viernes, 28 de marzo de 2008

LAS TONTAS NO VAN AL CIELO: TELEVISA DEMUESTRA QUE NO SOLO SABE HACER REMAKES


Lima, 21 Marzo 2008, ( Richard Manrique Torralva / El Informante).- Unas de cal y otras de arena. Televisa demuestra que puede hacer cosas novedosas y por lo menos demuestran su capacidad e intelecto para realizar cosas frescas. Y ese es el contexto que le damos a su nueva producción titulada "Las tontas no van al cielo" aunque valgan verdades la avalancha marketera y publicitaria ha invadido también a dicho consorcio, ya que, al igual que en nuestras producciones locales ahora ellos cortan abruptamente su entrada inicial para ofrecernos la trama de frente dejando a muchos sin conocer quienes están detrás de dicha producción o escuchar su tema de entrada.

Pero a pesar de ello la nueva producción de Rossy Ocampo es una trama encerrada dentro de una comedia romántica y casera que destaca por sus agradables enredos y por la facilidad de hacernos reír durante varios pasajes de la historia. Sin duda los mexicanos han construido esta historia teniendo un referente mayor en las historias de Abel Santa Cruz cuyos libretos los adaptaban a montones. Es que Santa Cruz tenía ese lado sentimental y nostálgico propio de los cuentos de hadas en medio de unos personajes torpes, pero agradables con los que la pareja central se entrelazaban, en medio de conflictos y sinsabores muchas de ellas tan interesantes como jocosas. Por eso varias fueron sus obras llevadas con éxito que sería largo enumerar porque incluso fueron cambiadas de nombre ya que fueron adaptadas en varios países como Natacha realizada en el Perú y que en México se adaptó como Guadalupe mientras Argentina hizo su versión con el nombre de Carmiña. Igual sucedió con La picara soñadora, entre otros títulos.

Allí encontrarás casi los mismos lineamientos a lo expuesto en esta telenovela, comedia romántica con personajes expuestos entre sentimientos encontrados y torpes situaciones. Una comedia realizada pensando más en los jóvenes y adolescentes que son a la larga los que se entretienen más con este tipo de producción.

Pero la diferencia está en que el argumento parece ser una sátira de las novelas rosas, La trama muestra su desenfado y se ríe de las tontas protagonistas que sucumben y sufren por amor. Por ello, el guión se centra primero en los enredos y problemas que aquejan a todos sus personajes para sacar a relucir el romance central después. Aquí todo es irreal y hasta fantasioso, pero es tan bien llevado que agrada. Candy y Santiago son personajes de cuento, irreales, sacados de la mente del libretista para mostrar lo tontos que se ponen cuando se enamoran. Los mariachis que siguen con sus acordes el diálogo de amor de Santiago en el bar donde labora Candy es un claro ejemplo de ello.

Pero vayamos a la historia. La Telenovela nos presenta la vida de Candy (Muy bien Jacqueline Bracamontes), una muchacha enamorada y con muchas ilusiones que un día se casa con Patricio (Valentino Lanús), el hombre de su vida, sin pensar que la felicidad le durará sólo unas horas, ya que el mismo día de su boda descubrirá a su esposo besando a su hermana Alicia (Fabiola Campomanes).

Candy decide entonces romper con todo, finge su propia muerte y toma las riendas de su vida; viaja a otra ciudad a vivir con Meño (Manuel “flaco” Ibáñez), su tío más querido, sin imaginar que está embarazada de Patricio.

Siete años pasarán en los que Candy se ha dedicado a trabajar para salir adelante y atender a su pequeño hijo Salvador, ha transformado su vida y ahora es más segura y decidida; es entonces cuando aparece Santiago (Muy bien Jaime Camil), un atractivo cirujano plástico, con una doble vida, por un lado es padre amoroso de una niña a la que tiene que cuidar, pues su esposa lo abandonó para seguir su carrera profesional de diseñadora (Karla Álvarez), pero también, es un mujeriego empedernido y comprometido con Marissa (Sabine Mousier).

Además de sus miedos, Candy y Santiago deberán salvar muchas diferencias antes de poder iniciar una relación, que se verá amenazada cuando Patricio -ahora casado con Alicia- descubra que ella está viva y tiene un hijo.

