lunes, 5 de diciembre de 2016

AL FONDO HAY SITIO: CICLO CUMPLIDO

Pese a las críticas que puede tener,  "Al fondo hay sitio" es sin duda una de las producciones más exitosas de nuestra televisión. Es la primera serie nacional que llega a su final tras siete temporadas de éxito.

Lima, 05 Diciembre 2016, (El Informante Perú).- Culmina apoteósicamente "Al fondo hay sitio" una serie peruana que ha sabido mantenerse en el gusto popular durante siete temporadas. Empezó el 30 de marzo del 2009 y culminó hoy 5 de diciembre del 2016.

El inicio

Los Gonzales llegan a Lima de Huamanga para vivir en la exclusiva zona de Las Lomas, en una casa a medio construir. Sus vecinos, los Maldini, al pertenecer a una clase alta y adinerada, intentarán desalojarlos a toda costa, dadas sus diferencias sociales y costumbristas. Francesca Maldini, (Yvonne Frayssinet), tiene un "secreto" (Hace mucho tiempo se robó una bebe recién nacida a la cual hace pasar como su hija hasta la actualidad), este secreto es conocido por Nelly Camacho (memorable actuación de Irma Maury), con lo cual logra que los Gonzales vivan en Las Lomas. Pero al pasar de los años algo inesperado sucede, Fernanda (Nataniel Sánchez) y Nicolás (Andrés Wiese) (pertenecientes a Los Maldini) se enamoran respectivamente de Joel (Erick Elera) y Grace (Mayra Couto), quienes pertenecen a los Gonzales. Por su parte, los Maldini arman distintas estrategias para separarlos pero no lo llegan a conseguir. Posteriormente se llega a conocer otros crímenes que Francesca cometió en el pasado, entre ellos la estafa y el robó que sufrió el padre de Claudia Llanos, (Úrsula Boza), motivo por el cual Claudia decidió emprender una venganza contra Francesca y los Maldini, convirtiéndose en la villana principal de la serie al igual que Francesca.

La serie enfoca las diferencias, rivalidades y conflictos entre dos familias totalmente opuestas, los Gonzáles con sus costumbres de la serranía y los Maldini con sus costumbres burguesas.

Siete temporadas de éxito

Desde sus inicios, "Al fondo hay sitio" ha sido un suceso en sintonía. El mérito principal la tiene su Productor General, Efraín "Betito" Aguilar, quien inició con brillo el estilo de producir Sitcom, cuyos episodios se desarrollan regularmente en los mismos lugares y con los mismos personajes, y en donde se suelen combinar situaciones románticas, cómicas o trágicas.

Aguilar empezó con "Taxista ra, ra" y "Mil oficios", en Panamericana. Posteriormente "Así es la vida" en América. Sus historias siempre combinaban las situaciones cómicas con hechos de la vida misma con algunos tintes dramáticos que lograban adeptos a sus historias. De alguna manera sus personajes tienen mucho de algunas secuencias clásicas de “Risas y Salsa” como “El pícaro” o “El jefecito”. Siempre tuvo ese estilo, alargar la trama agregando personajes paralelos dentro de un barrio o una quinta que le proporcione el contacto con las situaciones mundanas con sabor popular.

Finalmente, llegó "Al fondo hay sitio", con siete temporadas en el primer lugar. Rara vez descendió al segundo puesto y cuando ello sucedía, era objeto de "titulares" porque era poco común que alguien lo pudiera desplazar de su lugar de honor.

Aguilar fue el jefe del equipo que tuvo en Gigio Aranda el complemento perfecto para entender las ideas del productor. Ahora bien, no es fácil mantenerse siete años como el preferido del público. Para lograrlo tuvieron muchas veces que apelar no solo a la trama con parodias y escenas cómicas, además supieron reforzar el conflicto social con desenlaces emotivos llenos de suspenso.

Incluso a partir de la tercera temporada, los romances tuvieron momentos impactantes, propio de una telenovela. “Betito ¿A que jugaba?” se preguntaban muchos. Simplemente Aguilar y Aranda, sabían que la historia tenía que continuar y le agregaron complementos ingeniosos que daban resultado.

