sábado, 26 de septiembre de 2015

PASIÓN Y PODER SE ESTRENA EN MÉXICO

Televisa estrenará este 05 de octubre su nuevo remake "Pasión y Poder" que promete llegar a interesar por el buen olfato del productor al reunir a un gran talento actoral que esperamos sepan ofrecer lo mejor de su experiencia.
Lima, 26 Setiembre 2015, (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Televisa estrenará otro nuevo remake. Se trata de Pasión y Poder, drama que contará con las actuaciones de importantes figuras mexicanas que intentarán mantener en vilo a los seguidores de este tipo de dramas.

La telenovela genera expectativa por el gran elenco que cuenta y que puede ayudar en mucho para que la historia salga adelante. Recordemos que la versión original no tuvo éxito a nivel internacional y sólo se le recuerda porque fue el debut actoral de Paulina Rubio en un rol muy convincente.

El productor José Alberto Castro ha reunido a grandes talentos mexicanos, otoñales y juveniles en una historia que puede atrapar. Seguramente se le incluirá muchas escenas sensuales porque su trama así lo amerita a diferencia de la versión original que carecía de ellos.

Esta producción contará con estrellas como Jorge Salinas, Fernando Colunga, Susana González, Marlene Favela, Michelle Renaud, Altaír Jarabo, Fabiola Guajardo, Danilo Carrera, Alejandro Nones, José María Torre, Marco Méndez, entre otros.

Pasión y Poder reemplazará a Lo imperdonable a partir de este 05 de octubre en el horario de las 9 de la noche (hora mexicana) por el canal de las estrellas.

Versión original y otra adaptación

De Pasión y Poder ya habíamos comentado algo cuando analizamos "Esta sociedad 2", producción peruana que tuvo irregular paso por nuestra televisión.

El tema de los “ricos y famosos” pocas veces ha sido llevado al mundo de las telenovelas o series en Latinoamérica por la sencilla razón que la mayoría espera historias, que en cierta forma, los reflejen y sean propias “de la vida misma”. Desde tiempos de la niña pobre y el chico con dinero, más han sido las historias de este tipo, las que han terminado atrapando a las mayorías. Claro han habido, excepciones a la regla, como en 1988 cuando Televisa produjo “Pasión y Poder” una correcta producción que no tuvo el éxito esperado (por eso fue tan corta en capítulos, apenas 80) en la que, supuestamente, iba a ser el lanzamiento de Lola Merino, pero fue Paulina Rubio quien destacó nítidamente con los resultados por todos conocido. La trama parte del conflicto existente entre dos familias adineradas que con el correr de los capítulos se ven envueltos en intrigas y enemistades. Aquí la ambición, el egoísmo y el poder alcanza su esplendor gracias al conflicto de los jefes de familia a las que se unen las historias juveniles que se entrelazan eficientemente con la de los protagonistas. Televisa produjo esta telenovela teniendo en cuenta la gran aceptación que tuvieron las series de moda, en esos momentos, como Dallas y Dinastía que acapararon sintonía en muchos países y que “obligó”, por ejemplo, a que otros países, como Venezuela produjera también una telenovela de ese corte titulada “Los Donatti” (Venevisión-1989), que fue un desastre en todo nivel.

Es que, en cierta forma, Dallas y Dinastía, gustaban al grueso de público tan ávido a series donde la maldad de los poderosos se hiciera presente y el villano sea lo más atractivo y hasta carismático posible (como el malvado JR encarnado por el gran Larry Hagman).

La telenovela gira en torno a los dramas familiares y poderes empresariales de dos familias rivales. La rivalidad tiene su origen hace muchos años, cuando Arturo Montenegro (Carlos Bracho) y Eladio Gómez Luna (cómo siempre efectivo como villano, el gran Enrique Rocha), se disputaban el amor de la bella Ana Laura (Diana Bracho). Eladio fue quien se casó con ella. Muchos años después Ana Laura es una mujer muy infeliz pues soporta los abusos y la maldad de su marido, teniendo como único consuelo el amor de su hijo Federico, (Alejandro Landero), que es todo lo contrario a su padre.

En tanto Arturo, después de enviudar de su primera esposa se casó con la frívola y ambiciosa Nina (Claudia Islas) con quien tuvo tres hijos: Rogelio (Constantino Costas), Ana Karen (Lola Merino) y Paulina (muy bien en su debut, Paulina Rubio). Al estar Arturo tan involucrado en sus negocios no se da cuenta de las humillaciones que Nina y sus hijos Rogelio y Paulina le hacen a Pedro, (Miguel Pizarro), hijo de su primer matrimonio.

Constantemente es martirizado por éstos, quienes lo llaman "el tonto" convirtiéndose en un joven tímido y neurótico. Sólo Ana Karen le tiene cariño, y cuando ésta se enamora perdidamente de Federico (Alejandro Landero), hijo del rival de su padre, Pedro le devuelve el favor ayudándola en la relación.

Pedro se enamora de su cuñada Alicia (muy bella y adorable Mariagna Prats) y es entonces cuando se fortalece y se levanta contra las opresiones y abusos de su familia. Arturo aprende a valorarlo y también se anima para reconquistar a Ana Laura. Sin embargo, el malvado Eladio no permitirá que sean felices y hará hasta lo impensable para destruir a su rival y su familia.

La telenovela carecía de mayor audacia en su parlamento y en sus escenas de alcoba. Era obvio que entre maldad y ambición no podrían estar ausentes las escenas de pasión y deseo, pero estas resultaban inútiles y hasta escaseaban dentro de esta producción. Lo mejor de la trama lo constituyó el final de Eladio Gómez Luna, quien supuestamente muere en un evento previo a la boda de Pedro y Alicia. Arturo Montenegro junto a su familia y amigos celebraban la inauguración de su hotel lejos de la maldad de Eladio. Con lo que no contaban era con la astucia de este villano que había plantado una bomba en el sótano del hotel, pero ante la sorpresa de los televidentes, el artefacto explota con Pedro dentro del lugar. Todos lo creen muerto. La escena culmina cuando un auto se aleja de dicha zona. Luego el coche se detiene y se enfoca solamente un par de piernas masculinas y se escucha la sonrisa de Eladio quien se aleja del lugar dejando al público con la duda de su muerte. Al culminar la escena, queda la duda si morían los buenos o Gómez Luna solamente sobrevivía.

La telenovela se estreno, ese mismo año, a las diez de la noche por América Televisión y tuvo regular aceptación.

Posteriormente en el 2006 Salvador Mejía produjo Mundo de fieras, una irregular adaptación de Liliana Abud de la fusión de tres historias entre las que se cuentan la venezolana "Mundo de fieras" de Ligia Lezama, la mexicana "Pasión y poder", de Marissa Garrido y la argentina "Rolando Rivas, taxista", de Alberto Migré. En Mundo de fieras, César Évora interpretó el rol de Enrique Rocha y Laura Flores el de Diana Bracho. Compartieron créditos con Gaby Espino, Edith González, Ernesto Laguardia y Helena Rojo, entre otros.



Nueva propuesta de Televisa

Esperamos esta nueva adaptación de Pasión y Poder del que seguramente el “Güero” Castro sabrá adaptarlo con eficiencia y estilo. Por lo pronto ya se sabe que tanto Fernando Colunga como Marlene Favela serán los villanos de esta nueva producción.

Pronto sabremos que como le fue a esta nueva propuesta mexicana.



No hay comentarios: