lunes, 26 de noviembre de 2012

ABISMO DE PASIÓN: ARGUMENTO DE ÉXITO

Culminó "Abismo de Pasión" una buena producción mexicana que aún la puedes ver a través del cable y que finalmente resulta otra de las producciones más destacadas del año.


Lima, 26 Noviembre 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Se acaba el año y tenemos que destacar algunas producciones que vale la pena comentar. Una de ellas es "Abismo de Pasión" que llega a sus capítulos finales en el cable, mientras que en México ya culminó la telenovela, lo mismo que en el Perú. En el país azteca fue un éxito indiscutible, mientras que en nuestro país, digamos, que cumplió con las expectativas aunque no llegó a tan altas cifras en el rating.

LA HISTORIA

En Mérida, Yucatán vive la familia Castañón Bouvier, compuesta por Augusto (Impecable Alejandro Camacho) quien está felizmente casado con Estefanía Bouvier, (una sorpresa Ludwika Paleta realizando un papel más maduro), ambos tienen una hija, Elisa, (Angelique Boyer). Con ellos también vive Carmina, (Sabine Moussier), hermana de Estefanía y envidiosa de la felicidad de su hermana junto a su marido e hija. En el pueblo también vive Rosendo Arango, (César Évora) junto a su esposa Alfonsina, (Blanca Guerra) y el hijo de ambos, Damián, (como siempre acertado, David Zepeda). La relación del matrimonio es tensa y caracterizada por constantes roces, por lo que Rosendo frecuenta una amante que resulta ser Carmina.

Damián es el mejor amigo de Elisa, ambos también son amigos de Gael (acertado Mark Tacher) y Paloma, (bien Livia Brito), y a pesar de que estos dos niños provienen de mundos muy distintos eso no es impedimento para que los cuatro compartan una gran amistad que va más allá que cualquier prejuicio. Rosendo ya no soporta la vida llena de peleas al lado de Alfosina y cuando Carmina lo convence de que huyan juntos él acepta y hacen planes para reunirse esa noche, Estefanía se entera de los planes de su hermana y para evitar que cometan una locura, impide que Carmina acuda a la cita y es ella quien va en su lugar para convencer a Rosendo de que desista de la idea para no causarle daño a su familia. Cuando ambos van conversando en el auto éste se sale del camino y se vuelca, muriendo ambos en el terrible accidente. Carmina decide usar la muerte de su hermana a su favor y se encarga de correr el rumor de que era Estefanía la que sostenía relaciones con Rosendo, esto destroza a Augusto y enfurece a Alfonsina que al convertirse en el blanco de chismes en el pueblo vuelca todo su odio contra Elisa y decide alejar a su hijo para siempre de ella, mandándolo a estudiar a Italia.

Carmina aprovecha la fragilidad y desilusión en la que cayó Augusto para consolarlo, poco tiempo después se casan y Carmina pasa a ser la señora de Castañón, lo que siempre ambicionó.

Transcurren diez años y Elisa ahora es una hermosa mujer. Ella ha crecido junto a Paloma y Gael, quien se enamora de ella, pero Paloma se enamora de Gael por lo que Elisa se aleja de él para no lastimar a su amiga. A pesar de los años la gente de Mérida todavía apunta a Elisa con el dedo calumniándola y tachándola de mujer fácil igual que lo fuera su madre, detrás de todos los ataques está Alfonsina quien es la que de verdad se ha encargado de ensuciar la memoria de Estefanía.

A su vez, Damián regresa al pueblo convertido en un profesionista y comprometido con Florencia Landucci, (Altair Jarabo), una muchacha bonita pero interesada y frívola. Cuando Elisa y Damián se reencuentran renace el amor que había comenzado años antes, pero la amargura de Alfonsina y la maldad de Carmina se encargarán de empañar la felicidad de los jóvenes.

ARGUMENTO DE ÉXITO

"Abismo de Pasión" es el perfecto ejemplo de cómo un remake puede ser actualizado con acierto y calidad. Su argumento casi es un calco de su exitosa predecesora "Cañaveral de Pasiones" (Televisa-1996). Aunque sería importante recordar que, como ya es costumbre en Televisa, esta historia de Caridad Bravo Adams incluyó la fusión de dos argumentos que son "Una sombra entre los dos" y "Al pie del altar", ambas publicadas en 1959. Pero realmente el aporte fue mínimo porque la idea principal del argumento prevaleció y hasta la intriga y las muertes que se sucedían una tras otra agregaban esa dosis de misterio unido al romance de sus protagonistas que nunca desentonó.