Gigio Aranda y su grupo de libretistas han explotado la idea de Efraín Aguilar, un seguidor y acaso precursor de la comedia doméstica en el Perú, con escenas cómicas que no dejan de tener ese sabor nacional, tan cotidiano y costumbrista en nuestro país. Por eso el vendedor de marcianos que sube al bus, los clásicos tallarines rojos en la playa, el que dos amigos se tomen unas “chelas” en la azotea de una casa y hasta detalles como que el baño de los Gonzales no tenga cerrojo, no sólo la hacen risible sino es parte de una idiosincrasia local que nunca ha tenido pierde. Hay muchas escenas donde tranquilamente podrían figurar "el gordo" Casaretto, Melcochita o Miguelito Barraza para que la toma sea completa y nos hagan reir a mándibula batiente. Pero aquí no se necesita de ellos porque los diálogos, la escenas y el buen complemento actoral permiten que la risa nunca esté ausente, como en el momento en que Nicolás ve desnuda a Doña Nelly. ¿Se imaginan ver a la pequeña Nelly Camacho como Dios la trajo al mundo? El momento en que ‘Ricolás’, entra sin avisar al baño de los Gonzales cuando la matriarca de la familia, cantaba muy suelta de huesos y se preparaba para tomar una ducha resulta memorable. Uno puede ver mil veces esa escena y reírse más de una vez.

Esos chispazos de hilaridad son lo mejor de un guión al que se le ha agregado el melodrama con lo que refuerza la trama estirando la historia con nuevas situaciones que atrapaban a los televidentes. Incluso la serie tranquilamente puede ser confundida como cualquier telenovela casera. Pero ello, no se produce porque, hábilmente, las situaciones jocosas la mantienen dentro de lo que es realmente. Una comedia casera llena de entretenimiento.

Talento actoral

"Al fondo hay sitio" tuvo el mérito de congregar a un grupo de experimentados actores, conocidos por participar en programas cómicos, telenovelas, series y obras teatrales. El mejor Adolfo Chuiman, espléndido como Peter el mayordomo, es el enlace entre pobres y ricos. También destacan, Mónica Sánchez, una enigmática y bella mujer siempre preocupada por sus hijos. Tuvo dos momentos cumbres en la trama. La aparición de su primer esposo Lucho (inesperado ingreso de Bruno Odar) durante su boda con Raúl del Prado (Christian Thorsen, su mejor pareja en la serie). Por otro lado, Su posterior casamiento con Luchito y la aparición de la causa de su misteriosa desaparición, "Reina Pachas" (espléndida Tatiana Astengo) fue otro de los momentos más logrados.

Durante todas estas temporadas hubo momentos hilarantes y apariciones de nuevos actores que lograron mantener viva la intriga. El mejor Diego Bertie, exponiendo presencia en cada toma, sobretodo porque encajaba perfectamente, durante la escena melodramática, así como al participar de un momento jocoso, como el aparecer semidesnudo luego que se descubre el malévolo plan de su personaje.

La aceptación de la serie radica también en que jamás se aparta de su público objetivo. El colocarle "apodos o apelativos" a sus personajes, además de satirizar escenas románticas con canciones o ritmos populares, la acerca al público masivo.

Lo malo de la historia radica en la propia propuesta. Es que, el complemento entre drama y comedia les ha permitido a los guionistas, a que no se noten algunos vacíos narrativos dentro de las situaciones creadas. La serie se realizaba casi sobre la marcha y juzgando lo que el público quiere y eso no le permitía ser pulida y mejor trabajada, sino efectiva con su target directo, además de crear diálogos "para la platea" dejando de lado a algunos personajes secundarios como la perteneciente a 'Pepe' González, (David Almandoz) y la de su amigo 'Tito' (Laszlo Kovács). Todo por explotar las que le rinden comercialmente para posibilitar situaciones fantasiosas y burdas como el tan mentado "rap del Gringo atrasador" (“Vamos a matay, al maldito mayc, con mi ex cuñado Ricolay…”), además del accidente de Doña Nelly que no pasó de una escena para la platea.

El capítulo final

A estas alturas uno ve "Al fondo hay sitio" simplemente para pasar un rato entretenido y alegrarse un poco de las ocurrencias de sus personajes. Una de las actrices más destacadas, de esta temporada, fue Melania Urbina como la simpática “Monsefuana”.

Esta última temporada no se caracterizó por la sorpresa dramática ni el efectivo sketch cómico. era una simple narrativa de hechos y sucesos que se sucedían, uno tras otro, predominando el cierre cómico dejando el melodrama para las parejas románticas de sus personajes principales como Grace y Nicolás, que terminaron apoderándose de la historia. Con el corre de los años, Betito descubrió que Andrés Wiese ya no era el típico adolescente; su formación actoral lo ha consolidado como un “prospecto” a tener en cuenta. A futuro, podría ser el galán con mayor opción para suceder a Christian Meier y Diego Bertie. Aquí en Simplemente novelas ya lo habíamos advertido, Wiese ya no estaba para figurar en el reparto de esta producción. Felizmente, para él, la serie culminó y tiene la oportunidad de protagonizar una producción. Suerte en esta nueva aventura.

