Buscar este blog

sábado, 30 de abril de 2016

VEN BAILA QUINCEAÑERA: IRREGULAR CASTING

Empezamos a escribir sobre algunas producciones que culminaron en estos meses y que por falta de tiempo no pudimos comentarla. "Ven baila quinceañera" fue una irregular producción que tuvo muy buena sintonía pese a la baja calidad actoral de parte de su elenco.

Lima, 30 de abril 2016 (Por: Richard Manrique Torralva / El Informante Perú).- Comencemos nuestro recorrido analizando las producciones locales e internacionales que llegaron a su final en estos últimos meses. Empecemos por “Ven, baila quinceañera”, serie peruana producida por Miguel Zuloaga para América Televisión. El guion pertenece a Guillermo Aranda con Luis Del Prado, Cinthia McKenzie y José Luis Varela. Está inspirado en un bloque dentro del programa concurso Habacilar que conducía, varios años atrás, Raúl Romero en dicho canal.

La historia es protagonizada por Alessandra Fuller, Flavia Laos y Mayra Goñi, con las actuaciones estelares de Katia Condos, Javier Delgiudice, Karina Jordán, Leslie Stewart y los primeros actores Ana Cecilia Natteri y Marcelo Oxenford.

LA HISTORIA


Rossy (Alessandra Fuller), Camila (Flavia Laos) y Viviana (Mayra Goñi) son tres adolescentes de clases sociales distintas, quienes competirán en un exitoso programa de televisión llamado “Ven, baila quinceañera”. Cada una aspira a convertirse en la mejor bailarina juvenil y obtener de esta manera la tan anhelada fiesta de quince años. Será una dura competencia, en donde ellas irán descubriendo los conflictos y alegrías que se presentan dentro del programa. Asimismo cada una de ellas cuenta con un conflicto interno en donde el amor y la desgracia se apoderan de sus vidas.

GUIÓN TANTAS VECES MOSTRADO


Ven, baila quinceañera”, es una realización de la productora dirigida por Mariana Ramírez del Villar. La idea luce interesante, una alternativa para las historias de adolescentes en busca de su primera ilusión.

Lo primero que resalta es la entrada oficial de la telenovela. Después de muchos años vemos una entrada completa (incluyendo los créditos y la canción oficial). Generalmente nuestras telenovelas obvian esto por cuestión de tiempo y para darle más espacio a la publicidad. Punto a favor para esta producción, increíblemente nuestras producciones obvian algo importante dentro de una producción como es el resaltar el talento actoral y la entrada musical que siempre termina incidiendo favorablemente en la realización.
Luego de ello, nos encontramos con los conflictos de siempre, aquellos tantas veces mostrados. La violación (aunque aquí se quedó en el intento), ya enfocado en la telenovela Quinceañera y en sus posteriores versiones, los conflictos existentes entre pobres y ricos; además del romance juvenil que sería el llamado a hacer suspirar a sus seguidores y público en general.

Lamentablemente la selección de actores no es de los mejores. Empecemos por las protagonistas. Sin duda, en este tipo de historias resulta importante escoger chicas con talento y carisma, que su sola presencia en pantalla sirva para destacar su habilidad de hacernos partícipes en sus desventuras. Cómo olvidar a Patricia Pereyra en Carmín (Panamericana Televisión- 1985), la misma Regina Alcóver que nos enamoraba con su dulzura en “El adorable profesor Aldao (Panamericana Televisión- 1970), la misma Thalia en “Quinceañera” (Televisa-1987).


Ninguna de estas tres jovencitas tiene ese talento y carisma, vital para el desarrollo de la trama. Tal vez, evolucionen actoralmente a futuro, pero no para esta producción. Si la historia sale adelante es porque la trama enfocado en su realitty concita interés y se deja ver algunos de los conflictos ahí planteados. Lástima que los nuevos actores no estén a la altura de las circunstancias. Angie Arizaga y Nicola Porcella, no dan la talla como actores. La señorita Arizaga luce fatal como actriz, encima finge al llorar. Mientras Porcella carece de una buena dicción y resulta muy estático en varias escenas. La historia que interpreta Arizaga podría crear más interés, sin embargo resulta la más baja de todas. Contagia al gran Marcelo Oxenford quien luce demasiado impasible.  La única de las nuevas “figuras” seleccionadas que sin ser convincente, agrada, resulta Maju Mantilla. Su belleza le permite lucirse en algunas escenas. Con una mejor preparación, podríamos estar hablando de una futura gran actriz.

Mención aparte merece el joven Andrés Vílchez quien interpreta a Marco, el galán de “Camila” quien resulta uno de los descubrimientos más destacados. Su papel de mecánico recuerda al de Pancho (Ernesto Laguardia) en “Quinceañera”.


Mariana Ramírez del Villar nunca escondió cuáles eran sus verdaderos objetivos. Llevar un reality en formato de serie y que cuente con dos temporadas. Además de promocionar su nuevo programa concurso que actualmente se emite en televisión. La sintonía le ha resultado favorable, en parte a que tiene experiencia en saber complacer al segmento juvenil a la que va dirigido, a la par de estar en un canal “con antena caliente”.

Ven, baila quinceañera”, fue una realización, en términos técnicos, bien producida. Lo criticable radica en las actuaciones y en un guión que se queda en el intento, en parte a que no existe un talento juvenil que sepa sacar adelante un conflicto o un romance con buenos resultados.



3 comentarios:

Luis Carrion dijo...

Maju Mantilla solo es eso "bonita" pero como actriz tiene peor futuro que Nicola o Angie.

Anónimo dijo...

Esta telenovela fue un asco. Qué malas actuaciones. Sólo para adolescentes estúpidos.

Anónimo dijo...

Es cierto, Angie y Nicolla eran lo peor de todo... A mí me pareció destacable el esfuerzo de Maju