coincidencias y equivocaciones llega a creer que Andrea fue esa mala mujer y logra casarse con ella para llevarla a vivir en una hacienda muy retirada donde le hace la vida un infierno. Cuando Santiago descubre que no fue Andrea sino su prima Alma (Dominika Paleta), quien condujo a su hermano a la muerte, ya es demasiado tarde pues ha perdido a Andrea y ella lo odia.

La grabación de esta gran producción será en alta definición y se llevará a cabo con el apoyo de los gobiernos de Hidalgo y Querétaro. En estos estados se han elegido plazas, haciendas y paisajes que buscan reflejar la magia y el color de la provincia Mexicana. Una grandiosa casa en la ciudad de México también servirá de fondo para esta historia.

Esta telenovela cuenta con la dirección de José Acosta Navas y Mauricio Meneses, y la producción general de Rafael Urióstegui. La vicepresidente creativa de Estudios Mexicanos Telemundo y productora ejecutiva del proyecto es María Catalina "M-K" Kennedy.

LA PRODUCCION

Telemundo, cadena estadounidense de televisión en español, es la fuente esencial de entretenimiento, noticias y deportes para los hispanos. Transmitiendo una programación singular a nivel local y nacional para el segmento de la población de más rápido crecimiento en los Estados Unidos, Telemundo llega al 93% de los hogares hispanos en 210 mercados a través de sus 16 estaciones, 36 afiliadas y casi 700 sistemas de cable. Telemundo es una propiedad de NBC Universal, una de las compañías de medios y entretenimiento más prominentes del mundo.

Según Don Browne presidente de la cadena, “se ha plantado la bandera de Telemundo en México, pues producir contenido aquí es de importancia decisiva para nuestro negocio”, añadió.

Aproximadamente un 66% de la audiencia hispana de televisión desciende de mexicanos, y comentó que las producciones locales pueden resultar clave para reducir la diferencia de audiencia entre Telemundo y Univision, que en buena medida debe su preponderancia en el reparto de ‘prime time’ a las telenovelas del conglomerado mexicano Televisa.

Hasta el momento Telemundo utilizaba la compañía independiente de televisión Argos para producir telenovelas en México, antes de abrir sus propios estudios, cuyo jefe de producción es Patricio Willis. Actualmente, la cadena hispano-norteamericana sostiene que ha eclipsado a TV Azteca como segundo mayor productor de contenido en español

Recordemos que Telemundo ha intentado infructuosamente desde hace algunos años conseguir una concesión de televisión abierta en México en alianza con el grupo mexicano Xtra. Pero en diciembre del año pasado el secretario de Comunicaciones y Transportes de México, Luis Téllez, declaró que el gobierno no tenía intención de conceder el pedido para una tercera una cadena de televisión a nivel nacional.

Actualmente, el mercado de televisión mexicano está dividido en aproximadamente el 70% para el Grupo Televisa y 30% para TV Azteca. Las dos empresas también son los principales productores de programas en español del mundo y compiten frente a Telemundo en Estados Unidos a través de Univisión y Azteca América, respectivamente.

ACTRIZ PERUANA MARIEL OCAMPO INTEGRARA EL ELENCO

La actriz peruana Mariel Ocampo confirmó también su participación en esta producción a grabarse en México, según reveló al suplemento Ellas & Ellos de la revista Caretas.

"Aún no sé cuál va a ser mi personaje, solo les puedo decir que a los productores les gustó mi perfil y voy a estar en los 80 capítulos", declaró la actriz.

La actriz ha participado ultimamente en la serie "Así es la vida", en la telenovela "Tormenta de pasiones" así como en otras producciones nacionales.

Mariel postuló al Centro Especial Artístico (CEA) de Televisa y entre cinco mil postulantes de toda Latinoamérica fue seleccionada para estudiar durante un año. Tiempo después logró pasar el casting para esta importante producción.

Veremos como le va esta vez a Telemundo en su intento por ingresar al mercado mexicano. La cadena estadounidense de televisión en español quiere abrir fronteras y lograr expandirse en la producción de telenovelas. Hasta ahora sus convenios con otras productoras les ha permitido lograr éxitos. Habrá que esperar como les va esta vez.