Claro, todo no fue color de rosa. Casualmente en esta temporada empezaron a mostrarse los roces entre los actores, que se inició durante la campaña electoral pasada, por las diferencias políticas entre Karina Calmet y parte del elenco. Esto empeoró cuando la Calmet demandó a la casa televisora de Santa Beatriz, América Televisión, por sus derechos laborales, y no poner en planilla a 23 actores de 'Al Fondo hay Sitio'.

La actriz quien encarnaba a la disparatada 'Isabella' pasó a ser "la mala" en la vida real. Curiosamente en el capítulo final su personaje muere, no hay mayor énfasis posterior a destacar, salvo los disparos y el entierro. En Simplemente Novelas consideramos demasiada casualidad que ello haya ocurrido. Así, cómo el saber, por la propia boca de Betito, que la serie terminaba porque, el mudarse a los nuevos estudios del canal ubicados en Pachacamac, implicaba un gasto mayor. Quizás pudo haber sido esa causa, pero tampoco se descarta que la denuncia de Karina Calmet precipitara el cierre.

En el capítulo final el regreso de algunos actores en breves momentos fue lo mejor del cierre. La muerte de 'Isabella' merecía un mejor remate final, no causó sorpresa, se preveía por el “rumor” que circuló en los diarios. Eso sí, el volver a utilizar el argumento central de la trama, la pugna por la casa de los Gonzales, le otorgaba fuerza e interés al argumento, lo que se consolidó con el momento de derrumbe de aquella emblemática casa. Una de las escenas más importantes del cierre.

Las escenas de suspenso se quedaron en el intento debido a que los guionistas querían darle cierta aureola blanca al capítulo final. Por eso, luego de la muerte de 'Isabella', todo era reencuentro y felicidad. pese a todo, el cierre resultó destacado.

Finalmente Grace y Nicolás sellan su amor. Los guionistas también percibieron que la pareja se fortaleció con el corre de los años. Sin ir muy lejos, este redactor al ver esos momentos de gran afinidad actoral en dicha pareja, inmediatamente se le ocurrió que ambos hubieran estado geniales en “Valiente amor”, la mejor producción de Michelle Alexander este 2016. Con ellos de protagonistas, la historia tendría un mayor repunte. Volviendo a la serie, lo malo del cierre, es que nunca sabremos si Francesca corresponderá al amor de Peter.

Pese a todo, extrañaremos "Al fondo hay sitio". Un mérito para Betito Aguilar, Gigio Aranda y todo el grupo de producción que se consolidaron durante más de siete años. Fue una serie que retrató en diversas formas la idiosincrasia de nuestra gente, situaciones de barrio y un toque de humor nacional que lograba hacernos pasar una hora de puro entretenimiento.


Las canciones más importantes en "Al fondo hay sitio"

Al fondo hay sitio - Tema principal - Tommy Portugal.




La terecumbia – Tommy Portugal (Tema de ‘Teresa’)



Al Fondo – Los Fernandez (Tema ‘Tito’ y ‘Pepe’)



Mi error – Afrodisíaco (Tema de ‘Joel’ y ‘Fernanda’)



Corazón de Giulana Rengifo (Tema ‘Nicolás’ y ‘Grace’)



Amor-Erick Elera (Tema ‘Joel’ y ‘Fernanda’)



Charito - Javier Arias



Linda wawita- William Luna (tema de ‘Isabella’)


1 comentario:

questionoftimee dijo...

Que genial este post sobre AFHS, y estoy totalmente de acuerdo con Dos puntos de este post:
1. Sin duda alguna Andrés Wiese y Mayra Couto tienen muchísima química actuando, ojalá otros productores o el mismo canal capten eso y les den la chance de protagonizar una telenovela juntos, sería un total boom y en lo personal yo si la vería, ambos han evolucionado mucho actoralmente y si en las nominaciones que hacen cada año en el blog los nominan a ellos en las categorías de mejor actor/Actriz o mejor pareja de por sí ya cuentan con mi voto.
2. Concuerdo en que ya era hora de que la serie terminara, primero por sus propios actores porque ya era hora que vuelen con alas propias (sobre todo los más jóvenes) y segundo porque la trama ya no daba para más, ya se hacía cansador ver tanta muerte, resurrección y esas cosas, pero aún así aplaudo a los 5 guionistas, porque a pesar de eso lograron sacar adelante el producto por 8 años y eso no lo logra cualquier.
Dudo que en el futuro se repita un éxito como lo fue AFHS, pero que esto sea el inicio para que existan más producciones nacionales y la gente apueste por lo nuestro en lugar de consumir tanto del extranjero.
Saludos :)