El darle un mayor protagonismo al Padre Guadalupe así como al personaje de la curandera fue un acierto porque poco a poco el gran secreto de la infidelidad iba quedando de lado para dar paso a esa ambición por el dinero malsano tan característico en producciones de este tipo y que causaba una mayor dosis de intriga.

La producción de Angelli Nesma tiene todo para encantar, un moderno argumento, una pareja protagónica con mucho carisma y sobretodo un elenco que nunca desentonó porque todos encajaban perfectamente en sus roles.

Lo mejor de "Abismo de Pasión" es el eficiente manejo de ese puro melodrama que no se extralimita, solamente llega a un clímax insospechado cuando sus intrigas se une con el romance y el misterio que envuelve a ese grupo de habitantes de aquel pueblo de Yucatán donde su mayor "acierto" resulta el ir regando los chismes de casa en casa sin saber que ello puede dar origen a tragedias mayores.

Pocas veces vemos tan unido a la religión con la superchería. Aquí la muerte del padre Guadalupe donde otra vez destaca el gran René Casados permite que el conflicto final esté a cargo de doña Ramona, una bruja que nos hace recordar a otras tantas que sirvieron de soporte para el auge de grandes telenovelas de éxito.

Sinceramente la producción tiene su encanto desde el principio de la trama donde se luce Ludwika Paleta quien da la pauta para que terminemos con engancharnos con su historia. La actriz sorprende realizando un papel adulto de manera extraordinaria. Pero quienes se llevan las palmas también son Alejandro Camacho y Blanca Guerra quienes tienen el peso de la historia y su participación es de primer nivel. Lástima que la muerte de Camacho, en la telenovela, diste mucho del impactante final del padre de Daniela Castro en la versión original. Asimismo el rol de Eugenia Cauduro como la nana de Elisa no llega a conmover como su antecesora. Y es que sería imposible dejar de olvidar a Prudencia encarnada por Alma Delfina, en la historia original. Eso sí, resulta una pena que el gran César Evora no haya rendido tan bien con este personaje que curiosamente también lo realizó en la versión original. Lo mismo podríamos decir de Sabine Moussier quien termina realizando el mismo papel de villana con las mismas características de siempre. El problema es que Televisa abusa mucho del talento de sus actores a quienes lo incluye, muchas veces, en el mismo rol pero con diferente nombre y titulo de telenovela. Es lo que percibimos también en "Amor Bravío" que comentaremos en breve y lo que resultó siendo "Por ella soy Eva", por dar dos ejemplos de telenovelas más actuales.

Otro de los aciertos de la historia son sus bellas locaciones. Una maravilla resulta ver caminar a los actores por dichas calles donde se advierte una muy buena edición ya que se une con acierto, tanto las escenas en exteriores como dentro de los estudios con tan buena calidad que permite un mejor concepto de la trama.

En líneas generales la telenovela no defraudó. Tuvo de todo para encantar además de un elenco que debe ser uno de los mejores del año. Sería imposible no dedicarle elogios a Livia Brito, quien termina por convencernos de su gran carisma y su proyección para un futuro estelar en las producciones mexicanas. Estamos seguros que ella hubiera encajado perfecto para el papel principal de "Qué bonito amor" (remake mexicano de La hija del mariachi). Otra que encantó fue Altair Jarabo, combinando muy bien la maldad con la bondad, Nailea Norvind como Begoña, la más chismosa del pueblo y la estupenda Esmeralda Pimentel que resultó una revelación este año. Incluso Salvador Zerboni resultó un perfecto Gabino Mendoza. Ya lo habíamos visto anteriormente en "La Reina del Sur" (Telemundo-20011) y resulta un acierto incluirlo siempre como villano.

En suma, "Abismo de Pasión" resultó una perfecta hermana menor de "Cañaveral de Pasiones", pero mucho más actual y con todo lo que la modernidad pone al alcance para que su historia brille con talento. Recordemos que en el Perú tuvimos la oportunidad de ver "Cañaveral de Pasiones" gracias al canal de cable Telenovelas y resultó una producción demasiada desfasada. Por cierto, esto en nada empaña el concepto que se tiene de esa producción de ser una de las mejores telenovelas de los 90´s. Pero ahora, en nuestros tiempos, requería de una mejor adaptación y aquí está "Abismo de Pasión" para comprobar que producciones bien actualizadas jamás tendrán pierde.