MINISERIE "LOS JOTITAS" INICIARAN GRABACION LA PROXIMA SEMANA


Lima, 23 Noviembre 2007, (ANDINA).- La productora Michelle Alexander iniciará el rodaje de la miniserie “Los Jotitas” la próxima semana.

Dicha producción contará con la participación de Sandra Vergara, Carolina Infante, Tatiana Espinoza, Norka Ramírez, Jesús Aranda, Nancy Cavagnari, Magdyel Ugaz y Martín Abrisqueta.

Voceros del equipo de producción de Michelle Alexander indicaron que la participación de los integrantes de la selección sub 17, de Juan José Oré será temporal.

Se contará con los seleccionados en la narración de sus historias, las que son tomadas por el guionista, Yashima Monde, refirieron.

Señalaron que de igual modo será la participación de Oré, quién contará su historia a los guionistas y pasará cierto tiempo con Lucho Cáceres quien lo interpretará en la miniserie.

Las grabaciones de esta miniserie se realizarán en Barrios Altos, Chorrillos y el Callao.

Loa actores que finalmente interpretarán a los jugadores son André Silva, Gustavo Borjas, Jorge Gutiérrez, Diego Núñez y Juan Andrés Céspedes.

Estos actores se están preparando en la academia del futbolista Luis Ibañez, para desarrollar los papeles adecuadamente, sobre todo cuando tengan que representar a los ‘Jotitas’ en la cancha.

lunes, 14 de enero de 2008

UN AMOR INDOMABLE Y LA FALTA DE MAYOR PRODUCCION NACIONAL


Lima, 05 Noviembre 2007, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante).- Lejano es el tiempo en que la industria nacional producía telenovelas a diestra y siniestra allá por los años sesenta; pues era una época de constante renovación donde las teleseries y telenovelas estaban a la orden del día; ello permitía que dicha constancia sirviera para enmendar errores, encontrar talentosos actores y buscar interesantes libretos que fueran adaptadas a nuestra realidad, por ello dicha continuidad tuvo su recompensa con "Simplemente María" (Perú- Panamericana Televisión-1969) y las posteriores producciones que se realizaron en una época donde la dictadura militar paralizó, en cierta medida, ese buen camino que se había trazado.

Algo parecido sucedió en los noventa cuando los Crousillat levantan nuevamente nuestra producción nacional y producen telenovelas que se ven hasta en Europa, mientras Luís Llosa y Michel Gómez les pisaban los talones aunque muy relegadamente. Lástima que todo tiene su final y por los problemas, por todos conocido, la producción de telenovelas retrocedió a pasos agigantados toda vez que ya no era rentable nuestro mercado y los capitales extranjeros observaban otros mercados más atractivos e interesantes, como el colombiano que ya empezaba a empinarse con resultados altamente rentables.

Hago esta breve síntesis toda vez que en estos tiempos de miniseries populares y comedias domésticas, muy pocas productoras apuestan por la realización de una telenovela nacional. Es lógico, los resultados saltan a la vista no hay creatividad y por ende hay escasez de buenos libretos, nuestros primeros actores trabajan en el extranjero y por el poco pago de nuestras productoras es bien difícil que regresen, pero sobretodo los inversionistas (importante para la realización de una telenovela) ya no apuestan por nuestro mercado, porque sencillamente no tienen la seguridad que el éxito esté garantizado. Ejemplos, los hay montones, "María de los Ángeles" (Venevisión-Iguana- 2005) no caminó como se esperaba, "Amores como el nuestro (Panamericana Televisión- 2006) fue un fracaso total y así la lista sería larga y tediosa.

Por ello es meritorio que en un tiempo de crisis total en esta industria todavía existan productoras que apuesten por un producto peruano y sobretodo que dicha producción llegue, pese a todo, a culminar sus capítulos. Nuestras televisoras se han visto en los últimos años, en aras de sus bolsillos, cancelar intempestivamente una telenovela o producto nacional porque su bajo rating le ocasionaba más perdidas que ganancias.

Pese a todo esto, tenemos una producción liderada por Michel Gómez que, a pesar de ser extranjero, es el único que cree y apuesta por lo nacional. Ya que estamos acostumbrados a traer actores extranjeros que muy pocas veces han logrado sacar adelante nuestras producciones; sin embargo, como nunca, tenemos un elenco cien por ciento peruano. Y Gómez nos demuestra que al talento peruano hay que darle una mayor oportunidad.