El guión de Enrique Torres presenta una comedia blanca llena de enredos donde el romance central luce teatralizado, pero brilla por el buen desempeño de la pareja central. Y es que Jacqueline Bracamontes y Jaime Camil ofrecen una caracterización divertida. Los diálogos son inteligentemente narrados como parte de una trama casera. Líneas arriba mencionábamos a Abel Santa Cruz como un referente mayor para este tipo de historias porque, sin duda, las mejores comedias vinieron de Argentina. Recordamos “Gorosito y señora”, “Matrimonios y algo más”, entre otros, aparte de algunas obras de Cris Morena. Al igual que México adaptaba estas historias, también en el Perú se adaptó algunas series argentinas. Recordamos con simpatía “Los Pérez Gil” (Panamericana Televisión 1984) en donde se lucía Regina Alcover y Liz Ureta junto a un joven Gianfranco Brero. Últimamente “Amor mío”, otra adaptación de Televisa, también se ve con simpatía en muchos países, incluyendo el Perú.

Con todo estos referentes, Televisa crea una historia muy fresca que inicialmente se iba llamar “Las estúpidas no van al cielo”, pero por problemas con ciertas organizaciones feministas se cambio de nombre.

Jaime Camil vuelve a interpretar a un personaje con iguales características que en su anterior telenovela (La fea más bella- Televisa 2007), tiene el perfil y se muestra ideal para este tipo de papeles aunque corre el peligro de encasillarse en lo mismo. Pero aquí tiene una gran contraparte en la bella Jacqueline Bracamontes quien es acertadamente escogida por la producción. En su primer capítulo, gracias al guión, ella lucirá su hermoso cuerpo cuando se despoja del traje de novia para irse, como dicen los mexicanos, “en cueros” hasta su casa.

Por otro lado, el elenco es muy sólido destacando Manuel “flaco” Ibáñez como el tío Meño, un homosexual con un hijo que detesta a este tipo de personas. También Sabine Moussier tiene buena participación como la novia de Santiago. La trama juvenil es lo menos destacable de la trama, pero es inteligentemente opacado por el peso que tiene la pareja central.

Veremos como le va más adelante a esta telenovela, sobretodo en el Perú ahora que ya se anuncia por América Televisión (recordemos que "la fea más bella nunca fue éxito en nuestro país, donde incluso fue cambiado de horario); no obstante la historia cautiva por el modo narrativo de su historia y hasta con escenas fuera de lo común. Sin duda Televisa demuestra que no sólo sirve para hacer remakes. Porque a pesar de su similitud con otras producciones hasta donde yo recuerde no se trata de una nueva versión. Si es así, felicitaciones por ello aunque valgan verdades así fuera remake tiene ese estilo propio que marca una diferencia positiva por su agradable tematica. Eso sí, pareciera que la competencia y el marketing terminarán con las presentaciones de las telenovelas. Antes todo gozábamos con las canciones y las presentaciones de cada novela, pero ahora por la dura competencia y por el avance publicitario, esto cada vez se está dejando de lado. Ya que, al igual que en el Perú, donde hace años que no vemos ninguna presentación de nuestras telenovelas favoritas porque el rating lo es todo. En México comenzó el mismo estilo. Que pena que esto haya consumido lo que antes ni en el cable veíamos. Hoy todo es competencia y publicidad. Una pena.

FICHA TECNICA
Título:
Las tontas no van al cielo
País: México
Año: 2008.
Reparto: Jacqueline Bracamontes, Jaime Camil, Valentino Lanus, Fabiola Campomanes, Manuel "Flaco" Ibáñez, Ana Bertha Espín, Julio Alemán, Rosangela Balbó, Sabine Moussier, Alejandro Ibarra, Silvia Mariscal y Karla Álvarez.
Historia Original: Enrique Torres
Guión: Enrique Torres - Miguel Vega
Colaboración Autoral: Palmira Olguín
Productora Ejecutiva: Rosy Ocampo
Productor Asociado: Eduardo Meza
Tema principal: Esto es lo que soy
Interpretación: Jesse y Joy.
Emisión: Canal 10 Cable Mágico.

(*) (rmanrique@elinformanteperu.com)



miércoles, 19 de marzo de 2008

LOS JOTITAS: ENTRE LA FICCION Y EL FUTBOL


Lima, 13 Marzo 2008 (Richard Manrique Torralva - El Informante Perú).- Termina otra miniserie más. Esta vez le tocó el turno a “Los Jotitas” una producción que sigue los lineamientos de sus predecesoras sin ninguna variación literaria y apenas mostrando algunas buenas actuaciones además de levantar innecesariamente a los protagonistas de turno, cuya vida apenas empieza. Aquí lo único que importa es sintonía y nada más.

La miniserie de Michelle Alexander presenta, de cierta manera, la vida de cinco de los integrantes de la selección Sub 17 que llegó a clasificarse al mundial de Corea alegrando a todo un país luego de una mala racha de derrotas y fracasos; esto sirve de pretexto a la productora para plasmar su, dizque, historia a la pantalla chica con un guión que muestra sus vidas “tan inmaculadas como decorativas” en nada comparado con la realidad.

Es que los guionistas aplican la trillada formula de siempre. La pobreza, los problemas y la felicidad ¿eterna?; no lo creemos porque tanto Néstor Duarte, Eder Hermoza, Alonso Bazalar, Cesar Ruiz y sobretodo Reimond Manco (por los problemas que pasa actualmente, producto de su mala cabeza) son muchachos que recién empiezan, han logrado casi una proeza, pero de ninguna manera podemos pensar que son ídolos porque todavía les falta toda una vida deportiva que recorrer y esta producción en lugar de ensalzarlos podría hasta perjudicarlos todo por el afán mercantilista de unos productores que ya no saben que hacer para fabricar historias apoyándose en el logro de otros. Aprendan a tener imaginación y no apoyarse de otros, que para colmo todavía no le han ganado a nadie.

Comencemos por el principio, la historia, tal como todas, empieza con la descripción de los personajes, los llamados jotitas y su entrenador, quienes a costa de mucho esfuerzo (¿?) llegan a ser convocados por el entrenador Juan José Oré (Muy bien Luis Cáceres), pero en el camino tendrán que lidiar no solo con la fama, los problemas en el hogar sino con la llegada del amor y el oportunismo de tres chicas del barrio quienes desean atrapar a estos muchachos y asegurar su futuro.

Como se observa, estamos ante una historia para nada novedosa que sirve solamente para observar el progreso de tres muy buenas actrices, Sandra Vergara (Muy bien como Mar), Mayella Yoclla (aportando lo suyo como Cielo) y Carolina Infante que hace esfuerzos por sacar adelante su primer papel como “vampiresa de turno" llamada Yenilú. Las tres son muy talentosas y merecen mejores historias y no estar en una trama que sirve de pretexto para fabricar historias de amores insulsos y nada consistentes.

Las jugadas de estos jotitas ficticios son por momentos aparatosas, la trama no tiene un problema específico que enlace con los demás. Nos muestra la tranquila y amigable amistad que existe entre técnico y jugador. Oré luce tan “blanco e inmaculado” que si no fuera por la aceptable actuación de Luis Cáceres perderíamos todo interés en él. Solo le adjudican una sobrina (Magdiel Ugaz) con tan amplio conocimiento de fútbol que poco falta para que desplace a su tío del buzo de entrenador (¿?) aparte de parecer una figura decorativa encargada del lado dulzón del guión. La joven entra “como Pedro en su casa” a la Videna (lugar de concentración de nuestros seleccionados) y donde se supone no entra ningún otro personaje que no sean los vinculados al ambiente deportivo. Pero aquí Michelle Alexander deja mal parado a Manuel Burga (cuestionado presidente de la Federación Peruana de Fútbol) porque parecería, según la trama, que las novias y “las trampas” también pueden entrar a la Videna ¿o sí?

En todo caso, lo mejor de esta serie es el capítulo inicial cuando se ve a los muchachos en su niñez (la mayoría del buen elenco infantil de Alexander figura en el reparto) y ellos no desentonan en lo absoluto sobresaliendo el pequeño Axel Córdova quien se luce como “Tato”.

Dentro de los jotitas adultos destaca Andre Silva como Néstor Duarte quien se complementa muy bien con Sandra Vergara en el mejor romance juvenil de la trama.

No obstante, es una lástima el tiempo que se pierde en hacer este tipo de historias. La falta de originalidad y mejores propuestas hacen que nuestros productores fabriquen historias rosas y las coloquen dentro de la trama de personajes populares. Ellos olvidan que esos personajes son al igual que nosotros, personas de carne y hueso seguramente con verdaderas tragedias que si se podrían contar y que no falta en cualquier hogar y no argumentos banales y sosos que nadie cree.