(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com

miércoles, 21 de noviembre de 2012

EL SECRETARIO DESPUNTÓ EN SU HORARIO


Esto dice el rating en el horario de la tarde. "El Secretario" comenzó con buen pie, mientras el público le vuelve a dar su sintonía a la reposición de "Pasión de Gavilanes". Por otro lado, en América, "Amor Bravío" continúa entre las preferidas.

Lima, 21 Noviembre 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El informante Perú).- En su debut la telenovela “El Secretario”, una producción, fresca y divertida de la cadena Caracol, que muestra a nuestra compatriota Stephanie Cayo en uno de sus papeles estelares en la televisión colombiana y por el cual fue merecedora de varios premios Internacionales por su actuación, obtuvo 8.4 de Rating Total, ganándole al programa concurso, Bienvenida La Tarde (Frecuencia Latina) y a la telenovela "Amor Bravio" (América Televisión).

Ahora el público seguidor de este tipo de producciones podrá apreciar en señal abierta "El Secretario", una telenovela colombiana de Caracol Televisión, protagonizada por Juan Pablo Espinosa y Stephanie Cayo, con el papel antagónico de Martin Karpan, Andrea López y Helga Díaz. Esta telenovela colombiana es considerada una de las mejores producciones del año 2011 para Caracol Televisión.

Curiosamente "los adictos" al cable tienen la oportunidad de apreciar la versión mexicana de esta historia, "Cuando el amor manda", una producción de Juan Osorio para Televisa con Fernando Colunga y la bella Blanca Soto que sencillamente resulta superior a esta producción, pero que vale la pena seguir la historia colombiana para poder darnos una idea de esta trama tan sencilla como original.

LA HISTORIA

Emilio Romero, (Juan Pablo Espinoza), es un profesional de las finanzas que llevaba viviendo siete años en Estados Unidos, con el propósito de cumplir el anhelado sueño americano, donde se dedica a repartir pizzas, una ocupación que no tiene nada que ver con su profesión. Más adelante, se da cuenta que tiene una hija de 6 años en Colombia de nombre Valentina Redín, lo que lo motiva a regresar a su país para hacerse cargo de ella.

A falta de dinero para volver a Colombia, Emilio es convencido por un cliente y supuesto amigo de llevar ropa para su venta, pero al pisar suelo colombiano es detenido por la policía aduanera, porque en la maleta estaban escondidos varios miles de dólares. Posteriormente él colabora con la justicia para dar con el responsable del ilícito, recupera su libertad de forma condicional y de esta manera empieza a buscar trabajo para sacar adelante a su pequeña hija, quien repetinamente se convierte en el motor de su vida.

Su destino lo lleva a Industrias Copito, una empresa fabricante de papel higiénico, donde aspira a un cargo de mayor rango afín a su carrera. No obstante, se enamora en silencio de una joven que resulta siendo la gerente comercial de la compañía, llamada Antonia Fontalvo, (muy bella y con un "suelto de cabellos" espectacular, Stephanie Cayo,) pero para conquistar su corazón deberá forjar su camino al éxito como secretario. Emilio tendrá que adaptarse a un cargo que por años ha sido característico de las mujeres, vestirse como ellas y recibir órdenes de sus superiores, de paso soportando las burlas de las otras secretarias —quienes al comienzo no simpatizan con él— y de los empleados del área administrativa, así como las humillaciones de Mario, el gerente de operaciones y su jefe inmediato junto con Antonia.

Aunque Emilio es leal, optimista, amable y eficiente, también es torpe y despistado, lo que hace que se meta en problemas con facilidad, especialmente con Félix Segura, el dueño de la compañía y novio de Antonia, (Martin Karpan). Ella, cuya confianza se gana desde el primer momento, lo defiende constantemente, lo saca de aprietos y está siempre de su lado.

EL SECRETARIO COMIENZA CON BUEN PIE

Según las cifras "El Secretario" ingresó con buen pie en una horario donde compite con un programa concurso y la telenovela "Amor Bravío" que a pesar de no llegar a los dos digitos es muy buena en su contexto y a la que comentaremos cuando llegue a sus últimos capítulos en el Perú.