Entramos a los últimos capítulos de “Un amor indomable” una telenovela producida por ATV de Perú, Red Televisión de Chile y Chroma producciones, dirigida por Michel Gómez, producida por Armando Limansky; escrita por el autor argentino Carlos Lozano Dana y adaptada por Luis Zelkowicz y Jimena Ortiz de Cevallos; que narra las desventuras de Julieta Pérez de Romaña (preciosa Rossana Fernández Maldonado) una joven decidida y emprendedora, que quiere tomar las riendas del negocio de caballos de paso peruano de su familia, por ello regresa a nuestro país, luego de radicar con su tío (fugaz participación de Roberto Vander) en Santiago de Chile; no obstante por cosas del destino antes de regresar a la hacienda de su familia llega a Lima y acompaña a su amiga y confidente Claudia (bien Celine Aguirre) a la fiesta que el millonario Federico Campoy (Renato Rossini) da en su lujoso apartamento, éste la confunde con una de las chicas que han contratado para animar la fiesta y le da un ardiente beso en la boca. Julieta reacciona ofendida con una cachetada, y se va de la fiesta, pero no puede olvidarse de lo que sintió por primera vez en su vida.

Julieta termina esa noche con su novio Lorenzo (Rodrigo Sánchez Patiño) con quien no tiene nada en común y ha dejado de querer. Lorenzo no acepta su rechazo y está determinado a reconquistarla a cualquier precio. Él es de familia adinerada y está aliado con Susana (irregular Ivonne Frayssinet), la madre de Julieta para conseguir el amor de la hija. Susana quiere obligar a Julieta a casarse con Lorenzo, para resolver los problemas económicos de la familia. Él; es un hombre de malos sentimientos y bajos instintos, que se expresan en la relación amorosa escondida que tiene con Carola (Katerina D’onofrio), la prima de Julieta.

Federico piensa que Julieta es su hermana, por eso comienza su venganza contra Emilio Pérez de Romaña (siempre correcto Hernán Romero), padre de Julieta, a quien se le presenta como el nuevo dueño de la hipoteca que pesa sobre las tierras de la hacienda y le exige el desalojo de su familia. Federico humilla y rechaza abruptamente a Julieta, por el odio que le tiene a su familia, transformando el amor que siente en odio y rencor. Las acciones que toma Federico contra su familia lo volverán un enemigo irreconciliable a los ojos de Julieta.

“Un amor indomable” cuenta con muy buenos decorados y un derroche técnico de primera. Aquí se ha cuidado hasta de los más mínimos detalles para que el producto presentado logre gustar a las mayorías. El tema principal de la telenovela "No te quiero por un solo día" (por Diego Duval) es pegajoso, pero nada más. No obstante el guión adolece, no sólo de un mayor fuerza visual sino que falta mayor audacia en los diálogos y una mejor acción en una trama que fuerza demasiado sin lograr un despegue total de sus protagonistas.

Comencemos por la pareja protagónica, apostar por alguien mejor que Rossini y Fernández Maldonado era mucho riesgo y en un mercado como el nuestro lleno de productores indecisos y faltos de convicción, esto era poco probable que sucediera, ya que por razones obvias no se podía recurrir a ningún extranjero porque estos, entre otras cosas, o se traían "paquetes" que en nada aportan a la producción o resultaban demasiado caros para nuestro mercado.

Por ello nuestra pareja estelar saca adelante una historia de amor demasiado forzado, Renato Rossini se esfuerza por convencernos que ama con locura a Julieta, pero la falta de un mejor trabajo visual y corporal de su personaje hace que no convenza demasiado en su nuevo papel de galán. Y no porque Rossini no pueda realizarlo, pues atractivo y talento no le falta, lo que pasa es que sucumbe en una historia con muchas limitaciones que solo queda en buenas intenciones. Noten al Rossini de “María Emilia, querida” (Perú- América producciones) atormentado por el amor de Melania Urbina, en la ficción, y verán la diferencia. Es que el guión en la historia de Delia Fiallo estaba perfecto para él, era como un galán en papel secundario. Todo lo contrario sucede aquí, falta mayor química entre ambos actores y no hay una mayor exigencia, todo porque el guión es demasiado pausado.