Es imperdonable que hayan convertido a estos muchachos en protagonistas de unas vidas que aún faltan contar. Que dirían Lolo, Cubillas, Terry, Cueto, Chumpitaz, verdaderos ídolos del pueblo. A estos muchachos les falta mucho camino que recorrer porque no sabemos si Hermoza será un gran arquero o Bazalar brillará como jugador, todos esperamos que sí; aunque el tiempo finalmente dará la respuesta. En verdad la realización de esta miniserie sólo sirvió para el beneplácito y satisfacción de los familiares de estos chicos que se ganaron con una historia súper inflada. ¿Por qué nuestros libretistas y productores no hacen pensar un poco a su cerebrito y llevan a la pantalla la vida, por ejemplo, del “Cholo” Sotil? Un personaje rico y hasta reflexivo porque ganó mucho dinero y hoy vive pobremente. Es un personaje que merece destacarse para que las nuevas generaciones de deportistas no sigan ese camino. El “Cholo” hoy pide pensión vitalicia cuando ganó mucho dinero y vivió rodeado de lujos y opulencia. Una lástima.
(*) rmanrique@elinformanteperu.com.

lunes, 17 de marzo de 2008

DESTILANDO AMOR: CUANDO LAS TELENOVELAS ROSAS TAMBIEN PUEDEN SER DE CALIDAD


Lima, 11 Marzo 2008 (Richard Manrique Torralva - El Informante Perú).- Termina “Destilando amor” un exitoso remake de “Café con aroma de mujer” que tiene el mismo formato que su predecesora colombiana, pero que dista en muchos aspectos, del original debido al estilo mexicano y al “romance rosa” impuesto durante la mayoría de los capítulos que la convirtieron en un auténtica historia tan romántica como interesante. El guión es el mismo salvo la aparición de algunos personajes nuevos como el interpretado por Joanna Benedek (en el rol de Pamela, la amante de Aarón), quien balancea mejor la trama al más puro estilo charro.

La historia nos presenta a Teresa Hernández (excelente Angélica Rivera), a quien todos llaman Gaviota, una jornalera de campo que recorre el país con su madre, Clarita (Ana Martin), trabajando las cosechas. Cada año, regresan a la hacienda La Montalveña, propiedad de Don Amador (Joaquín Cordero), el patriarca de los Montalvo, una familia de abolengo en la producción de tequila. Al inicio de la historia, Don Amador sabe que se acerca su fin y llega para pasar sus últimos días en esta tierra que tanto ama.

Cuando Don Amador muere, su familia se reúne para el funeral. Sus nietos, Rodrigo (excelente Eduardo Yañez) y su primo Aarón (muy bien Sergio Sendel), viajan desde Londres, donde estudian un doctorado. Los primos han crecido como hermanos, pero el testamento de su abuelo despierta la ambición en Aarón, pues el control de la fortuna familiar finalmente recaerá sobre el primer hijo varón engendrado por uno de ellos dos. Aarón se siente confiado, sabiendo que Rodrigo nunca ha podido hacer el amor; sin embargo, la llegada de Gaviota a su vida cambiará el destino de Rodrigo.

No vamos a entrar en comparaciones odiosas entre la original producción colombiana y esta versión de Televisa. El buen trabajo realizado por el consorcio mexicano hace que distingamos entre una y otra y le demos el lugar que se merece a cada una de ellas. Sólo diremos que el productor Nicandro Díaz acertó no solo por crear una adaptación totalmente mexicana al hablar del tequila, mostrar las tradiciones de este país, así como las locaciones en las que se desarrolla la trama; sino también, y creo que ahí radica su éxito, el poner más énfasis en la relación de la pareja protagónica con ese derroche de “amor eterno que perdurará a pesar de los obstáculos que se le presente”. Ese amor tan fantasioso pero efectivo que hace que los televidentes se compenetren con el sentir de la pareja.

Es tanto el éxito que tuvo esta producción que Televisa vuelve a usar la misma fórmula ahora con “Fuego en la sangre” (remake de Pasión de Gavilanes / Las aguas mansas) aunque hasta el momento no les dé el mismo resultado.