De esta historia colombiana también hay muchas cosas por comentar. Lo haremos más en extenso en breve, a la vez que también le daremos espacio a la versión mexicana que vemos con agrado a través del cable y que resulta muy superior a la irregular "Por ella soy Eva" (Televisa-2010) que tiene el mismo género de comedia que su muy buena predecesora.

Los números señalan que "Amor bravío" tiene de 7 a 10 puntos, mientras "El secretario" comenzó bien con 9 puntos y los últimos capítulos de "Pasión de Gavilanes", una reposición que ofrece ATV llega a los 11 puntos y "Una maid en Manhattan" se mantiene entre sus 6 y 7 puntos. Eso es lo que dicen los números en el horario de la tarde. Ya veremos como les irá a estas producciones en los próximos días. 


viernes, 9 de noviembre de 2012

"MI AMOR EL WACHIMAN": LA HISTORIA DEL PROVINCIANO ACOMPLEJADO Y LA PITUCA ENGREÍDA

Culmina "Mi amor el wachimán", una de las producciones de Michelle Alexander que no defraudó y que, pese a todo, se deja ver con agrado.


Lima, 09 Noviembre 2012, (Por Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Culmina otra producción de Michelle Alexander que ha resultado tener un éxito de sintonía en el horario estelar de las 9 de la noche. A tal punto, que ya se ha anunciado una continuación de esta historia que seguramente veremos el próximo año.

Mi amor, el wachimán, es protagonizada por Christian Domínguez y María Grazia Gamarra, además de Yaco Esquenazi en el rol antagónico. Además actúan Norka Ramírez, Paul Martin, André Silva y Laly Goyzueta.

LA HISTORIA

Tras el terremoto ocurrido en Pisco de 7.9 grados, en el 2007, Salvador, (Christian Domínguez), se ve obligado a emigrar a Lima con su madre Pilar (Norka Ramírez) y su hermana Belén (Evelyn Azabache) a intentar buscarse un futuro mejor. Y también a escapar del dolor sufrido por enterrar a su padre Alcides y Sandra, la novia con quien pensaba casarse.

Salvador, llega a Lima con su familia a empezar de cero, pues su casa quedó destruida con el sismo. Es un joven responsable y buen hijo. Quiere mucho a su madre. En la capital, gracias a Duque (André Silva), consigue trabajo como wachimán para una empresa de seguridad. Gracias a su profesionalismo se ganará el respeto de los vecinos, así como propuestas como, cuidar a la engreída y bella Catalina (Maria Grazia Gamarra), una muchacha de alta sociedad e hija de un empresario inmobiliario. Ella estudia Economía en Buenos Aires, pero regresa a Lima porque en ninguna ciudad del mundo vivirá tan cómodamente con en la capital peruana.

Catalina, les hace creer a todos que continúa estudiando Economía, pero en realidad cursa clases de baile y actuación porque sueña con ser actriz. Inicialmente detesta a Salvador por su exceso de control sobre ella. No obstante, llegará a amarlo con una pasión única y a retar a su madre Irma (Laly Goyzueta en buena actuación) y a su ex enamorado Aurelio (Jako Esquenazi): no le importará enfrentarse a quien sea con tal de permanecer al lado del hombre que ama. Por su parte, Jimena (Camila Zavala), la mejor amiga de Catalina, siempre la apoyará en todo y más con esta relación porque piensa que la unión de Catalina y Salvador es exótica e interesante.

No obstante, Jimena vive engañada: el wachimán Tristán (Nikko Ponce), mejor amigo de Salvador, le ha hecho creer que es un próspero empresario de software peruano y que tiene mucho dinero. Jimena, acostumbrada a ennoviarse con surfers y modelos, sentirá que un muchacho tan emprendedor es el elegido para formar un hogar, pero vive engañada por un joven que sólo acostumbra a pasar un rato de diversión con chicas "pitucas". Tristán pronto se dará cuenta que ama a Jimena, pero la mentira se hace grande y ya no puede controlar la situación.

Por su parte, Catalina, termina enredada con Salvador, el wachimán que contratan sus padres, pero termina envuelta en un lío familiar donde aflora la diferencia de clases sociales. El romance se complica cuando aparece la supuesta fallecida novia de Salvador, a la par que su propia madre inicia una relación muy fogosa con Duque que llevará a su padre (Paul Martin) a tomar medidas extremas.