Mejor está Rossana Fernández Maldonado, más por la dulzura que refleja en su rostro que por la química que debe haber entre ambos. “Un amor indomable” esta enmarcada como una telenovela rosa y como tal debieron haberla delineado. Los protagonistas deberían ver la actuación de Angélica Rivera y Eduardo Yáñez que están notables en “Destilando amor” (Televisa-2007) y observar lo que es compenetración de pareja y los sentimientos y padecimientos que deben reflejar a través de la pantalla. Más que un amor profundo nuestros protagonistas parecen vivir un simple amor furtivo.

Y un claro ejemplo de estos vacíos dentro de la trama, es que el papel de villana le queda muy grande a nuestra primera actriz nacional Ivonne Frayssinet quien luce muy forzada como Susana Pérez de Romaña. Pareciera que finge en varios pasajes y no es así, lo que pasa es que el guión con sus imperfecciones pretende que la veamos de esa manera. Encima Gómez "respeta demasiado su trayectoría" y no la dirige como debe ser en las escenas de alcoba con besos y caricias demasido impostadas. Ivonne es una talentosa actriz, pero no redondea una gran actuación, mejor lucía en “Milagros (Perú-América producciones) donde opacaba a la desabrida protagonista de aquella telenovela, Sonya Smith, ¿y porque sucedía esto? Porque tenía un estupendo compañero de actuación a su lado, que lucía tan maquiavélico y diabólico como ella, como era el siempre talentoso Reynaldo Arenas.

Y ese es otro de los problemas de la telenovela, sus actuaciones todas en su mayoría son muy dispares, esa galería de villanos no provocan odio, sus maldades son tan intrascendentes que no exigen un “mayor sacrificio” a los protagonistas. Además que los diálogos son demasiado forzados y hasta absurdos en algunos casos.

Mejor está el alcalde y su conflictiva familia muy bien complementada por la gran Haydee Cáceres e Ismael Contreras quienes junto a su tormentoso clan componen un cuadro familiar interesante de seguir. Para beneficio de la producción, enhorabuena que Gómez no le imprimió nada de nuestra realidad política porque entre los defectos del francesito está siempre "sazonar" la historia con extractos de nuestra vida política y social, lo que no siempre le ha dado buenos resultados.

Otro ejemplo de las irregularidades en la trama es que por momentos la historia de Macarena (Nathaniel Sánchez) y Cerebro (Edwin Vásquez) iba creciendo en interés, pero se perdía por la irregularidad de Vásquez y la falta de una mejor historia que provoque mayor interés de los televidentes. La debutante Nathaniel Sánchez luce muy bien y hasta derrocha simpatía, pero merecía un mejor acompañante.

Mención aparte merece Kenita Larraín, que no actúa pero encanta, tiene simpatía y por supuesto que belleza, lástima que el dejo chileno opacaba en algo sus parlamentos (inapropiado para este tipo de producciones que buscan la internacionalización porque la vocalización de un mejor español ayuda mucho para lograr el interés de los televidentes por la trama), pero su esbelta figura imponía presencia en la corta e intrascendente participación que tuvo. Gómez desaprovechó la figura de Kenita porque tranquilamente podía ser “la Martha Julia” de nuestras telenovelas. Nos referimos, por supuesto, a la actriz mexicana Martha Julia que es actualmente la actriz más llamada en el país azteca para los roles de “vampiresa, amante o novia sensual”. Aquí Kenita se prestaba para dicho papel, no sabrá nada de actuación, pero podía “moverle el piso” a la relación de Julieta para lograr un mayor interés de los televidentes. Pero lástima que la chilenita solo fue figura decorativa dentro de la historia de Gómez.

Con todo, “Un amor indomable” llega a su final. Hasta ahora, nadie dice nada sobre una nueva producción local, como se dijo durante el lanzamiento de dicha telenovela; cuando se comentó hasta la saciedad que este era el inicio de una serie de producciones locales.

Esperemos que ello suceda pronto, porque más allá de los números. El ejemplo del pasado nos enseña que sólo con continuismo se logra el éxito deseado, porque sin ser un gran producto, “Un amor indomable” cumplió y sobretodo llegó hasta su capítulo final algo que en los últimos años no se veía. Porque, a pesar que es una coproducción Perú-Chile, los laureles se las lleva el francesito Michel Gómez de quien esperamos más cosas ya que, a la larga, es catalogado como el extranjero que más oportunidades dio al talento nacional. Y eso por cierto, es más que meritorio.