Es que la fórmula fue exitosa, no solo por su interesante historia, sino porque se cuenta con dos actores que no desentonan en lo absoluto sino que refuerzan y dan el soporte necesario para sacar adelante esta producción. Ya que tanto Yañez como Rivera lucen tan perfectos en sus roles que cada diálogo, abrazo y beso es sentido por la teleplatea. La química es notable. Ambos con sus actuaciones te invitan a soñar con ese ser que lamentablemente no lo encuentras en la vida real. Y ese es el objetivo de la novela rosa como es de sacar a relucir el lado sentimental y romántico que todos tenemos, ilusionarnos y mostrar interés por ser parte de la historia misma. Si lo logran estamos ante una novela exitosa y por supuesto que aquí rebasan con creces dicho objetivo.

Recientemente algunos productores y actores peruanos se preguntaban porque el éxito de Televisa con sus producciones. El ver esta producción se obtendrá la respuesta. Aquí muchos se han quejado porque las telenovelas, salvo las brasileñas, sean “empalagosas y de mal gusto”, no obstante el televidente les hace caso omiso y siguen pendiente de las historias rosas. Con el tiempo han aceptado esa formula exitosa pues para el gran público el amor nunca ha muerto, el sentimiento es uno solo y si por ello luchas hasta lo imposible por lograr la felicidad tendrás el reconocimiento de todos y la sintonía en el mundo entero. Aquí muchos criticaban las telenovelas mexicanas y venezolanas, pero no se dan cuenta que cuando una trama es interesante y su elenco es de primera difícilmente, por más inverosímil que sea su guión, perderán sintonía. Hoy, mañana y siempre habrá un público cautivo que, por muchas cosas, se entretiene con este tipo de historias.

Y ese es el merito de esta telenovela porque a diferencia de su par colombiano, los mexicanos entienden que la historia tiene que ser los más romántica posible. Cada grito de amor de Rodrigo y cada mirada de Gaviota hacen suspirar a los románticos de siempre, aquellos que cuando se sientan a ver televisión quieren ver una trama que no solo entretenga sino que te haga participe de la historia misma. Y eso muy pocos lo logran. Hace mucho tiempo que no veíamos una química tan perfecta en una producción de este tipo. Por ello, es que la versión de la otra competidora mexicana fue un soponcio y fracaso absoluto. Recordemos que la primera versión mexicana se hizo en el 2001, bajo la producción de Televisión Azteca con el nombre de “Cuando seas mía” y protagonizada por los actores mexicanos Sergio Bazañes y Silvia Navarro que tuvo sintonía en México, pero internacionalmente fue un rotundo fracaso. Coincidentemente en el Perú, Panamericana la repuso también por estos días y hubo la oportunidad de comparar ambas producciones mexicanas y la verdad es que la diferencia es abismal.

Angélica Rivera, quien junto a César Evora son de los mejores actores protagónicos hoy en día en Televisa, le da varios matices diferentes a su personaje, no solo muestra una dulzura que enternece sino que es apasionada y fuerte a la vez; mientras Eduardo Yañez hace una extraordinaria reaparición, convence y le da al personaje un toque diferente, es un “tonto enamorado” capaz de hacer lo que sea por amor. Una pareja al mejor estilo de “Romeo y Julieta” de este nuevo siglo. Hemos visto a Yañez en “El maleficio” (Televisa-1983) y “Marielena” (Miami- EE.UU- José Enrique Crousillat- 1994), dos de sus telenovelas más exitosas, y sin embargo mantenía el mismo estilo de actuación cosa que cambia radicalmente aquí. Sin duda una extraordinaria reaparición. Luce genial cuando demuestra celos hacia su rival y cambia totalmente de expresión cuando intenta demostrar que su pretendida impotencia es mera especulación.

Por otro lado el talento mexicano reunido en esta producción es de primera y refuerzan la trama manteniendo un nivel superior en todas las escenas. Sobresaliendo Sergio Sendel, Chantal Andere y el siempre talentoso Alejandro Tomassi quien está genial como Bruno, el único hijo de don Amador Montalvo. Hasta Martha Julia que generalmente solo luce su esbelta figura ahora resalta nítidamente. Las bellas locaciones y la excelente banda sonora constituyen otro punto a favor para está producción.

Los tiempos han cambiado. Ya no es como antes en que las telenovelas paralizaban las calles y posibilitaban que los actores protagónicos fueran poco menos que ídolos indiscutibles en todo el mundo. Pero tal como Jorge Lavat y Fanny Cano en “Yesenia”; Verónica Castro y Rogelio Guerra en “Los ricos también lloran” o Lupita Ferrer y José Bardina en “Esmeralda”; la dupla de Angélica Rivera y Eduardo Yañez pasan a la galería de grandes parejas televisivas. Simplemente notables.