LAS PRODUCCIONES DE ALEXANDER

Cuando comentamos "Gamarra" (América Televisión. 2012), decíamos que Michelle Alexander era una productora que, así como había sido criticada, también había logrado éxitos locales para un público peruano más afín a retratar con cierto sarcasmo los problemas mundanos de nuestra ciudad. Es más, señalamos que desde la miniserie sobre "Dina Páucar, la lucha por un sueño" (Frecuencia Latina - 2004), Alexander tenía claro que su idea era producir series sobre ídolos y cantantes, bajo el reflejo de "la vida misma", pero con un solo fin. El retratar a las figuras del espectáculo peruano como protagonistas de una historia de superación que conlleven al drama, sufrimiento y a la ansiada felicidad, muchas veces con buena sintonía pero que al final iban siendo más de lo mismo.

Por eso al observar "Gamarra", señalamos que Alexander ya no tenía porque seguir "con lo mismo" porque tranquilamente podía, como en el caso de dicha producción, realizar una historia con personajes de ficción pero "con nombre propio" y no amparados en calles, lugares, ídolos, cantantes y cuanto personaje salga de nuestra realidad nacional.

Hoy, Michelle Alexander, presenta una historia de amor juvenil, dentro de la línea ya definida de la clásica diferencia de clases sociales, pero vemos ante nuestros ojos que ya no tenemos a "chicheritos", "cantantes folklóricas" y demás personajes habidos y por haber, sino una simple temática romántica al que se le agrega ese sentir y picardía criolla, tan nato en nuestros productos y del que no se puede despegar todavía ningún productor, porque finalmente el rating es más importante que todo.

Esta historia está enmarcada dentro de la vida por lo que pasan los vigilantes, llamados también efectivos de seguridad, pero que aquí criollamente se les llama "wachimán". Ellos son parte de nuestro entorno y muchas veces cuidan de nosotros mismos, poniendo en riesgo sus propias vidas.

EL PROVINCIANO ACOMPLEJADO Y LA PITUCA ENGREÍDA

La historia tiene momentos de interés además de un arranque aceptable cuando retrata los momentos por las que pasaron los pobladores de Pisco tras el terremoto ocurrido el 2007. Imágenes cuidadosamente editadas para no caer en el exceso, pero que permite continuar con una trama con cierto sabor "del campo a la ciudad".

Alguna vez, cuando comentamos “Néctar en cielo” (Frecuencia Latina. 2007), dijimos que con un poco de preparación Christian Domínguez podría ser un galán a tomar en cuenta. No tiene “ese garbo especial” como otros galanes, pero para el perfil de ciertos personajes, da en la talla. Lo cierto es que, esta vez, sin destacar todavía en su plenitud, Domínguez logra darle fuerza a su personaje. Es más las escenas con María Grazia Gamarra convencen y es que la joven sabe ser tierna y dulce, pero debe estudiar más porque es una futura actriz a tomar en cuenta. La pareja sale adelante, en especial cuando salen a aflorar los enfrentamientos entre ambos, y es que “el provinciano acomplejado y la pituca engreída” logran convencer al televidente.

Y es que, estamos ante un guión donde hay mucho de sabor peruano, por todos lados y eso agrada al televidente. No se perciben excesos, ni cae en la chabacanería ni la huachafada típica. El niño explotado por su tío, es una historia que podía caer en el olvido, pero el remate final en la que es herido mortalmente nos lleva necesariamente al enganche respectivo. Ello unido al momento en que aparece la novia, supuestamente fallecida de Salvador, tantas veces mostrada y que también veremos, curiosamente, pronto en “Amor bravío” (Televisa, 2012). Cómo se ve nada se “oculta bajo el sol”.
Esto nos lleva a pensar que nuestros productores deben arriesgar y mostrarnos producciones de mayores capítulos. El hecho de presentar una primera parte y luego una segunda, es propio de productores que no arriesgan. Más si estos realizadores están en un canal donde todas las producciones emitidas a las 9 de la noche son éxito. Y es que, si uno ve las cifras del rating, observará que América no tiene pierde con sus producciones, dentro de ese horario, y ninguna es fracaso. Además, como se observa, no importa si el producto es bueno o malo porque tienen a un canal con muchos socios dispuestos a “darles la mano” y promocionar el producto cuántas veces sea necesario. Aquí el mérito es que esta realización finalmente superó al programa de Magaly Medina, vale decir, fue más allá y constituye un éxito por donde se le mire.