JORGE CARMONA PONE PUNTO FINAL A "LA GRAN SANGRE" CON CUARTA TEMPORADA


Lima, 31 Octubre 2007, (ANDINA).- El director de ‘La gran sangre’, Jorge Carmona indicó que con la cuarta temporada de la serie pondrá punto final a dicha saga será de los justicieros, y descartó la posibilidad de grabar un nuevo largometraje de la historia o nuevos capítulos para la televisión.

“Este es el fin de ‘La gran sangre’, ya son cuatro temporadas y pensamos entrar en otros proyectos, tenemos nuevas ideas que servirán para refrescar las historias”, manifestó Carmona a la agencia Andina.

No obstante ironizó que el trío justiciero podría regresar dentro de diez años, tal y como lo ha hecho la agrupación argentina, Soda Stereo.

Las grabaciones de esta temporada terminarán en quincena de noviembre y luego el director piensa tomar unas vacaciones en enero, alejándose de la capital para pasar un mes en la selva peruana.

“Han sido varios años de trabajo arduo en los que nos hemos alejado de nuestros hijos y parejas, para dedicarnos a una nueva familia, que es en lo que nos hemos convertido, y creo que es momento de alejarse de todo y tomar un merecido descanso”, indicó.

Asimismo, descartó que se realice la segunda parte de la película de ‘La gran sangre’, porque la primera no complemento las expectativas en cuanto a la presencia del público, tal como lo requería el productor Jaime Carbajal.

“La meta era lograr un millón de espectadores, pero por diversos motivos no se logró lo requerido”, señaló el director, quien descartó utilizar como pretexto la ausencia del público a causa del terremoto.

Carmona, señaló que ha presentado otros proyectos a los directivos de Frecuencia Latina para el próximo año, además aseguró que realizará un largometraje en el que contará la historia de un detective que se verá envuelto en varias aventuras.

“Está vez será un drama que girará en torno a un personaje, que podría ser un detective”, refirió.

domingo, 13 de enero de 2008

NECTAR EN EL CIELO: UN RELATO SIMPLE Y EFECTISTA


Lima, 30 Octubre 2007, (Richard Manrique Torralva / El Informante).- “Néctar en el cielo” es la historia de Johnny Orozco (Christian Domínguez), un niño humilde que luchó hasta convertirse en un ídolo internacional. Desde muy Joven, Johnny encuentra su pasión por la música, cantando en buses para ganar dinero y poder ayudar a su familia.

Su continuo ímpetu por salir adelante lo lleva a emigrar a Argentina en donde tiene que luchar intensamente para poder armar un grupo musical, logrando formar el grupo Néctar.

Hacia fines de los 90, este grupo llamado Néctar, regresa al Perú como el grupo de mayor éxito en Argentina, llegando a reunir a más de cuarenta mil personas en sus conciertos. La imparable carrera de Néctar termina trágicamente con un accidente en una autopista de Buenos Aires, en donde muere Johnny junto a su grupo. Un conjunto que traspasó las fronteras con sus contenidos de puro sentimiento, logrando acumular muchos seguidores en varios países.

Observando la miniserie recordábamos que hacia finales de los setenta hasta mediados de los ochenta, el cine norteamericano se inundó de aquellas películas musicales cuyo mayor pretexto era sólo mostrar a algunos grupos y cantantes de éxito además de publicitar los sugestivos bailes que por esos años eran muy populares entre los jóvenes. El guión era lo de menos, lo principal era mostrar a los cantantes más populares interpretando los temas de moda. Aquellas por la que las chiquillas suspiraban y alborotaban en las butacas de los cines mientras que los productores aumentaban las arcas, nada despreciables, de suculentos dólares.

Es que, salvando las distancias y los propósitos, en nuestro país, esta miniserie y muchas otras que se han producido han sido diseñadas pensando en la causa y efecto que estas tendrán en el grueso de público que todavía no se repone del hecho de ver que sus ídolos, aquellos que lo hicieron bailar o suspirar con cada canción, ya no estarán con ellos en los conciertos, por eso no podemos pasar por alto el oportunismo de la producción por aprovechar la imagen que dejó este grupo para obtener la aceptación del gran público.