FALLECE ACTOR BRASILEÑO RUBENS DE FALCO


NOTA DEL EDITOR: Lo conocimos encarnando al cruel Leoncio en la inolvidable primera versión de "Isaura, la esclava". Ha partido uno de los grandes actores brasileños. Más de uno lo seguiremos recordando a través de las muchas caracterizaciones que tuvo en las distintas producciones cariocas en las que participó.

Sao Paulo, 22 Febrero 2008, (PL) .- El actor brasileño Rubens de Falco falleció hoy a los 76 años de edad como consecuencia de un paro cardiaco originado por una embolia.

El paulista De Falco nació el 19 de octubre de 1931, debutó en la televisión brasileña con la novela "Maria Antonieta" (1961) y su personaje más célebre fue el de Leoncio en la telenovela mundialmente conocida "La Esclava Isaura", estrenada en 1976.

Ello lo consagró como gran villano y le valió numerosos papeles en diversas telenovelas brasileñas y en filmes de directores como Jece Valdao (Nosotros, los canallas) y Hector Bebenco (Pixote: la ley del más débil).

En su vida artística trabajó para las redes de televisión Globo, Tupi, Excelsior, Bandeirantes, SBT y Record, actuó en más de 30 filmes, más de 20 novelas y cuatro miniseries.

TELEMUNDO PRESENTA EL CATALOGO DE TELENOVELAS QUE ESTARAN EN MIPTV

LATAM (21/03/08).- ‘La Traición', ‘Victoria' y ‘Dance' son algunas de las telenovelas que estarán presentes en el MIPTV 2008 que se celebrará en Cannes.

El catalogo de Telemundo Internacional estará formado por ‘La Traición', ‘Victoria', ‘Dance', ‘Alguien te mira', ‘Aquelarre', ‘Quinceañera' y el programa de citas ‘12 Corazones'.

MIPTV se llevará a cabo del 7 al 11 de Abril en Cannes y Telemundo Internacional estará presente en el stand A0.21.

Por parte de Telemundo asistirán el presidente Marcos Santana; Xavier Aristimuño, VP de Ventas y desarrollo de negocios internacionales en Asia; Esperanza Garay, VP de Ventas y Adquisiciones en América Latina; la recién nombrada Karina Etchison, VP de ventas para Europa, África, y Medio Oriente; Melissa Pillow, Manager de ventas para Europa; Joysette Rivera, Manager de Ventas para América Central, República Dominicana, Ecuador y Canadá y Karen Barroeta, VP de Marleting y Promociones.

TELEVISA LLEVA TRES TELENOVELAS "DE ESTRENO" A MIPTV 2008

LATAM (21/03/08).- Televisa Internacional llevará las telenovelas ‘Las Tontas no van al Cielo', ‘Alma de Hierro' y ‘Fuego en la Sangre' a MIPTV 2008, que se celebrará del 1 al 11 de abril en Cannes.

Televisa Internacional, el distribuidor internacional de contenidos de Grupo Televisa, ha anunciado que llevará a MIPTV tres de sus últimos estrenos.

MIPTV se llevará a cabo del 7 al 11 de Abril en Cannes. Televisa Internacional estará ubicado en The Riviera Sea View #02 y por su parte acudirán Fernando Pérez Gavilán, Vicepresidente; Carlos Castro, Director General de Ventas; Claudia Sahab, Director de Ventas Europa; Elsa García, Business Manager Iberia; Patricia Porto, Business Manager Europa Central y Occidental; Beatriz Rodriguez, Business Manager Europa del Este; Manola Martín, Business Manager Europa del Este y Región Nórdica; Mario Castro, Director de Nuevos Negocios; José Luís Romero, Director de Formatos; Arturo Casares, Director de Ventas China; Pedro Font, GMD Asia, África y Medio Oriente; Silvia García, GMD Asia, África y Medio Oriente y Claudia Silva, Director de Mercadotecnia.

martes, 11 de marzo de 2008

NACIDA PARA TRIUNFAR: TAN EFECTIVA COMO RUTINARIA


Lima, 20 Febrero 2008, (Richard Manrique Torralva / El Informante).- Llega a su final, la miniserie Nacida para triunfar que no es otra cosa que la vida adaptada de Sonia Morales, popular cantante folklórica, que ha invertido una buena parte de su capital en esta coproducción para llevar su historia a la pantalla chica, que en cierta forma, es un guión basado en su vida, tan igual que otra miniseries locales, pero con el atractivo de tener algunos logros importantes.