Por eso no debe descartar la productora presentarnos una serie con mayores capítulos o ¿Por qué no? Una telenovela. Y es que, a la larga, lo que vemos todos los días, es simplemente eso, una telenovela pero con capítulos cortos.

Sin duda, el acierto de Alexander, a la vez de haberse zafado de la historia de cantantes, es ofrecernos una trama que no se aparta de los propios conceptos que tiene ella sobre las producciones nacionales. Puede haber sido criticada por muchas de sus series, pero jamás debemos desconocer que el rating y por ende, la sintonía le fueron favorables y, quiéranlo o no, ello es un reflejo que la mayoría de peruanos siguen este tipo de historias.

En, Mi amor, el wachimán, hay un romance atípico, ese que alguna vez vimos en "Que buena raza", (Frecuencia Latina, 2002), donde los momentos claves son los enfrentamientos entre ambas clases sociales. Los pobres y los ricos, unidos no solo con la relación entre Catalina y Salvador, sino también con el de Jimena y Tristán, tal vez la segunda pareja en importancia dentro de la trama. Por cierto, el perfil de "Jimena" es muy parecida al de "Andrea" interpretada por la entonces muchachita,  Johanna San Miguel (Carmin-Panamericana Televisión-1985)

Mención aparte nos merece Laly Goyzueta como la fogosa Irma que permite que su personaje crezca en interés. Al igual que Yaco Esquenazi, quien cumple como un perfecto villano.

Finalmente lo que deja esta serie es que Michelle Alexander tiene ya en cuenta que sus historias no necesitan estar amparadas en las "autobiografías de populares personajes", Mi amor, el wachimán, es el ejemplo que las historias con nombre propio también son atractivas para el público. Alexander parece querer continuar con esa temática porque su siguiente producción "La reina de las carretillas" también tiene esas mismas características.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com



domingo, 4 de noviembre de 2012

PASIONES: TELENOVELA CON MÁS GUSTO MEXICANO QUE BRASILEÑO

Finalmente "Pasiones" logró cautivar a un importante sector de público. La telenovela se deja ver por una temática que aunque conocida siempre es bienvenida además de un grupo de actores de primer nivel.

Lima, 03 Noviembre 2012, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Hace un par de semanas culminó "Pasiones", telenovela que resultó un éxito para ATV. Siempre estuvo entre los 10 primeros lugares de sintonía y con ello incrementó de público el horario exclusivo para las producciones cariocas que ahora se han volcado hacia la excelente "Insensato corazón" que es más completa en su contexto. Lo cierto es que "Pasiones" no defraudó en lo absoluto y a portas de finalizar este 2012 repasemos lo que constituyó esta telenovela brasileña de Rede Globo escrita por Sílvio de Abreu y dirigida por Denise Saraceni, protagonizada por Tony Ramos, Fernanda Montenegro y con la participación antagónica de Mariana Ximenes y Reynaldo Gianecchini.

LA HISTORIA

Cada familia tiene sus secretos y la de Beti Gouveia (como siempre impecable, la gran Fernanda Montenegro), no fue diferente. Cuando conoció a Eugênio, (Mauro Mendonça), ella ya estaba embarazada de otro hombre. El joven accedió hacerse cargo del niño de otro, pero el bebé no sobrevivió al parto y murió. Como Beti nunca olvidó a este niño, siguió adelante. Con el paso de los años, la pareja construyó un imperio, Metalúrgica Gouveia, que se especializa en la producción de bicicletas y equipamiento deportivo, e hizo una hermosa familia con tres hijos - Saulo, (Werner Schünemann), Gerson, (Marcello Antony) y Melina, (Mayana Moura), todos los niños del mismo padre y misma madre, pero con personalidades distintas y conflictivas.

Lo que Beti no podía imaginar es que detrás de todo el amor que su marido le daba, había un secreto. Al borde de la muerte, Eugênio le pide perdón a su mujer y revela que su hijo mayor no ha muerto. Le explica que no podía soportar la idea de criar al hijo que tuvo con otro hombre, por lo que le dio el niño, además de una buena cantidad de dinero, a un par de empleados suyos que regresaban en ese momento a su país natal, Italia.