Recordamos que mientras se estaba filmando la miniserie y todavía los deudos no se reponían de aquella tragedia; ya un pintoresco autor, muy oportunista, escribía un libro sobre Néctar. Aquel mismo autor que antes escribió un librito de marras acerca de Zaraí Orozco y del que alguna vez salió a comentar muy alegremente en un periódico local “que postulaba al Premio Nobel”.

Pues bien nos encontramos en los últimos capítulos de “Nectar en el cielo” que resume lo que fue la vida de Johnny Orozco (Christian Domínguez) junto a su adorada esposa (muy bien Carolina Infante), su ingreso al mundo de la música y los entretelones que se tejen en torno a ella; así como su encuentro con “el gringo” Johnson (Luís Cáceres) líder de una mafia que cobra cupos a los músicos.

La serie es un simple relato muy efectista que centra y enarbola la imagen de Johnny Orozco, con la clásica temática tantas veces usada en otras historias como las de Chacalón o la de Dina Paucar, por ejemplo. El músico bueno, bondadoso, pobre y humilde que llega a la cúspide merced a su empeño y tesón.

No hay otra cosa que mostrar, todo es planteado de arranque. Esta vez la historia comienza con una breve mirada hacia el momento trágico del grupo para luego dar paso a la historia en sí. Mostrando a Johnny desde la niñez, pero sin ninguna innovación narrativa de por medio.

No obstante hay cosas que destacar, como es el hecho de que los libretistas solo muestren algunos extractos del libro de Antonio Vergara y se nutran de otro tipo de investigación. Quizá por eso se deba el hecho que la historia crece en muchos aspectos. Por ejemplo la inclusión de Pintura roja y los breves amoríos de Johnny con una de sus cantantes, la popular princesita Milly (Milagros Pedreschi), o la historia de su amigo Christian (Erick Elera) quien luego de llegar de su trabajo en las minas encuentra a su novia de toda la vida con otra pareja. Inclusive hay detalles propios que podría deberse a los libretistas, como el que Johnny piense que si Milly voltea es que está enamorada de él. Esos detalles unido a la música del grupo de Johnny Orozco, bien llevado por Christian Domínguez que tiene feeling cuando sube al escenario y canta, pero al que le falta mucho como actor, hacen que la serie haya ganado muchos adeptos por más que exista algunos vacíos en la dirección y edición. Sin embargo todo es pasado por alto cuando la serie se centra en los conciertos del grupo. Es que, como en la vida misma, Néctar fue su música y no su historia.

Por ello el acierto de Michelle Alexander está en su propio oportunismo, pues tiene la idea clara que la serie tiene que girar en torno a la música de Néctar, por ello “jala” televidentes cuando coloca más de dos minutos a sus actores interpretando los pegajosos y populares temas del grupo y ya como “aperitivo secundario” les ofrece la historia que tiene algunas virtudes, pero adolece de muchos vacíos.

Dentro de los actores destaca Carolina Infante por su carisma y desenvoltura, ya que no necesita de tantas poses para agradar a los televidentes y Jesús Aranda como el padrastro de Johnny, cuya participación merecía ser más amplia.

Luís Cáceres siempre con su mismo estilo al actuar a pesar que ese personaje tan ambivalente merecía ser mejor explotado y Amparo Brambilla, que muestra progresos sin que se le exija demasiado.

La serie no defrauda, pero tampoco es gran cosa. Es un relato simple y muy efectista sobre la vida del ídolo que, maquillada o no, contiene muy buenos momentos, pero que resbala por no tener un agradable remate final. (La historia de “don Cucho” pudo ser interesante, pero no tuvo el argumento necesario como para interesarnos por su final).