La miniserie enfoca la vida de la cantante desde la perspectiva de presentar en paralelo la historia de Sonia desde su niñez (caracterizada muy bien por la pequeña Doris Ramírez) y mostrando a una Sonia adulta (encarnado por Nidia Bermejo) ya exitosa afrontando su carrera y su vida conyugal al lado de su esposo e hijos.

La historia es una coproducción que según lo dio a conocer Manuel Espinoza, ex manager y ex pareja de Sonia. "Es una inversión compartida entre Efraín Aguilar y la cantante. América Televisión no nos dio absolutamente nada para hacer esta producción". Espinoza sostuvo que se reunió diez veces con el popular "Betito" (Productor) para convencerlo de asumir el proyecto televisivo. "Nosotros cedimos en calidad de coproducción, pero aún no recibimos nada por publicidad" indicó la ex pareja de Sonia.

Esto revelaría de alguna manera que lo que se ha hecho es una adaptación de la vida de la cantante, es decir es un guión basado en la historia de la cantante y no un verdadero relato biográfico de Sonia.

El guión de esta historia pertenece a Pablo Vásquez y la Producción y Dirección General corre a cargo del popular Efraín Aguilar, más conocido como “Betito”, en nuestra farándula, por el popular personaje que caracterizó hace mucho tiempo en los programas cómicos.

La trama retrata con mucha ironía el mundillo en que se mueven las cantante folklóricas, donde los sabotajes, las envidias y los “golpes bajos” están a la orden del día escondido tras la máscara de la hipocresía mundana que recorre todo el mundo artístico local.

“Betito” acierta al narrar eficientemente la historia de la cantante compartiendo escenas entre el futuro y el pasado muy bien equilibradas y que son reforzadas por dos talentos artísticos, una en ascenso y la otra muy promisoria porque su relato gusta por la buena presencia de la niña Doris Ramírez quien se porta a la altura de la circunstancias y actúa, para su edad, sorprendentemente de lo más natural que muchos de los actores jóvenes que forman parte del elenco. Lo malo es que la historia de Sonia niña sigue el lineamiento trazado y solo resalta la cualidad artística de la muchachita por ser cantante, vale decir más de lo mismo, la clásica historia del talento que en base a su empeño triunfa (Sonia es hacendosa, se da tiempo para estudiar y ayudar a sus padres en los quehaceres, es decir toda una vida inmaculada). Pero ello no desmerece la actuación de la niña que encanta y muestra talento especialmente cuando viaja a la selva y tiene que afrontar allí el problema de la incursión de los terroristas en dicha zona.

Pero si mientras Sonia niña gusta por la pequeña Doris, en su etapa adulta también la historia logra interés por el excelente desempeño de Cristina Urueta como “Victoria Huamán”, espléndida caracterización de la envidiosa rival de Sonia, no importa si caracteriza a otra cantante, lo mejor es la forma en que la actriz toma al personaje tal como “Betito” la define. Para ello la Urueta copia dejos, mohínes, gestos de envidia y sobretodo le pone fuerza a su personaje especialmente cuando se junta con su amiga del alma, Adelina (muy bien Angelita Velásquez) tan “folklórica como ella”. La Urueta está notable cuando pone su carita de mujer buena o cuando es una dulce hipocritona.

Aunque salvando distancias, a este redactor le recuerda mucho la espléndida pareja de Simplemente María, entre María Ramos (Saby Kamalich) y su fiel amiga Teresa (Mariella Trejos). En esta miniserie tanto Urueta como Velásquez no desentonan en lo más mínimo.

Pero, no solo es eso, sino que además “Betito” juega al suspenso y le pone un villano más joven a esta pareja de envidiosas, con el atractivo de primero mostrar su figura en la sombra, no mostrando el rostro y provocando cierto interés por conocer quien es la persona que tanto daño quiere hacer a la cantante.

Lástima nomás, que una vez reconocido el personaje este se desdibuja por completo, ya que el guión decae ostensiblemente porque en su afán de enarbolar la imagen de Sonia, las maldades se vuelven simplistas y demasiado irrisorias. (Eso de que la abuelita fallecida de Sonia “la salvó” de la trampa de sus enemigos es de los más infantil y rutinario).