Asombrada, Beti se siente engañada y traicionada, frente a varias preguntas. ¿Dónde está tu hijo? ¿Cómo es él ahora? ¿Cómo va a reaccionar cuando lo encuentre? ¿Qué le dirá a su familia sobre la existencia de un cuarto heredero? ¿Cómo va a mantener a la familia unida frente a la nueva noticia? y sobretodo: ¿Con quien, Beti, estuvo casada por muchos años? ¿Con un mentiroso? ó ¿Un cobarde?

Ese niño es nada menos que Antônio "Totó" Mattoli, (impecable el gran Tony Ramos), un campesino viudo italiano, quien se sorprende al enterarse de que su verdadera madre está viva y vive en Brasil. Totó, como se le conoce en Laurenza-in-Chianti, un pueblo en Italia donde vive con su familia, en un "contadino", es decir, una zona rural y muy popular en la región. Su esposa murió hace quince años, cuando dio a luz a su hijo menor, Alfredo. Con la ayuda de su hermana Gemma, (Aracy Balabanian), levantó a sus cuatro hijos: Adamo, (Germano Pereira), Agostina, (Leandra Leal), Agnelo, (Daniel de Oliveira) y Alfredo, (Miguel Roncato ). Todos con personalidades muy diferentes, lleno de deseos y pasiones.

Totó no habría sobrevivido a la muerte de su esposa sin la ayuda de Gemma, quien siempre se dedicó a su hermano. Ella aún vivía en Brasil cuando Totó nació y su familia decidió regresar a Italia. A los veinte años, por un desafió del destino, Gemma se quedó huérfana y tuvo que criar su propio hermano más joven. A pesar de su corta edad, cuidó de su educación, salud y le enseñó el idioma portugués. Nunca le reveló que ambos habían nacido en Brasil para que Totó no se sienta rechazado, nunca le dijo la verdadera historia de su origen.

La revelación acerca de la verdadera madre de Totó causa un efecto dominó en las vidas de las dos familias en Italia y Brasil. Con una herencia en juego, con dinero y poder, todos ven su gran oportunidad. En este momento es cuando aparecen los dos personales claves en la historia, Fred, (Reynaldo Gianecchini) y Clara, (excelente Mariana Ximenes), ambiciosos y sin escrúpulos, dispuesto a hacer cualquier cosa para escapar de la pobreza en que viven. Cuando en su lecho de muerte Eugênio le revela la verdad a Beti, Clara estaba presente, trabajando como una falsa auxiliar de enfermería, quien al comportarse en forma discreta y comprensiva con Beti después de haber oído la gran verdad, decide viajar a Italia con la única intención de engañar, seducir y casarse con Totó teniendo como único objeto su herencia. El plan se articula con la ayuda de su amante y compañero Fred.

LA PUGNA POR EL DINERO

"Pasiones" se aparta de los cánones propios de la telenovela brasileña y lo hace con gusto y encanto por algo ya visto en producciones de otros países, en especial la mexicana. En esta primera entrega vemos el potencial del gran Tony Ramos como Totó, un personaje bonachón, querido y de buen corazón, que nos hace recordar mucho al inolvidable personaje de "Nino", aquella producción peruano-argentina de los años 70´s.

La telenovela tiene dos partes bien definidas. La historia de Totó y el vuelco que da su vida y la posterior pugna por el poder dentro del imperio Gouveia.

En la primera parte de esta producción es donde parece sentirse más el prototipo carioca, tantas veces alabado y tantas veces mal imitado. Una historia convencional, sustentada en los altibajos del amor con muy buenas actuaciones y un aire a misterio e intriga más en sus diálogos que en sus propias escenas. El nivel actoral es de primer nivel y eso ayuda mucho para la concepción de la trama.

Pero esta vez, los villanos ya no forman parte de un contexto histórico o social, tan característico dentro de las producciones brasileñas. Aquí tenemos personajes ambiciosos que marcan una diferencia de un antes y un después dentro de las producciones en Brasil. Al parecer, los realizadores optaron por una propuesta más cotidiana, propio dentro de las producciones latinoamericanas. Eso sí, no sabemos si esa fue la intención original del autor, o si se vio obligado, por los niveles de audiencia en Brasil (que son las que al final deciden el futuro y el final de la producción), pero lo cierto es que después de la primera mitad, la trama se inclina hacia el suspenso con muertos y sospechosos que poco o nada tiene que ver con lo que se proponía al principio.