Se acaba la página de Johnny Orozco, aquel personaje que aumentó su popularidad después de fallecido y que ha contribuido a que la música tropical ahora se escuche hasta en las discotecas más exclusivas de Lima. Jamás olvidaremos cuando en el 2002, más de la mitad del país coreaba “El arbolito” y los despistados programadores radiales colocaban como la canción del año un mamotreto de Ruth Karina, son esos mismos que ni siquiera se toman la molestia de volver a programar y reactualizar “El arbolito” del que ahora todo el Perú goza a rabiar; mientras solo una que otra radio (aquellas que emiten dicho género musical) apenas si la programan. Aprendan de Michelle Alexander que sí lee los titulares del día y sabe cuando y como producir una serie que tendrá gran impacto popular. Se va Néctar, pronto llegarán “los jotitas” y ya vienen la historia de las vedettes. ¡Que lindo es mi Perú, caray!.


jueves, 10 de enero de 2008

SEÑORA DEL DESTINO Y EL REENCUENTRO CON LAS GRANDES PRODUCCIONES BRASILEÑAS

Lima, 23 Octubre 2007, (Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Personalmente, creo que las últimas producciones brasileñas que habían llegado a nuestras pantallas no eran ni la sombra de los grandes clásicos que nos brindó la televisión carioca. Lejano es el tiempo desde que comenzamos a admirar el brillo de estas producciones que distaban mucho del clásico formato telenovelero de sus demás competidoras.

Títulos emblemáticos que van desde "Isaura, la esclava" (ojo la primera versión emitida en el Perú y estelarizado por el gran Rubens de Falco), la notable "La Sucesora" con Suzana Vieira, pasando por la más clásica de clásicas de todas las producciones cariocas como lo fue "Vale todo". Desde aquellos años, Brasil nos brindó historias memorables que pasaron desde "Vientre de alquiler" hasta "Xica da Silva", entre otros títulos que mostraban el gran producto que producían los brasileños.

Claro está, que como todo buen producto esto dio paso a las innecesarias comparaciones con lo que hacían sus similares de México y Venezuela. Se habló, despotricó a más no poder contra las novelas rosas, alabando al buen producto brasilero y menospreciando lo que venía de Televisa, Venevisión y hasta entró en la colada las pocas producciones peruanas que comenzaron a emitirse en los noventa, como “Natacha”, por ejemplo. Como recordar esos debates entre los defensores de las novelas rosas contra los defensores del “otro tipo de novela” como calificaban al producto brasilero.

Con el tiempo se comprobó que ambos estilos eran del agrado del público, cuando estas reunían la calidad y el interés necesario que logre atrapar a la teleaudiencia. El tiempo sirvió para que muchos de los detractores de las novelas rosas reconocieran finalmente la gran influencia y fuerza que tienen las historias de “los príncipes azules y las pobretonas sufridas”. Mientras Brasil siguió en lo suyo, pero comprobó que también necesitaba de las historias de este tipo; por eso algunos productores apostaron, gracias a los capitales mexicanos, producir "Esmeralda" en su versión carioca, pero repitiendo el mismo formato que difiere mucho a lo que produce la red O´Globo. Mientras que México y Venezuela intentaban realizar producciones que se asemejen a lo que Brasil producía. Algunos productores nacionales también quisieron copiar el formato brasilero con resultados irregulares y solo logrando que una u otra producción tenga una sintonía aceptable entre el público nacional.

Sin duda los cariocas, más allá de polémicas innecesarias, dejaron su sello y estilo que es seguido por muchos televidentes en el Perú.

Por ello, "Señora del destino" tiene muchos seguidores en nuestro país, porque rescata los tres elementos básicos que sobresalen en los guiones brasileros, el misterio, la audacia y la calidad actoral.

“Señora del destino” es una historia sobre relaciones familiares plagada de intrigas y romances, producida por TV Globo y escrito por Aguinaldo Silva, también autor de “Puerto de los Milagros”, y dirigida por Wolf Maya, realizador de la popular, pero irregular “Uga Uga”.

Esta es una teleserie brasileña producida por la Red O´Globo en el año 2004, con 221 capítulos.

Es la historia de una madre luchadora, que además de sus esfuerzos por salir adelante con sus hijos, deberá buscar a su hija raptada y enfrentar a personas de su pasado que buscan aprovecharse de sus éxitos

Es un drama frío y calculador, sin ninguna moralina ni pretensión demás. Simplemente la historia muestra en dos momentos diferentes a una mujer luchadora, que transforma su destino en el anhelo de reunir a su familia.

Estamos en 1968, en un Brasil en momentos de turbulencia política. Una joven llamada María do Carmo (interpretada en su juventud por Carolina Dieckmann y luego excelentemente caracterizada por Suzana Vieira en la madurez), madre de cuatro hijos pequeños y una niña en brazos de nombre Lindalva, luego de ser abandonada por su marido llega a Río de Janeiro. Está en busca de su hermano en la gran ciudad, pero pasa por diversos percances que la dejan perdida, sin dinero y sin ayuda.