Es que la trama está pensada en levantar la imagen de la cantante. Muestra la historia de ella y se da excesivos retoques a su vida porque si bien la buena actuación de Cristina Urueta refuerza la trama; la historia gira demasiado entre sabotajes y boicots, pero sin la consistencia narrativa que proponga mejores argumentos con que atrapar más televidentes.

Dentro de las actuaciones destacan Nidia Bermejo que gracias a sus rasgos físicos y a su experiencia actoral sabe sacar adelante un personaje tan complejo tanto en su etapa de adolescente como también como adulta. Otra que gusta es Jhoany Vegas como “Martha” la fiel fan de Sonia. Muy buena caracterización, deja de lado esos gestos sobreactuados y sexys que tenía cuando actuaba en otras producciones y se entrega en un papel muy simpático y muestra dominio de escena, sobretodo, cuando la botan del trabajo o se burla a si misma cuando la fastidian por bailar como hombre. Gusta también Rodolfo “Felpudini” Carrión interpretando al popular “Eusebio “chato” Grados.

Lo cierto es que el camino abierto alguna vez por Dina Paucar ha motivado ahora que Sonia Morales invierta en su propio proyecto al que seguramente le seguirán otras cantantes folklóricas con billete para que se les dé su momento de gloria y de paso asegurarse más adeptos a sus conciertos.

Pese a todo, esta producción resulta atractiva porque se nota la mano de Efraín Aguilar quien demuestra que no sólo puede con comedias. Lástima que los altos costos impidan que nos quedemos con las ganas de mejores productos competitivos como telenovelas o series de mayor duración. Es hora de que nuestros productores arriesguen porque ante un importante sector de público quedan como oportunistas que sólo obtienen puntos a favor porque retoman historias basadas en populares personajes. No es el caso de “Betito” que ya demostró que es exitoso con series como “Así es la vida”, pero nada es eterno. Así que esperemos que “Betito” nos dé alguna sorpresa muy pronto. Los televidentes se lo agradeceremos.

TELEVISA BUSCA CRECER FUERA TRAS ALCANZAR SU TECHO EN MEXICO


MEXICO DF, 08 Febrero 2008, (Reuters).- El gigante mexicano de los medios Grupo Televisa se enfocará en crecer en el exterior, buscando oportunidades en el floreciente mercado de TV hispano estadounidense, porque ya ha alcanzado su límite de expansión en México, dijo el viernes el presidente de la empresa.

Televisa, el mayor productor de contenidos en español a nivel mundial, tiene una participación del 70 por ciento del mercado de la televisión abierta en México, país con más de 100 millones de habitantes.

"Para este momento, Televisa ha alcanzado sus límites de expansión en México (...), buscamos crecimiento fuera de nuestras fronteras," dijo Emilio Azcárraga Jean, presidente de Televisa, en un foro académico.

Hace unos días, Televisa anunció su intención de participar en la adjudicación de un nuevo canal de televisión en Colombia, sin embargo, su mayor objetivo sigue siendo Estados Unidos, donde en el 2006 fracasó en la puja por adquirir la cadena Univision.

Poco después, Televisa vendió una participación del 11 por ciento que tenía en Univision, a la que sigue atada por un contrato de programación exclusiva hasta el 2017, que busca dar por terminado en los tribunales estadounidenses alegando incumplimiento de términos.

Univision es la cadena de televisión líder en el mercado hispano y la programación de los horarios estelares es contenido proporcionado por Televisa.

Televisa ha dicho que una de las claves del éxito de Univision son sus programas, como las telenovelas y programas de entretenimiento.

La rescisión del contrato con Univision dejaría libre al grupo mexicano para comercializar sus programas al mejor postor.

"Debemos de tratar todos de llegar a un buen arreglo, y sino luchar por los derechos que son nuestros," dijo Azcárraga, quien destacó el atractivo del mercado hispano de Estados Unidos por su creciente poder adquisitivo.

El empresario planteó como una posibilidad buscar la entrada a través de sistemas de televisión de paga.

"La televisión tradicional hoy es la más importante, pero la penetración del cable, y más en Estados Unidos, es muy alta," destacó el ejecutivo.

Televisa, que genera 50,000 horas de programación al año, también ha comenzado a desarrollar proyectos en países como China, en donde planea producir una versión en chino y con talento local de su telenovela "Destilando Amor," versión mexicana de la colombiana "Café con Aroma de Mujer."