Y ese giro la aleja del prototipo carioca y lo asemeja a lo que son las producciones mexicanas o de ese género. Es decir ello puede generar el fastidio de los adictos a las producciones brasileñas, pero no obstante, sucede todo lo contrario (a decir por lo que fueron las cifras del rating en nuestro país), y es que ese cambio dista mucho de lo que es la temática carioca.

Claro alguno dirán, ¿Oiga, pero eso también lo vimos en "Señora del Destino" o en "Uña de Gato"? Efectivamente, pero siempre prevalecía ese gusto brasilero de delinear a los malvados con un estilo sencillo al graficarlos dentro del contexto de la historia, sin un exceso demás. En otras palabras con un ¿Por qué? y un ¿Para qué? y no con un sinfín de maldades sin ton ni son, más que para enganchar audiencia.

Aquí vemos una serie de relaciones habidas y por haber. Todas no bien contadas. Abundan entonces enamorados que resultan ser primos, abuelos con nietas que son novias de sus yernos, padres que encuentran a sus hijos para descubrir que estos son padres de la rival de su otra hija… Hasta el punto de que no hay nadie, absolutamente nadie, que no tenga que ver de una manera con todos los demás personajes. Claro eso pasa en las telenovelas, pero muy pocas veces en las brasileñas y sobretodo con tanta promiscuidad. Por ejemplo, la anciana millonaria, Beti, que es el eje central de la historia es abuela de la sobrina de su principal enemigo, nuera del hermano del padre del pretendiente de otra de sus nietas, suegra de la amante de otro de sus nietos y eso que todavía existen más vínculos que la hacen parecer más propio de una historia mexicana que brasilera.

Es que, si de algo se jactaban los brasileños y sus demás defensores, era que sus enredos, normales en toda telenovela, nunca eran lo que parecían y si ello era "traído de los cabellos" estos se presentaban en producciones históricas, (Xica da Silva, Doña Bella), donde la leyenda y lo irreal iban de la mano y era una justificación más lógica dentro de la trama.

Sin embargo, en esta producción abundan los clichés mexicanos que debe sorprender a muchos. Sin ir muy lejos, aquí los conflictos conllevan al suspenso y no al drama (algo que también no es costumbre en producciones cariocas). Más de 10 personajes, son sospechosos de una muerte, todos tienen móviles para el homicidio y no se deciden a dejar claras sus coartadas. Lejos estamos ante una misma producción brasileña de este tipo llamada "La próxima víctima", por muchos motivos, la más perfecta recreación carioca de los misterios que existen detrás de un asesinato. Aquí el guión juega con los televidentes y al final, su intriga luce ya contada "a la mexicana", por la maraña de sucesos que se han ido desarrollando. Aunque, valgan verdades, la simpleza de la propuesta no se deja sentir ni mella en el interés de los televidentes, merced a la buena dupla de villanos que posee la trama.

Es que tanto, Mariana Ximenes como Reynaldo Gianecchini cumplen a cabalidad con sus respectivo roles. Más, Mariana Ximenes quien sabe ser encantadora como cruel. Sin duda la actriz brasileña es uno de los buenos aportes de esta producción. Su final es digno de resaltar. 

Es importante mencionar que "Pasiones", tuvo muchos adeptos en Brasil aunque no con el nivel de sintonía deseado. Mientras en varios países de Latinoamérica, no siempre los acompañó la sintonía. Lo cierto es que en el Perú, ya conocedor y hasta saturado, algunas veces, con propuestas mexicanas, su historia fue aceptada además que el nivel actoral siempre estuvo a la altura de las circunstancias.  Fue una telenovela que supo llegar a los televidentes peruanos, reflejando la ambición, avaricia y el rencor, tantas veces visto en producciones de otros países, pero muy bien llevado por los productores cariocas.

Aunque esté lejos de los que antaño ofreciera Brasil, "Pasiones", complació por ser un propuesta ya conocida y porque demuestra una vez más que esta temática nunca se agota y si la producción está bien realizada y con un perfecto casting, los televidentes jamás cambiarán de canal. Los resultados saltan a la vista.

(*) rmanrique@elinformanteperu.com
www.elinformanteperu.com