Esta terrible situación la conduce a manos de Nazaré (excelente Renata Sorrah), una mujer sin escrúpulos que finge ser enfermera, pero que en realidad era una prostituta, que le robará a su hija recién nacida. Así, la historia de "Señora del destino" arranca fuerte: con el robo de un bebé y el encarcelamiento de la protagonista, acusada de subversiva.

Más de treinta años después del robo de su hija, María continúa buscándola. Pero eso no fue lo único que hizo: además de criar a sus cuatro hijos varones, la mujer pasó de la pobreza más absoluta a tener una buena posición económica y hasta logra enamorarse. Porque "Señora del destino", como toda telenovela que se precie de serlo, tiene su triángulo amoroso. María tendrá dos pretendientes: Dirceu De Castro (José Mayer), un periodista que conoció en la cárcel y la ayudó en sus primeros tiempos en la ciudad, y Giovanni Improta (notable José Wilker), un carismático empresario y director de una importante escola do samba.

Con la determinación de hacer justicia y reunir a su familia, María se convierte en una exitosa empresaria, dueña de un gran negocio de materiales de construcción y vive en una linda casa en los alrededores de Río de Janeiro.

Con el correr de los capítulos logra tener una relación madura y estable con el periodista Dirceu de Castro, pero su amor es disputado por su fiel y apasionado amigo, Giovanni Improtta. María a pesar de haber vencido en la vida, tener muchos amigos y haber visto a su familia crecer, jamás ha logrado llenar el vacío que ha dejado su hija, por lo cual utiliza sus recursos económicos para rastrear el paradero de la hija raptada.

Tiempo después se reencuentra con Nazaré, mantenida por su hija Isabel (Carolina Dieckmann), una jovencita con la edad que entonces tendría la secuestrada Lindalva.

En medio de esto reaparece Josivaldo (José de Abreu), el irresponsable marido legal de María do Carmo, quien mirando el éxito de su aún esposa busca obtener beneficios económicos y se une a Nazaré y Reginaldo (Eduardo Moscovis), que están en contra de María.

A partir de entonces este drama desarrolla romances apasionados, venganzas e intrigas que mantendrán en expectativa constante a los televidentes.

“Señora del destino” es apasionante, misteriosa y cautiva por el buen desempeño actoral y la buena dirección de cámaras. Los planos abiertos para las desgracias que aquejan a los protagonistas y los cerrados para los enfrentamientos cumbres, como el reencuentro entre María y Nazaré, le dan el complemento necesario para lograr que el interés del televidente por la historia vaya en aumento. El guión nos muestra a una implacable enfermera y una valerosa mujer que a pesar de su superación mantiene las esperanzas de encontrar a la hija perdida. Salvando distancias, noten ustedes la semejanza con “Simplemente María” (Perú-1969- Saby Kamalich, Ricardo Blume, Braulio Castillo), la diferencia es que la producción brasilera apenas muestra el logro de superación de María Do Carmo, no quiere caer en el romanticismo empalagoso y se centra en el misterio que encierra la trama. Los galanes de María do Carmo muestran algunos rasgos del maestro Esteban y Antonio Caride (los galanes de Simplemente María), pero la calidad de la producción carioca está en que los convierte, no en un don de virtudes, sino que los humaniza en su totalidad, como Giovanni Improtta quien es un apostador que de buenas a primeras quiere cambiar de vida, pero se mantiene fiel al cariño hacia la mujer que ama. Son pretendientes con todos los aciertos y desaciertos que podemos tener los hombres a pesar de aspirar al amor de una mujer como María.

“Señora del destino” marca el reencuentro con las grandes producciones brasileras, con un inicio espectacular (Noten lo malvada y sarcástica que puede ser Nazaré cuando envuelve a María y la compara con una momia peruana) o cuando emula a las enfermeras con el clásico signo de “Silencio” al estilo “Kill Bill”; y ni que decir de su cautivante final.

Sin duda “Señora del destino” es un producto casi perfecto, muy al estilo brasilero. Un grato encuentro con el buen gusto carioca. Sin duda estamos ante una de las mejores telenovelas del año.